Los datos que transformarán el turismo: el Big Data es el nuevo gurú

big-data-turismo

El turismo es uno de los sectores económicos más dinámicos y punteros en nuestro país y en el mundo. Está en constante renovación, no sólo en cuestiones que tienen que ver con la oferta que ponen a disposición de los clientes, sino también en la forma de utilizar las nuevas tecnologías y aprovechar las ventajas que les aportan. La última en incorporarse ha sido el big data, que se puede convertir en el nuevo gurú que transforme el turismo.

Gracias a los datos desestructurados provenientes de múltiples fuentes, tratados y cruzados entre ellos se puede obtener información bastante precisa del comportamiento de los turistas en una ciudad. Datos que permiten al sector ajustar sus ofertas a la demanda de los turistas, adaptarla más a sus gustos y comportamientos. De esta manera salen ganando ambos, un turista que tiene al alcance de su mano los servicios que necesita al llegar a una nueva ciudad y un sector hotelero, restauración, etc. que es capaz de adaptar mejor su oferta al comportamiento de un turista basado en datos reales, no en encuestas de intención.

El Big Data para el turismo, ofreciendo a los clientes lo que buscan

Un ejemplo es el estudio realizado sobre el comportamiento de los turistas por Telefónica I+D que analizó en un estudio el comportamiento de los turistas en dos ciudades como Madrid y Barcelona, obteniendo datos de los turistas referentes a la estancia media, gasto por turista, en qué zonas de la ciudad se movían o dónde realizaban las compras.

A través de estos datos se ofrecían recomendaciones (PDF) al sector hotelero para adaptar su oferta, focalizarla hacia determinado tipo de turistas en función de sus características y el comportamiento que habían observado. Por ejemplo, los turistas de hoteles de cuatro estrellas de una nacionalidad determinada se alojaban en la Ciutat Vella, como los procedentes de la península arábiga o India, mientras que los procedentes de Estados Unidos o Singapur preferían un hotel en la zona del Exaimple.

turista

Cuantas más fuentes de datos de procedencias diferentes se sumen al análisis de Big Data mejor, puesto que nos ayuda a comprender el comportamiento de estos turistas, como pueden ser valoraciones y puntuaciones de locales en portales de Internet que se pueden obtener de aplicaciones móviles, lugares de ocio y espectáculo que visitan aprovechando datos de ubicación o el comportamiento en función del clima. Turistas que se desplazan a una zona de la ciudad o a otra en función de las horas del día y el calor que hace en esa época del año.

Pero no sólo se trata de definir el papel de los grandes mayoristas, como touroperadores, hoteleros o líneas aéreas, sino que también los nuevos destinos inteligentes pueden ser planteados como redes colaborativas de agentes conectados por flujos de información, tal y como comenta algunos de los expertos del sector. Este entorno conectado es el que acaba de definir la oferta complementaria para el turista que hasta ahora era invisible o se regía por datos imprecisos.

El turista hoy en día es más independiente
, tiene más información a su alcance, lo que hace que en muchos casos se busque otro tipo de oferta que hasta ahora no estaba encontrando. Lo mismo con los grupos organizados o el comportamiento de otro sector en auge, como el turista de cruceros, que no tiene nada que ver con un turista tradicional cuya estancia en la ciudad es más alta. Gracias al Big Data y los datos cruzados que se analizan de múltiples fuentes se puede definir una oferta focalizada, más adaptada a las necesidades de cada tipo de turista.

El IoT en los hoteles

habitación hotel IoT

Pero también otras tecnologías como el IoT, Internet of Things, la conexión de objetos cotidianos y sensores que controlan su comportamiento conectados a través de una red WiFi a Internet pueden proporcionar una nueva experiencia a los turistas en los hoteles. Se trata de anticiparse a sus gustos y preferencias sin ser invasivos. De dejar que el turista pueda hacer checkin en el hotel desde su móvil, elegir su habitación como lo podría hacer en un avión o que la apertura de la puerta también la controle desde el smartphone.

También puede agilizar mucho los procesos de pago y checkout cuando abandonamos el hotel, notificando y teniendo todo listo o efectuando la operación desde el propio terminal móvil, avisando para que nos busquen un transporte que nos traslade al aeropuerto, etc. Todas las pequeñas cuestiones que hacen más fácil la vida en el hotel.

Estas son sólo algunas de las propuestas del Instituto Tecnológico Hotelero que están enfocadas hacia la creación de un nuevo concepto de servicio dentro del hotel de tercera generación. A través del smartphone también se podría controlar los puntos de luz de la habitación, además de encender y apagar las luces o el aire acondicionado.

Si vamos un paso más allá se trataría de vincular equipamiento de la habitación para que se comunique o sirva al cliente en sus propósitos. Por ejemplo, acceder a las redes sociales o al correo electrónico desde la televisión o que el cabecero de la cama avise que tenemos una nueva notificación. Pero también para adaptar la habitación a cuestiones tan personales como el olor, las horas de limpieza según nuestros hábitos o la temperatura a la que nos gusta el agua de la ducha.

Todas estas cuestiones están reinventando la oferta turística actualmente. Muchos agentes del sector ya lo están utilizando para tratar de captar a un nuevo viajero, más conectado, más informado y más exigente con lo que quiere. El Big Data y el IoT permiten generar ofertas mucho más personalizadas para diferentes perfiles de turistas que al final lo que buscan es mejorar la experiencia que tienen durante su estancia.

En Blog Lenovo | Tu próxima maleta será inteligente

Imágenes | Pexels | staand | stokpic

Etiquetas: