Las apasionantes técnicas de fotografía del pasado para recrear en el presente

fotografia-antigua-pasado

Joni Sternbach es una fotógrafa conocida por los retratos que realiza a surfistas utilizando técnicas fotográficas del siglo XIX. Para ello, emplea tanto la película de formato grande como algunos de los primeros recursos fotográficos para crear paisajes y retratos contemporáneos, como el histórico proceso de colodión húmedo (o proceso de placa húmeda). Aunque puede parecer algo nostálgico, lo cierto es que captura imágenes totalmente contemporáneas, pero con aire retro.

The wonderful @noahwaggy in Santa Cruz last February. #noahwaggy #tintype #11×14 #wetplatecollodion #sawyersupply #Surfland #santacruz

Una foto publicada por Joni Sternbach (@jstersurf) el

Joni Sternbach no es la única fotógrafa apasionada de las técnicas fotográficas milenarias. Adam Fuss es otro de estos profesionales. En su caso, realiza experimentos con los procesos fotográficos convencionales y, en ocasiones, llega a prescindir incluso de la cámara. Así, su trabajo se distingue por su reinterpretación contemporánea de las primeras técnicas de la fotografía, en particular los métodos sin cámara de daguerrotipo y fotograma.

Crea tu propia cámara oscura


Mientras, otros profesionales como Richard Learoyd optan por crear imágenes en color con uno de los recursos fotográficos más antiguos: la cámara oscura.

Otros dos fotógrafos, Walter & Zoniel, convirtieron el espacio Somerset House en una enorme cámara oscura. Tanto que se llega a afirmar que fue la cámara oscura más grande.

Cabe señalar que esta técnica, pese a ser de las primeras en fotografía, es una de las que más se reproducen en estos tiempos en los que lo digital se impone a lo analógico. Tú también puedes crear tu propia cámara oscura, como hacen estos profesionales de reconocido prestigio.

photo-old

Para ello, se crea una cámara del tamaño de una habitación (o cuarto oscuro). Es ahí donde, por ejemplo Learoyd, hace copias positivas directas mediante la exposición de grandes hojas de papel fotográfico directamente a la luz. Cada hoja se procesa de forma individual, creando una imagen completamente sin grano.

La innovación no tiene porqué ser digital


En terreno de la fotografía, ya sea por nostalgia o por creatividad, hay muchos artistas que deciden volver a los procesos clásicos para hacer sus obras. Por ejemplo, Christian Marclay construye sus propias cámaras de formato grande y trabaja con papel fotográfico en gelatina de plata. Para hacer sus fotografías, hace exposiciones largas (de hasta 24 horas) que dejan unas marcas que muestran la trayectoria del sol.

Alison Rossiter también trabaja en fotografías sin cámara. Para ello, activa el papel fotográfico sin utilizar (incluso caducado) mediante el vertido o la utilización conjunta del revelador líquido directamente sobre la superficie, o sumergiendo las hojas en el desarrollador, lo que da lugar a imágenes abstractas.

También se puede volver a los clásicos para manipular las imágenes. Es el caso de James Welling, que se inició con papel Polaroid a mediados de la década de 1970. Hacía exposiciones largas con una cámara sin obturador y utilizaba este calor de las impresiones durante el procesamiento para intensificar los colores. Ahora, utilizando los efectos de retoque digital en Photoshop, Welling emplea múltiples canales de color y capas para deconstruir las fotos originales y luego volver a crear imágenes emocionantes y vívidas. También yuxtapone las personas y los objetos con sus paisajes y utiliza la impresión offset de cuatro colores para hacer imágenes que el ojo humano no puede ver por sí mismo.

camera-old

Como hacer el ferrotipo más grande del mundo


El ferrotipo fue inventado hacia 1800 y fue una de las técnicas fotográficas que hicieron posible que casi todo el mundo pudiera hacer su retrato. Los primeros ferrotipos se reprodujeron en metales, por lo que era relativamente barato y permitió que los fotógrafos ofrecieran hacer fotografías en la calle. Se hizo muy popular en la guerra civil americana.

A día de hoy, sigue habiendo fotógrafos que recurren a estas técnicas y en varias páginas web puedes encontrar cómo hacer tú mismo este tipo de fotografías.

Dr. Jones #tintype #wetplate #adamsavage #cosplay #indianajones

Una foto publicada por Michael Shindler (@m_shindler) el

Los clásicos nunca mueren


La fotografía, gracias a la incorporación de las cámaras en los teléfonos móviles, ha dejado de ser algo excepcional para ser algo cotidiano. Sin embargo, y pese a los avances de las técnicas digitales, sigue habiendo nostálgicos que siguen interesados ​​en la creación con los procesos fotográficos históricos.

Ahora mismo, las técnicas históricas más ampliamente utilizadas son las que implican la copia de un negativo. La tecnología digital hace que ahora sea posible la creación de negativos sin un cuarto oscuro. Muchos creen que es precisamente este hecho lo que ha contribuido a un aumento del interés de los métodos históricos en los últimos años.

En cualquier caso, las técnicas fotográficas históricas no requieren un cuarto oscuro convencional. El papel sensible se prepara y se procesa con una bombilla ordinaria de tungsteno de baja potencia. Para la exposición, tampoco se necesita ya una ampliadora; basta con un marco de contacto de impresión de madera con vidrio. La exposición puede hacerse al aire libre, por ejemplo en un balcón.

A partir de ahí, hay todo un mundo de posibilidades creativas incluso para personas que no tienen antecedentes fotográficos. Basta con imprimir el negativo de una película transparente, tener el papel adecuado para rociarlo con la solución sensible elegida, hacer una copia de los contactos, y a continuación, procesar la imagen con luz artificial de baja intensidad.

photo-album

Algunas de estas técnicas, que además son económicas de hacer, son los procesos de sales de hierro, el pigmento de carbono o el conocido como gum dichromate.

Primero, una buena base


Pero, como en la pizza, a veces lo más importante es tener una buena base. Y, en este caso, estamos hablando de tener una buena imagen antes de adentrarnos a experimentar con estas técnicas ancestrales que nos darán un toque especial a nuestras fotografías.

La parte positiva es que, quien más y quien menos, todas las personas van siempre equipadas con una cámara fotográfica, gracias a nuestro teléfono móvil. Pero, además, cada vez existen más accesorios para que puedas mejorar las imágenes que capturas.

Por ejemplo, con fundas impermeables, con las que podrás sumergir el teléfono en agua por un período de tiempo, de manera que puedas tomar mejores imágenes bajo la lluvia, la nieve o incluso en una piscina o en el mar. Eso sí, algunas de ellas son tan gruesas que pueden reducir la capacidad de respuesta de la pantalla táctil.

moto-mods-hasselblad-pdp-hero-m-row

carousel-image-desktop-2x-magnets-row1p1cpem4

También puedes encontrar toda una serie de lentes diseñados específicamente para fotografía con teléfonos inteligentes, incluyendo gran angular y macro. Y no debemos olvidarnos de limpiar de vez en cuando las lentes de la cámara. Estas lentes acoplables ofrecen efectos especiales como tomas macro o de ojo de pez.

La posibilidad de poder acoplar lentes a los teléfonos móviles parece ser una de las tendencias más en boga, tal y como también demuestra el Motorola Moto G Play y sus Moto Mods, una serie de acoplamientos para el smartphone de gama alta que nos permitirá hacer fotos con más enfoque y zoom.

Etiquetas: