Cargadores solares, ¿realmente funcionan?

cargador solar

Uno de los mayores “males” modernos es el de depender en exceso de la batería de nuestro smartphone para poder comunicarnos, trabajar o estudiar. Mientras esperamos la llegada de alguna futurible “batería casi infinita”, tenemos que agudizar el ingenio para mantener la batería funcionando todo el día, sobre todo si salimos mucho de casa.

Una buena idea para mantener el móvil cargado es usar recursos eficientes y prácticos como las energías renovables, como por ejemplo, los cargadores solares portátiles, que se abastecen, lógicamente, de la abundante luz del sol.

Funcionamiento simple, pero con practicidad limitada

cargador solar

El funcionamiento de un panel o placa solar fotovoltaica (la usada en un cargador portátil eléctrico) es tan simple como efectivo: Los paneles en miniatura están compuestos generalmente de silicio, material ideal para transmitir electrones, y puede ser monocristalino (de alta calidad) o policristalino (que aporta calidad y resultados inferiores).

Cargador solar

Sin embargo, una de las mayores limitaciones de los paneles, además del material empleado en su fabricación, es la poca cantidad de energía que puede recoger por panel individual, ya que un panel de unos 10 cm de tamaño solo recogería 100 mAh cada hora, necesitando unir cierta cantidad de paneles conectados en paralelo, o contar con paneles de grandes dimensiones, para resultar realmente prácticos y rápidos a la hora de cargar una batería de smartphone normal, que suele rondar los 1800-2000 mAh de capacidad.

El uso de paneles solares en terminales móviles

Samsung Replenish con cargador solar

Han existido teléfonos móviles que han acoplado paneles solares en su carcasa, como es el caso del Samsung Replenish, un smartphone Android que contaba con carcasa opcional con paneles solares incorporados, y el Sagem Puma, un terminal algo menos sofisticado que contaba con paneles solares integrados directametne en su tapa.

Para hacernos una idea de lo que aportaban a estos terminales, los paneles del Samsung Replenish simplemente añadían 20 minutos de autonomía por cada hora que mantuviésemos el terminal dirigido al sol, y bueno, la construcción de dichos paneles tampoco era muy puntera. Tengamos en cuenta que añadir un panel eficiente directamente en un teléfono móvil aumenta en gran medida el coste del dispositivo.

cargador solar plegable

La solución más efectiva para beneficiarnos de esta energía renovable en dispositivos móviles, volviendo al tema principal que proponíamos, es contar con un cargador externo que use paneles.

Sagem Puma

Por supuesto, contamos con muchos tipos de cargadores solares en el mercado, según nuestras necesidades, desde grandes paneles con capacidad de conectar múltiples USB, como es el caso del JOOS Orange, hasta pequeños cargadores, incluso plegables, o tan compactos como el Unotec Powerbank Solar.

La gran mayoría de ellos incluyen una batería donde almacenan la energía recogida por los paneles, algo tremendamente útil pero poco eficiente ecológicamente hablando, ya que tendremos que acabar sustituyendo la batería cada dos años aproximadamente, con la consiguiente contaminación que esto produce (que contrarresta a la filosofía ecológica de los propios paneles).

Si las opciones existentes no nos convencen, podríamos incluso construir nuestro propio cargador solar casero, gracias a ejemplos como el que nos muestra este vídeo, muy didáctico por cierto:

¿Realmente merece la pena usar un cargador solar?

unotec cargador solar

Tras las características de los paneles fotovoltáicos usados en cargadores solares, y la variedad de cargadores existentes en el mercado, podemos pararnos a deducir por nosotros mismos si merece la pena o no su adquisición.

La verdad es que, para los típicos usuarios normales, cuenta con más inconvenientes que beneficios. Tengamos en cuenta que cargar una batería de unos 2000 mAh con la ayuda de un solo mini-panel que cargue 100 mAh por hora nos llevaría la friolera de 20 horas, algo físicamente imposible de realizar (por la falta de horas de sol) si no fuese por la ayuda de las baterías incluidas.

Cargador solar plegable

Debemos tener en cuenta, como dato decisivo, que los agentes externos influyen bastante en el continuo funcionamiento de un cargador solar: si no hay sol, obviamente, no hay carga. Si el sol se encuentra obstaculizado por nubes o los rayos que inciden sobre los paneles no son perpendiculares, tampoco tendremos una carga muy fluida.

¿Vivimos en una ciudad y no tenemos tiempo ni de mirar por la ventana? Posiblemente un cargador solar no sea lo más indicado para nosotros, teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos será más fácil encontrar un enchufe que un lugar para disfrutar de la plenitud del sol durante las horas que necesite cargar el dispositivo (que serán bastantes, más de 5 horas normalmente).

¿Nos gusta viajar o disfrutar de actividades al aire libre? Entonces puede que sí tenga mayor sentido adquirir este tipo de cargadores, además, es mucho más ecológico que usar cualquier otro cargador. Estaremos cuidando el medio ambiente.

Etiquetas: