Cuando zarpa el amor… Luces y sombras sobre tecnología y relaciones personales

amor-tecnologia-hierro-3

Los avances tecnológicos y las conexiones a la red pueden resultar muy útiles para diversos quehaceres personales: para entrenar, para comprar a buenos precios, para vigilar nuestra casa a distancia… Pero otro de los usos más “útiles”, sin embargo, podría ser usar todos estos avances para potenciar o controlar nuestras propias relaciones personales y sociales, ya sea para bien o para mal.

El uso positivo de la tecnología

Cuando zarpa el amor

Actualmente nos encontramos en un periodo de “hiperconectividad”. Podemos saber fácil y rápidamente donde está una persona e incluso muchas de ellas se dedican, de forma voluntaria, a comentarlo en sus redes sociales o a subir fotografías y vídeos de momentos de su día a día.

Por supuesto, el uso positivo de estas herramientas puede resultar beneficioso a la hora de establecer relaciones, potenciar las existentes e incluso de encontrar a nuestra pareja ideal. Un claro ejemplo son las nuevas aplicaciones para contactar con nuevas personas y saber más sobre ellas. Siempre de forma sana y útil.

Cuando zarpa el amor

Lo importante es gestionar bien dichas redes y tecnologías y usarlas con criterio. Hay que tener en cuenta que las nuevas tecnologías son un complemento genial a una vida real.

Podremos integrarnos en nuevos grupos sociales, favorecer contactos afectivos, compartir momentos especiales de forma rápida (el nacimiento de un hijo), atravesar fronteras geográficas, o generar movimientos masivos de solidaridad, entre otras muchas cosas.

Las relaciones sociales físicas deben ser el objetivo final, las redes sociales y la tecnología no deben ser más que un intermediario momentáneo.

La oscuridad de los avances tecnológicos

Cuando zarpa el amor

Para hablar del lado más negativo de la tecnología aplicada a las relaciones sociales y personales, encontramos el mejor ejemplo en una reciente serie de televisión inglesa bastante popular y de una factura impecable: Black Mirror.

Black Mirror es una serie en la que cada episodio, todos ellos auto-conclusivos, nos presentan un futuro macabro por culpa, precisamente, de los malos usos de la tecnología actual, y puede que futura.

Cuando zarpa el amor

Las relaciones personales tienen un gran protagonismo en muchos de los capítulos de esta serie. Uno de los más recordados, denominado “Tu historia completa”, nos narra la obsesión del poseedor de un sofisticado “grano digital” por controlar su vida y la de su pareja durante las 24 horas del día, grabando todo lo que ocurre a través de sus retinas y oídos.

En otro capítulo denominado “White Christmas”, seremos testigos de cómo se implantarían los temidos “bloqueos”, usados en aplicaciones de mensajería y redes sociales, en nuestra vida real. ¿Te imaginas bloquear a tu ex de por vida y no poder volver a verlo u oírlo jamás aunque esté a un metro de ti?

Por supuesto, esta visión tan negativa, de momento, es totalmente ficticia. Es un atrevido aviso de hasta donde podríamos llegar si no somos capaces de controlar nuestra capacidad de progreso.

Cuando zarpa el amor

Los aspectos negativos que sí nos pueden acarrear el no usar adecuadamente las tecnologías actuales son: restarle tiempo a nuestra pareja por estar pendientes del smartphone o red social, desarrollar obsesiones por controlar a nuestra pareja constantemente (conexiones a whatsapp, amigos en sus redes), un descontrol de nuestro propio estado de ánimo por culpa de la demanda de afectividad en las redes sociales, o tener gran vulnerabilidad de nuestra privacidad.

Imágenes | Turner | Timemanagementninja | Elitedaily | Psychologies | Grantland | AOL

Etiquetas: