Configura WhatsApp al nivel experto y descubre estas 14 sorpresas

Cabecera

La aplicación que enterró la mensajería convencional, con más de mil millones de usuarios activos, 42.500 millones de mensajes enviados al día, soporte para 53 idiomas y un equipo que comenzó con 3 personas y actualmente agrupa a 53 ingenieros tras 7 años de trabajo constante. WhatsApp es más conocida que Einstein entre los nuevos estudiantes. Y, aún con todo, esta app esconde un montón de funcionalidades prácticas.

En WhatsApp puedes crear grupos privados y gestionarlos desde la web; puedes crear backups de todos nuestros archivos o evitar recibir nada en absoluto. Por poder, puedes hasta usar nuestra cuenta de WhatsApp desde distintos números de teléfono mediante aplicaciones como My KNOX. Si quieres conocer todos los secretos de esta app, no dejes de leer nuestros consejos.

Foto oficial de ferebro de 2016

Datos oficiales de WhatsApp Inc. a febrero de 2016

Clases de escritura en WhatsApp

Empecemos por algunas funcionalidades básicas.

Todo el mundo sabe cambiar el fondo y la foto de perfil pero, ¿y la tipografía? Fontsy es una app que permite cambiar fuente y tamaño de la letra con la que escribimos. Además es compatible con otras aplicaciones de mensajería como KIK o Line.

Y, si queremos dar el salto a los miles de emojis, stickers para mensajes y tipos de teclado, Google Play da cabida a cientos de aplicaciones afines, sólo tienes que encontrar la que más te guste.

No obstante, la propia app nativa permite insertar cambios en el estilo de escritura. Si queremos escribir en negrita, tan sólo hay que añadir asteriscos dentro las palabras: *negrita*. Para escribir en cursiva debemos añadir guiones bajos: _cursiva_. Y, si lo que nos interesa es tachar el texto, debemos encontrar las virgulillas dentro de los caracteres y escribir lo que queramos: ~tachado~.

Que nadie diga que no somos unos expertos en WhatsApp.

Seguridad en WhatsApp

Cuidado con la sesión web

Como sabréis, hasta hace poco podíamos usar una versión de WhatsApp desde el navegador, sincronizando el teléfono con el PC mediante la lectura de un código QR. Desde la dirección web.whatsapp.com puedes acceder directamente.

Pero lo que nos interesa es que la aplicación permite a cualquiera acceder al ordenador y ver nuestro historial de conversaciones. Para evitar esto debemos prestar atención a las sesiones iniciadas y, una vez terminemos nuestra conversación, pulsar «cerrar sesiones activas».

Creando un respaldo

La guerra de los clones fotográficos

WhatsApp también tiene la culpa de que nuestras fotos sean un pozo de clones pixelados, memes desvergonzados y carpetas llenas de idioteces recogidas por Internet. Es la aplicación que más ha ayudado a unificar el emancipado teléfono móvil con las ignotas redes sociales a las que accedíamos en exclusiva desde el PC.

Bien. Cada vez que mandamos una fotografía a un contacto, esta se duplica en la carpeta de «sends» (enviados), pero a una calidad ínfima. Lo que estamos mandando es un mero esbozo de lo que queremos enseñar, algo para compartir para que ni nuestro smartphone ni el de nuestro receptor se sature en el trámite.

Para solventar este error, Siftr Labs creó un Limpiador Mágico que reconoce las fotografías y las clasifica por grupos. Por cada 100 «fotos de basura» que encuentra, el icono de su viejo Doctor manda un mensaje poniéndote en alerta. Desde ahí, podemos elegir a capricho las fotos que queremos erradicar de nuestra memoria —la del móvil, se entiende—.

Limpiador Mágico

Tiene un poco de círculo vicioso porque, una vez elimina las fotos más innecesarias, muestra una ventana con los memes y los mensajes idiotas más trending. Pero la solución es bastante más importante: evita que ese contenido susceptible que nos envían en los grupos de chat quede expuesto a los ojos más indiscretos.

Y, si esto no quieres que vuelva a pasar, a parte del bloqueo de descarga de archivos —en Ajustes > Uso de datos > Descarga automática—, aún existe otra aplicación para evitarlo. ES File Explorer es una versátil app que permite restringir la recepción de contenido multimedia. Sólo tienes que entrar en la carpeta de imágenes y vídeos de WhatsApp y crear un archivo con el nombre «.nomedia». De esta forma, Android entenderá que en esa carpeta no debe entrar nada.

La seguridad ante todo

Hablando de ojos cotillas: como sabrás, desde hace algunos meses todos los clientes de WhatsApp recibimos un mensaje de seguridad.

El cifrado de extremo a extremo permite que nadie, ni siquiera la propia empresa, tenga acceso a los contenidos que se envían o se reciben, evitando el popular espionaje de mensajes por ninguna forma de gobierno.

Doble check

Pero, si aún así no nos fiamos de esta medida, podemos dar un par de pasos adicionales.

En primer lugar, desactivar o restringir quién puede usar nuestro WhatsApp. Mediante un chat look —como este distribuido por Bunny Labs— podemos añadir un código PIN y bloquear que nadie vea nuestras conversaciones, bien en caso de robo o porque queramos simple privacidad.

Por otro lado, la confirmación de lectura: restringir o desactivar quién puede ver las confirmaciones de lectura es tan sencilla como acceder a «Ajustes > Cuenta > confirmación de lectura». Esto tiene un lado negativo: tampoco veremos las confirmaciones de lectura de otros usuarios. Eso de espiar y no ser espiado es trampa, ya lo sabes.

Si lo que queremos es mantener copias de seguridad de todos nuestros archivos, pero fuera de la memoria interna o la tarjeta microSD, podemos configurar un respaldo con la nube de Google Drive. Desde «Ajustes > Chat > Copia de seguridad», sólo tendremos que vincular nuestra cuenta de Gmail en «Ajustes de Google Drive», aceptar los permisos y decidir la frecuencia con la que se realizarán dichas copias.

Geolocalizacion

¿Dónde está Wally?

Esta es quizá una de las herramientas más útiles con las que me he topado: he quedado con alguien, le doy unas indicaciones por WhatsApp, pero no logra encontrarme. Tan sólo debemos pulsar «Adjuntar» —el icono del clip— y después pulsar «Ubicación».

Si tenemos el GPS activo, la aplicación recopilará los datos y nos mostrará, mediante Google Street View, la posición del contacto con el que estamos chateando. Imprescindible cuando quedas en esas ciudades europeas donde el WiFi es gratis pero el transporte cuesta una fortuna.

Favorito

Este mensaje me encanta

Tres tips en uno. El primero es, si no tenemos tiempo para leer algún mensaje o hemos leído en diagonal, sin prestar atención detenida, sólo pulsando prolongadamente el mensaje nos aparecerá la opción de «Marcar como no leído». Así sabremos que aún le debemos prestar atención a ese mensaje. Esto no elimina el doble tick azul en el receptor pero te deja un círculo verde sobre la conversación.

Si ese mismo mensaje te ha gustado un montón y lo quieres compartir entre todos tus contactos, puedes hacerlo desde la función «Difundir mensaje». En la pantalla de los distintos chats pulsa menú y crea una «nueva lista de difusión». Ahora ves seleccionando todos los contactos que quieres que reciban el mensaje.

Cita

Y para citar un mensaje completo y replicarlo, sólo tenemos que mantenerlo pulsado y nos saldrá un botón específico, al lado de favoritear y eliminar ese mensaje en concreto. Así, en el nuevo mensaje que vayamos a escribir, podemos responder citando, bien por privado o por grupo. Por desgracia, la persona citada no recibe una mención específica, pero sí aparecerá marcado en el grupo de WhatsApp con un color distinto.

Si, por otro lado, quieres marcar este mensaje como favorito para que no se pierda, igual: mantenemos prolongadamente pulsado el dedo sobre ese mensaje y, de las diferentes opciones, tocamos sobre la estrella. Así se convertirá en «Mensajes destacados» y lo podremos leer siempre que queramos accediendo a las funciones desde el icono de los 3 puntos.

Mejorando la calidad

VOIP

Aunque WhatsApp se usa esencialmente como cliente de mensajería, la opción de recibir llamadas es el otro gran pilar de la aplicación. WhatsApp permite hacer llamadas desde la versión 2.11.561 en Android llamadas, mediante el protocolo VoIP, el cual convierte la señal de voz en paquetes de datos y los envía mediante Internet. De ahí que recibamos la información con cierto retardo, en vez de la inmediatez que ofrece la modalidad analógica del cable tradicional.

Para ahorrar gastos en nuestro plan de uso 3G/4G, WhatsApp brinda la opción de «disminuir el uso de datos». Debemos tener en cuenta que esta opción nunca esté pulsada, porque empeorará notoriamente la calidad de las llamadas, transformando nuestra voz en una de esas fotos pixeladas.

QualityTime

Amante de los números

Algunos usuarios de WhatsApp son fans devotos de las estadísticas, tanto para conocer el rendimiento de la aplicación, historial de uso, ver la persona con la que más te mensajeas, como para limitar su uso. WhatStat es una fenomenal funcionalidad para sacar el mayor partido a esos datos. Ofrece datos en tiempo real sobre todo nuestro historial de uso, ya sea mediante chats privados como grupales.

También podemos echar un ojo a Analyzer, la cual permite hasta conocer el número de palabras más utilizadas en nuestras conversaciones.

Pero si lo que queremos es mejorar la calidad de nuestro tiempo, porque estamos demasiado tiempo pegados al WhatsApp esperando esa dichosa notificación que nunca llega, podemos revertir el concepto a través de QualityTime, una aplicación que nos pone a dieta: primero ejecuta un análisis de uso, cuantificando cuántas horas dedicamos a cada aplicación, para después proponer algunas soluciones para que mejoremos nuestros hábitos, y evitar así peligrosas adicciones. Porque, una vez seamos unos expertos en WhatsApp, tal vez nos convenga desconectar durante un rato.

Etiquetas: