¿Aún crees que jugar es caro? El gaming pone el cartel de oferta

steam0

Hubo una época en la que un juego podía durarnos un año entero. La falta de habilidad para superarlo de cabo a rabo en un santiamén y la necesidad de explotarlo al máximo para sacarle todo el juego posible se unían a una economía familiar en la que tener un catálogo de cien títulos al año era prácticamente imposible.

Puede que los más nostálgicos recordemos aquella época con un cariño especial, pero es más por sus juegos que por ganas de volver a lidiar con esa situación. Lo de acostumbrarse a lo bueno y tal, y es que si lo que nos llama de aquella época son las propuestas que se presentaban, lo que nos llama a día de hoy es poder decir que tenemos juegos acumulados sin probar gracias a la accesibilidad de sus precios.

El gaming ya no es caro, y es que pese a que los precios se mantienen más o menos en el mismo rango, encontrar buenas ofertas es el pan de cada día. Digamos que, ahora, el reto no es plantarte ante una estantería y tirarte una hora pensando en qué te vas a gastar lo que llevas en la cartera, ahora lo realmente difícil es no llevarte la mano al bolsillo cada vez que pasas por una tienda digital.

Todo se lo debemos a ellas, a las que reventaron los precios por completo ofreciéndonos gangas por un par de euros o colecciones de juegos invitándonos a poner nosotros mismos el precio. Si crees que todo esto es descabellado, atento, porque el buscador de gangas tiene que pasar por alguna de estas tiendas sí o sí.

Steam, nuestro primer amor

steam

Con la tienda de Valve empezó la caída de precios, convirtiendo lo digital en un bocado demasiado suculento como para darle la espalda y consiguiendo que nos acostumbrásemos a eso de tener 200 juegos sin probar en nuestra biblioteca. En Steam las rebajas estacionales (cuatro al año), los fines de semana con acceso gratuito a juegos, las ofertas semanales y las colecciones de juegos listadas por compañías son nuestros principales objetivos como jugador.

GOG: amor por lo retro

gog

Tener la opción de jugar a lanzamientos más o menos recientes a precios de risa está bien, pero poder acceder a juegos que de otra forma serían imposibles de mover en las máquinas actuales (no por excesivamente modernos, sino por retro) es aún mejor. En GOG se une lo mejor de los dos mundos que comentábamos antes, los juegos antiguos y las ofertas actuales, y además siempre suelen hacerlo con algún bonustrack en forma de bandas sonoras o fondos de pantalla.

Origin, UPlay y similares

origin

Las compañías de videojuegos se tiraron un siglo quejándose de todo lo que perdían por las ventas de segunda mano hasta que se dieron cuenta de que la alternativa la tenían en sus manos. Steam les abrió las puertas a las tiendas de contenido digital, así que compañías como EA con Origin o Ubisoft con UPlay se subieron al carro para ofrecer sus propias ofertas y conseguir nuevos usuarios con juegos gratuitos como reclamo.

Humble Bundle y los juegos a 0,01 euros

humble

Puestos a rizar el rizo ¿qué oferta crees que haría que tus compras compulsivas se disparasen por completo? Muchos estarán pensando en precios cerrados, pero el equipo de Humble Bundle encontró algo aún mejor, dejar que el usuario decidiese el importe a pagar por X juegos completos y, además, invitarle a dar un poco más para conseguir X más mientras parte de su pago va directo a organizaciones benéficas.

Jugar ya no es caro

plus

Por si todo eso no fuese suficiente, el pago de un juego al año, unos 60 euros, es lo que nos piden desde Sony o Microsoft para formar parte del servicio premium de sus plataformas digitales, la puerta de entrada a cuatro o más juegos gratuitos al mes para todas sus plataformas para que nuestra colección de títulos de consola nunca deje de crecer. Está claro que si hay una característica que el sector del videojuego ha perdido por el camino es la de ser un vicio caro.

Etiquetas: