Cómo borrar todo lo que Facebook sabe sobre ti y que no quede ni rastro

facebook-gafas

No me gusta dar malas noticias pero quiero empezar siendo sincero: no, Facebook no borra todos tus datos, archivos e historial de navegación. Sí podemos, al menos, eliminar todo rastro para que los usuarios de Internet no sepan lo que contenía nuestro Facebook.

Pero el señor Mark Elliot Zuckerberg, programador neoyorkino y dueño de “la gran F”, aún guardará una réplica de eso que somos o hemos querido ser.

Facebook, ¿qué sabes de mí?

Empecemos por lo básico, sin alimentar conspiraciones. Facebook guarda una reconstrucción de nuestro perfil creado con dígitos, las coordenadas en impresión digital del rostro que hayamos usado como perfil. Están en el archivo “index.htm”, entre todo el material que podemos encontrar si descargamos una copia de nuestro perfil desde la opción ‘Seguridad’.

caras

Sigamos: Facebook guarda todos nuestros movimientos dentro de su página. Simple telemetría. Desde lo básico —IP’s, horarios, navegadores, operadora y sistema operativo de nuestro ordenador/tablet/smartphone— hasta la cadencia de nuestros clicks, tiempo dedicado en cada página, delante de cada foto o los enlaces externos que pinchamos.

Esto también funciona a la inversa: Facebook detecta de dónde vienes antes de entrar en la página, si has sido redirigido y, en el caso de dar permiso a una app de terceros, guarda una copia de sus movimientos. ¿Por seguridad? Y por construir tu perfil ideal. Sus algoritmos analizan nuestros intereses para ofrecer preferencias de anuncios, los perfiles que más “encajen” con tus gustos, y algunas publicaciones que, simple y llanamente, quiere que veas. Aún así, si somos usuarios de Chrome podemos usar este plugin, ideal para configurar las preferencias de los anuncios que nos mostrarán.

vista-seguridad

Y, por último, si aceptamos la función “fotos sincronizadas”, Facebook guarda una copia del carrete de nuestra cámara. Este álbum privado que “sólo podemos ver nosotros”, también lo pueden ver “ellos”. Las fotos son uno de los principales valores de la web. Prueba a publicar un post con y sin foto. El mismo texto con imagen ganará un 500% más de visibilidad.

Pasando la aspiradora

Vamos a intentar ese borrado desde arriba hacia abajo, desde la “desconexión” parcial al borrado más completo que podamos ejecutar:

paso-1

  1. Accedemos a “Cuenta”, haciendo click en la esquina superior derecha y después a “configuración de la cuenta”. Por cierto, aquí también puedes encontrar un paso a paso para borrar los furtivos likes de Facebook que no queremos que nadie vea.

paso-3

  1. Vamos hasta la sección de “seguridad”. Es la primera de la sección izquierda. En principio podemos decir que Facebook se toma bastante en serio nuestra seguridad como clientes de su servicio. Desde el nuevo menú desplegable vamos a “desactivar la cuenta”, la última de las opciones. Y, justo en la parte derecha pinchamos sobre ese lapicerito que dice “Editar”.

2

  1. Desde aquí podemos hacer dos cosas: o suspender la cuenta temporalmente o intentar borrarlo todo. Aquí empezará la batalla contra la máquina: Facebook nos someterá a un curioso chantaje emocional. Además de hacernos desistir a través de la multiplicación de pasos a llevar a cabo. Podemos completar la encuesta de despedida o ignorarla.

4

  1. Debemos hacer una nueva verificación de contraseña, aunque estemos logueados con nuestra cuenta. En este punto aparecerán todos esos amigos con los que más interacción hemos tenido, con un cartel que rece “te echarán mucho de menos”. Si pulsas desactivar habrás dado sólo el primer paso. Facebook mantendrá durante un periodo de tres meses todo tu perfil. A ellos no les preocupan las cuestiones de espacio virtual. Es por si te arrepientes y tu exhaustivo borrado es sólo un lapsus.

A por el borrado permanente

Si tenemos alguna duda de cuánta información almacena Facebook, sus FAQ’s pueden alumbrarnos, pero si estamos decididos a eliminar la cuenta de forma irreversible, allá va:

5

  1. Accede a este enlace. Aún no hemos terminado. Pulsando sobre “eliminar mi cuenta” se nos redirigirá a una nueva pantalla donde se informa que si de verdad, de la buena, queremos un borrado total, aún debemos iniciar sesión e informar a Facebook de nuestra decisión.

6

  1. Si hemos seguido este paso habremos desactivado el perfil. Otro empujón escalando la montaña de la confirmación.
  1. Ahora toca resolver un puzle visual estilo captcha, para detectar si somos un inteligentísimo robot o un sufrido usuario que ya no quiere seguir usando Facebook. Por raro que parezca.

7

  1. Aún tienes una última oportunidad. Tu cuenta puede ser restaurada en los próximos 14 días si vuelves a entrar en el perfil. Pasado este periodo de gracia tu cuenta habrá desaparecido para siempre. Las aplicaciones a las que hemos dado permiso para usar Facebook seguirán conservando una caché de datos y deberemos ir, una a una, eliminado el rastro. El acceso, en cambio, quedará revocado automáticamente.
lo-que-sabe-de-ti

Esto es todo lo que Facebook sabe de ti

  1. ¿Y qué hay de la caché de Google y todas esas imágenes residuales? Debemos borrar también nuestro historial de Google. Esto no tiene nada que ver con el historial de búsqueda del navegador. Podemos acceder desde este enlace. Desde la primera opción elegimos “Eliminar elementos de forma individual”.
  1. Accederemos a este enlace: arriba, en la barra de búsqueda escribimos “Facebook”. Esto no nos sirve para borrar un rastro total de nuestros movimientos, pero sí para romper la asociación entre lo que hacíamos con Facebook fuera y dentro, como por ejemplo ir a por esos gifs insertados, o a esas webs de noticias a las que nos redirigía el plugin de su app.

3

  1. Desde aquí podremos eliminar uno a uno cada resultado o en bloque, desde la parte de arriba, pulsando sobre los tres puntos y “Eliminar resultados”. Cuidado no nos confundamos con los resultados temporales.

Y hasta aquí. Una vez dados estos pasos, nuestro perfil puede seguir asociado a blogs, apuntado en enlaces, etcétera. Todos esos links se habrán roto pero, de alguna forma, el fantasma de Facebook seguirá acechando en las sombras. Perdón, quería decir: las herramientas de Facebook aún aparecerán cuando hagamos búsquedas o si decidimos espiar otros perfiles. Porque que hayamos huido de “la gran F” azul no significa que no sintamos curiosidad por lo que hacen otros, ¿no?

Etiquetas: