El dron quiere ser el mejor fotógrafo aéreo

dron y camara

Los drones de uso comercial, esos “helicópteros” de cuatro hélices dirigidos por control remoto, o directamente desde nuestro teléfono móvil, se han convertido en un vehículo ubicuo en los últimos años. Pueden utilizarse para prácticamente cualquier cosa, desde entregar paquetes (como ha probado Amazon) a conseguir impresionantes fotografías y vídeos desde puntos de vista privilegiados.

No hay más que añadir una cámara (una estilo GoPro, por ejemplo) y ya estamos listos. Bueno, al menos tenemos lo básico, porque como en todo, es necesario tener en cuenta unas pocas consideraciones y técnicas para aprovechar al máximo las posibilidades que nos ofrece uno de estos aparatos. Y también para no ser intrusivos con ellos.

El dron como fotógrafo

Cuando hablamos de drones utilizados en fotografía aérea, estamos refiriéndonos a los quadcópteros, que son los aparatos más utilizados en su versión “doméstica”. Podemos encontrarlos a precios que van desde los 100 euros a más de mil, y hay también modelos profesionales, empleados en rodajes cinematográficos o por paparazzis. Su principal ventaja es la posibilidad de conseguir tomas aéreas que, de otro modo, resultarían muy complicadas y costosas de obtener, y eso es lo que los ha hecho tan populares.

cenital

El controlador del dron es el fotógrafo real, el que decidirá dónde apuntar el objetivo de la cámara y cómo quiere captar un determinado escenario. Para ello, suele contar, además de con los controles por radiofrecuencia o Wi-Fi para pilotar el vehículo, con un visor que le permite ver lo mismo que la cámara montada en el dron está viendo. Eso es lo que se denomina FPV, o First Person View.

Para lograr que el dron fotografíe lo que nosotros queremos necesitamos mantenerlo estable en su vuelo, a lo que puede ayudar que tenga activado su modo GPS. El aparato se detendrá en la localización que le hemos indicado y, generalmente, se estabilizará automáticamente para quedarse ahí. También se puede utilizar un accesorio llamado gimbal, que sujeta la cámara y facilite la precisión en el apuntado mediante la suspensión Cardán.

Para amateurs y profesionales

La fotografía aérea con dron es relativamente accesible, así que se ha hecho bastante popular en los últimos tiempos. Hay, de hecho, una web estilo Instagram dedicada sólo a fotos captadas con estos aparatos, Dronestagram, que lleva dos años organizando, en colaboración con National Geographic, un concurso de fotografía con dron. En su segunda edición se presentaron más de 5.000 imágenes, tanto de aficionados como de fotógrafos profesionales, y las ganadoras son realmente espectaculares.

dronesatagram

Por supuesto, aunque prácticamente cualquiera que pueda permitirse el equipo puede sacar fotos desde el aire con un dron, conseguir unas imágenes parecidas a las ganadoras de ese concurso requiere un poco más de técnica y experiencia. En internet hay múltiples webs que ofrecen consejos para iniciarse (o mejorar) en la fotografía con dron, y algunos de ellos son los siguientes:

  • Utiliza focales cortas, como objetivos de gran angular (los ojo de pez son los más extremos). El vuelo del dron se verá afectado por el viento, y esas focales son menos “sensibles” a él.
  • En el mismo sentido, es mejor utilizar velocidades de obturación rápidas. Cuanto más tiempo esté el obturador abierto, más afectará a la foto la inestabilidad del dron.
  • A mayor altitud, más campo cubrirá la foto y podrán aparecer más cosas en ella.
  • La localización es importante. Hay que evitar que el dron pueda toparse con obstáculos imprevistos, por lo que es mejor que vuele sobre zonas amplias y despejadas.
  • El dron tiene que mantenerse estable para que la cámara también lo esté. Eso puede lograrse mediante la pericia del piloto, a través del modo GPS o un gimbal.
  • Cuando eleves el dron, apunta la cámara hacia abajo.

En expansión

dron y vaca

Desde luego, la fotografía aérea con drones cada vez es más popular. Las posibilidades que ofrece también para conseguir vídeos espectaculares no han pasado desapercibidas para aficionados y profesionales, que los utilizan para proyectos como, por ejemplo, “Vietnam desde el aire”, que el fotógrafo francés Réhahn, residente en ese país, explicaba de este modo:

“Llevará mucho tiempo, pero fotografiaré todas las bonitas ciudades de Vietnam con un dron. “Vietnam desde el cielo” mostrará otra visión del país. Me gustra la idea de crear algo único, donde puedo ser el primer fotógrafo en hacerlo”.

Los drones pueden utilizarse para recrear las tomas con grúa o helicóptero que se utilizan en algunas películas para dar una sensación de la escala de lo que estamos viendo, y aunque era inevitable que los paparazzi no tiraran de ellos en su búsqueda de nuevas maneras de conseguir fotos de famosos en los sitios más insospechados, la fotografía aérea con uno de estos aparatos ofrece una enorme variedad de posibilidades, desde vídeos de bodas con un punto de vista diferente, a recorridos por ciudades como Nueva York.

Imagen | Don McCullough, Bill Wilson, Lima Pix

Etiquetas: