Él es el que mejor se acuerda de los videojuegos: Los coleccionistas y sus pequeños museos

videojuegos-coleccionista-museo

Cada año llegan a nosotros cientos de juegos e incluso consolas nuevas que no hacen más que aumentar el tamaño de un mercado que es un filón importante para empresas que ya andan acostumbradas a facturar sumas millonarias en cada ejercicio fiscal anual. Tener lo último de lo último en consolas es importante para muchos usuarios y mucho más para las empresas fabricantes.

Curiosamente, en estos tiempos existe un movimiento en que bebe directamente de consolas y juegos descatalogados hace años, un movimiento que convierte a sus precursores en una especie de conservadores o comisarios de la “memoria histórica videojueguil”: hablamos de los coleccionistas de videojuegos y los pequeños museos que son capaces de construir en sus hogares. Hemos tenido la suerte de conocer a uno en primera persona que nos ha abierto las puertas de su particular museo de bits, cartuchos y, sobre todo, nostalgia.

El coleccionismo, la nostalgia es la clave

Lo que mueve a muchas personas como Michael Thomasson, el mayor coleccionista de videojuegos de la historia con casi 12.000 títulos en su haber, a amasar tal cantidad de juegos o consolas quizá sea un motivo puramente competitivo, un motivo económico (ya que el propio Michael acabó vendiendo su colección, o al menos intentándolo) o, quizá, pura nostalgia.

Suponemos que para un coleccionista a menor escala que Michael la nostalgia es la que lo impulsa todo: no hay nada como poder, por fin, jugar y comprar todos esos juegos y consolas que deseabas probar en tu niñez, pero con tu sueldo actual de adulto, o al menos con los ahorros de varios años.

Coleccionismo de juegos y consolas

El perfil del coleccionista es el de una persona que busca consolas y juegos físicos que ya se encuentran descatalogados en tiendas y que, ahora sí, pueden encontrarse a un precio más asequible mediante otras vías más rápidas y personalizadas (subastas, entregas en mano, packs de productos).

También existen los coleccionistas de consolas y juegos actuales, pero, al menos de entrada, el coleccionismo de videojuegos es más bien un “culto a una o varias épocas” y no un simple acopio masivo de productos, aunque en ciertos casos acabe cruzándose esa difusa línea sin que los propios coleccionistas se den cuenta.

A la caza de la ganga

Coleccionismo de juegos y consolas

Si los coleccionistas, todos, fuesen millonarios, desembolsarían cantidades desorbitadas por hacerse con ellas al instante y la diversión acabaría rápidamente. No hay nada como pasar horas ahorrando, probando, e incluso regateando por encontrar esa joya que siempre has querido tener en tu colección.

La gran variedad de precios y productos que pueblan los servicios de venta de segunda mano son los grandes precursores de esta afición para muchos jugadores. Normalmente hacerte con la consola de tu niñez y unos cuantos juegos puede suponer no desembolsar más de 60 euros, aunque bien es cierto que muchos vendedores aprovechan la excusa de tener “una reliquia” para subir los precios más de lo debido. Este es un gran problema para muchos coleccionistas.

Coleccionismo de juegos y consolas

La importación, como para otros productos, juega una pieza fundamental en este tipo de colecciones, ya no solo por su asequibilidad en cuanto a precios, sino por el hecho de ofrecer rarezas, de coleccionista precisamente, al alcance de cualquier persona interesada en hacerse con ellas.

Es poco frecuente encontrar consolas o juegos clásicos a la venta que no hayan sufrido el paso de los años o que se encuentren casi tal cual salieron de la tienda, por eso, las piezas más caras son aquellas que están conservadas de forma magnífica o aquellas que mantienen todos los elementos de su embalaje original.

El futuro deja en el aire al mundo de las consolas

Coleccionismo de juegos y consolas

El brutal auge de servicios o plataformas de juego online como Steam, Origin e incluso plataformas propias digitales de las consolas actuales están poniendo en serio peligro la continuidad de las propias consolas o juegos en formato físico.

Se dice que el futuro nos depara, más que consolas propiamente dichas, dispositivos o servicios de acceso a la red con los que poder comprar y organizar catálogos de juegos y disfrutarlos sin la necesidad de comprar un disco, un cartucho o ni siquiera una consola. Los coleccionistas del futuro lo tienen realmente difícil.

Bienvenidos al museo particular de Andrés

Coleccionismo de juegos y consolas

Afortunadamente, hemos tenido la oportunidad de entrevistar a un coleccionista de consolas y juegos en primera persona. Se trata de Andrés, un chico de Granada que, muy amablemente, nos ha abierto las puertas de su casa y nos ha mostrado las joyas “retro” que atesora en su colección. Podéis contemplarlas a lo largo del reportaje fotográfico que acompaña a este artículo.

Hola Andrés, ante todo, muchas gracias por acceder a mostrarnos tu colección y concedernos esta entrevista. La primera pregunta es lógica, ¿cómo comienza esto del coleccionismo para ti?

Todo comienza como un acto de nostalgia. Cuando eras un niño y te regalaban tu primera ‘Master System’, te dabas cuenta de no habías tenido nada igual en tus manos. El hecho de coleccionar actualmente consolas de todo tipo de épocas supongo que tiene un poco que ver con el hecho de poder conseguir consolas inalcanzables en otras décadas, como la ‘Neo Geo’ que he conseguido hace poco, consola que todos mis amigos y yo soñábamos con tener en ese momento y sabíamos que era imposible, sobre todo por su elevadísimo precio (100.000 de las antiguas pesetas de la época).

¿Con qué consolas comenzaste tu colección?

Pues precisamente con ‘Master System’. Lo primero que hice fue conseguir los juegos a los que yo jugaba de pequeño, los que tenían mis amigos, y los que alquilaba, que son los que mejores recuerdos me traían y a los que más ilusión me hacía jugar. Pero claro, empiezas a buscar juegos más famosos, te vas haciendo con ellos, también empiezas a fijarte en otras consolas y sus respectivos juegos más famosos, y poco a poco acabas convirtiendo tu pequeña colección en algo mayor.

Coleccionismo de juegos y consolas

¿Cuál es tu consola y tu juego favoritos entre tanto donde escoger?

La verdad es que mi consola favorita de toda la colección es la Super Nintendo, la tengo en tres versiones: la europea (la mía de toda la vida), la americana y la japonesa. Es con la que más años jugué en su día, ya que en los 90 no podía permitirme comprar una PlayStation, que era la novedad del momento, y por eso es la que mejores recuerdos me trae. Mi juego favorito es precisamente de esa misma consola: ‘The Legend of Zelda: A Link to the Past’, que fue el más inmersivo para mi siendo un niño, el que mejor logró meterme en su mundo gracias a sus mapas y elementos narrativos tan elaborados.

¿Es sencillo encontrar este tipo de consolas y juegos de colección?

Es sencillo encontrar las consolas a las que ha jugado todo el mundo (Playstation, Nintendo 64, etc), lo complicado es encontrarlas en perfectas condiciones. Encontrar las consolas anteriores a la ‘PlayStation’ con caja o embalaje original es mucho más complicado. Las consolas de Nintendo son más fáciles de encontrar en esas buenas condiciones, pero las de Sega, como la ‘Master System II’, no tanto, porque sus cajas eran de peor calidad.

Coleccionismo de juegos y consolas

¿Cuál es la consola y juego más antiguos que tienes actualmente?

La consola más antigua de mi colección se llama ‘Programmable TV Game’ y es una especie de “Pong” de finales de la década de los años 70 o principios de los 80, que incluso funciona a pilas. El juego más antiguo que tengo es precisamente el que incluye esa consola: se trata de un cartucho con seis juegos en su interior donde tú puedes seleccionar el juego al que deseas jugar mediante unos interruptores.

¿Cuántas consolas y juegos tienes en tu colección actual?

Pues actualmente cuento, entre consolas portátiles y de sobremesa, con unas 30 consolas en mi colección, pero esa cifra se refiere a las consolas sin repetir, ya que tengo varios modelos repetidos e incluso versiones extranjeras de algunas de ellas. En total, calculo que tendré unas 40 consolas. En cuanto a juegos, no sabría decirte exactamente, pero creo que la cifra debe andar entre unos 300 o 400 juegos aproximadamente.

Coleccionismo de juegos y consolas

¿A través de qué puntos de venta consigues estas consolas y sus respectivos juegos?

Si te interesa conseguir consolas o juegos en persona, lo importante es moverte por los “rastrillos” de segunda mano, que es donde más baratos pueden llegar a encontrarse. Luego siempre puedes recurrir a plataformas online como “milanucios” o “wallapop”, que siempre tienen buenas ofertas. El lugar más conocido para conseguir este tipo de productos, sin duda, es eBay, aunque normalmente los vendedores suelen inflar bastante los precios. Como dato interesante te diré que sale más barato importar juegos desde Japón que conseguirlos en nuestro país, con la pega de tener que pagar abultados gastos de envío y buscar consolas o adaptadores compatibles, si se da el caso.

¿Tienes muchos conocidos o amigos cercanos con esta misma afición al coleccionismo de consolas y juegos?

La verdad es que no. Tengo amigos a los que les gusta este mundillo, pero a un nivel menor, a un nivel de coleccionista como yo ninguno. Evidentemente, una vez comienzas a moverte por este mundillo “retro” y conoces a gente con la que hacer tratos, vas labrando nuevas amistades que sí comparten tu afición.

Coleccionismo de juegos y consolas

¿Hay muchos coleccionistas como tú a nivel nacional?

Sí, es más, esta práctica se encuentra en auge. Actualmente, la gente de nuestra generación, si trabaja, normalmente se puede permitir “pegarse el gusto” de gastarse alrededor de 60 euros en conseguir una consola y juegos que lleva años soñando tener, ya que no es un gran desembolso. Esto posibilita a muchos el hacerse con una buena colección a lo largo de cierto tiempo.

Aunque sea una pregunta muy personal, ¿cuánto estimas que has podido gastar en tu colección actual y cuál ha sido la consola y juegos más caros que has conseguido?

La verdad es que es difícil responder con exactitud porque algunas de las consolas que conservo las tengo desde su lanzamiento y otras tantas son regalos de personas que quieren deshacerse de ellas y me las ceden. Aun así, puedo estimar que me habré gastado alrededor de unos 2000 o 2500 euros, como mínimo. La ‘Neo Geo’ es la más cara de todas, ya que la consola me costó unos 300 euros y cada juego vale unos 30 euros, en este caso yo tengo 8 juegos para esa plataforma, aun así, la compré más barata del precio que suele alcanzar actualmente. Pero, ¿juegos caros?, pues tengo algunos como el primer juego de la saga ‘Phantasy Star’, que además fue el primer RPG de la ‘Master System’, que conseguí por 60 euros.

Coleccionismo de juegos y consolas

¿Cuáles crees que son los juegos más cotizados en el mercado actualmente?

Pues normalmente los juegos más cotizados suelen ser los de Nintendo, y de forma más concreta, los de la saga ‘The Legend of Zelda’, sobre todo si llevan su caja original. Normalmente los juegos de Sega, como los de ‘Master System’ o ‘Mega Drive’, solían embalarse en cajas de plástico bastante resistentes, en cambio los de Nintendo se vendían en cajas de cartón mucho más propensas a romperse. Comprar un juego de Nintendo en una caja original en buen estado, a veces, suele tener un precio más elevado de lo que costaban los juegos en su precio original de salida.

¿Podrías ser capaz de decirnos el precio medio que cuestan las consolas o juegos “retro” según la plataforma?

Pues las consolas, normalmente, si se encuentran sin embalaje original, rondan los 20 o 30 euros. Si traen su embalaje suelen costar 50 euros, que al menos es lo máximo a lo que yo estoy dispuesto a pagar si lo traen todo en perfectas condiciones. Luego están las dos últimas consolas que lanzó Sega, la ‘Sega Saturn’ y la ‘Sega Dreamcast’, que se encuentran por precios que rondan los 70 euros al ser más limitadas. Los juegos suelen costar unos 5 o 10 euros, aunque yo he llegado a comprar packs de varios juegos por 10 euros. Eso sí, si son juegos muy buscados pueden alcanzar fácilmente los 20 o 30 euros. Yo tengo juegos que ahora mismo superan los 100 o 120 euros en el mercado por su notoriedad e incluso existen casos extremos de juegos que llegan a alcanzar los 6.000 euros.

¿Serías capaz incluso de coleccionar productos que no funcionan?

Sí, tengo algunos. Evidentemente los debo conseguir a un precio mucho menor que uno que sí pueda funcionar con normalidad. De hecho, la consola ‘Programmable TV Game’ que mencioné antes tiene cerca de 40 años y no funciona, pero claro, fue una ganga, 5 euros en este caso, y con ello me aseguro el tenerla e incluso el intentar arreglarla en un futuro si es posible.

Coleccionismo de juegos y consolas

Si las consolas o juegos sufren desperfectos, ¿tienes capacidad o posibilidad de repararlos?

Yo personalmente cuento con conocimientos bastantes básicos a la hora de reparar, de lo único que me veo capaz es de reparar cosas sencillas como mandos o baterías. Normalmente suelo conservar periféricos rotos por si en un futuro puedo utilizar alguna pieza. Sé cómo se reparan las consolas porque, por suerte, en YouTube hay posibilidad de encontrar muchos tutoriales para ello, y bueno, yo tengo amigos que son técnicos y tienen los conocimientos electrónicos necesarios para poder reparar consolas. Actualmente aún se pueden encontrar repuestos para consolas que se lanzaron hace más 20 años, es decir, desde PlayStation en adelante. Si compras una consola más antigua y está rota te expones a que solo pueda usarse para reutilizar piezas.

Por cierto, ¿coleccionas consolas actuales?

Pues la anterior generación de consolas la tengo completa, es decir: Wii, Xbox 360 y PlayStation 3. La actual: Wii U, Xbox ONE y PlayStation 4 la verdad es que, de momento, no me llama mucho la atención al no tener demasiadas exclusivas o juegos realmente interesantes y al tener precios de venta muy elevados.

Coleccionismo de juegos y consolas

¿Qué motivos te llevan a coleccionar consolas y juegos “retro” frente a plataformas actuales, además del económico?

Como decía antes, es un tema de nostalgia, pero también incluso una cuestión de ahorro de tiempo. Con nuestras vidas actuales tan ajetreadas (ya no somos niños) el poder echar una partida rápida a tu juego favorito es mucho más asequible en consolas antiguas. Ten en cuenta que los juegos de consolas de 8 o 16 bits apenas alcanzaban la hora de duración, y los actuales suelen necesitar horas y horas para poder completarse. También considero que la mayoría de juegos actuales están mucho menos elaborados, en cuanto a historias, que los clásicos.

Para terminar, ¿podrías atreverte a predecir cuál es el futuro de las consolas, al menos para ti?

Claramente todo pasa por Internet. El futuro, muy a mi pesar, será tener un catálogo de juegos en un sistema que te permita conectarte a red y jugar, sin mucho material físico (cartuchos, discos, etc). Así es como funciona Steam actualmente. Yo me imagino que lanzarán ediciones especiales en formato físico de juegos muy concretos aunque sea a modo coleccionista, ya que algunos títulos se venden “como churros” en formato físico, ya sea por su fama en la industria o por la de sus creadores (me viene a la mente Hideo Kojima, el creador de la saga Metal Gear Solid). Irónicamente, las consolas actuales como PlayStation 4 están comenzando a lanzar en sus catálogos digitales algunos juegos “retro”, como es el caso de ‘Grim Fandango’. Aún así no me gustan las plataformas digitales, como te podrás imaginar.

Etiquetas: