¿El futuro será esto? 5 momentos en los que el cine superó a la tecnología

ciencia ficción Star_Trek_USS_Eenterprise

El cine nos ofrece futuros alternativos, historias distópicas en las que un pequeño cambio origina toda una cascada de eventos y nuevos inventos que nos fascinan y abren la puerta a historias fantásticas e irrepetibles. Viajes intergalácticos, en el tiempo, gadgets imposibles y creación a la carta de seres vivos, entre otras muchas cosas. Todo aquello que podamos imaginar es lo que nos prometen los futuros de película, con el único inconveniente de que no siempre son asequibles.

A veces la fascinación nos empuja a conseguir replicar a tiempo, el año en que nos marca el cine, algunos aspectos de ese futuro, pero excepto que seamos Isaac Asimov, que era un visionario para este tipo de cosas, es muy complicado saber qué sucederá en el futuro y si podremos llegar a ver algunas de las tecnologías del cine de ciencia ficción nos promete.

Blade Runner

Blade Runner está ambientada en 2019 en la ciudad de Los Angeles, aunque si habéis paseado por las calles de Tokyo reconoceréis gran parte del aire que se respira en la película.

Una de las cosas que más sorprenden en Blade Runner es la habilidad de crear seres manipulados genéticamente. Los más habituales son los Replicantes, humanos adultos con una vida útil de cuatro años para evitar que generen sus propias respuestas emocionales, pero en la película se pueden ver seres de todo tipo, incluso de contrabando.

Regreso al futuro

Probablemente el de Regreso al Futuro sea uno de los futuros que más nos ha fascinado durante los últimos años. Tiene esos pequeños detalles que consiguen que pensemos que son factibles pero a la vez fascinantes. Es más, hay gente dedicándose a desarrollar productos similares.

Hace unos meses salió al mercado un prototipo de Hoverboard que, aunque todavía es muy limitado, ya permite ir en monopatín levitando, y Nike ha anunciado que este año podremos comprar las Air Mag, las zapatillas autoajustables que aparecen en la película. Lamentablemente, si tienes un Delorean, por más que lo tunees nunca te llevará al futuro, ni al pasado, eso sí, seguirá siendo uno de los coches más míticos de la historia del cine.

Star Trek

Si nos vamos al siglo XXIII, Star Trek nos fascinará con viajes intergalácticos y miles de gadgets que desearíamos tener ya. El teletransporte es uno de los más útiles y ansiados por la sociedad, pero como los físicos nos aseguran que se trata de algo que a priori nunca podremos hacer con humanos, nos decantaremos por el Replicador, un aparato capaz de crear cualquier cosa de cero, como si de una impresora 3D avanzada se tratara. Lo mejor es que se le puede pedir cualquier plato y lo sirve al instante, así cualquiera puede comer a diario como si le cocinara un gran chef. De existir las cocinas y todos sus aparatos desaparecían de las casas ya que sería lo único que necesitaríamos para conseguir alimentarnos a diario con platos exquisitos..

Matrix

El mundo que nos propone Matrix es fascinante por si sólo. La posibilidad de vivir engañados en una realidad alternativa quedó grabada en nuestras mentes después de ver la película y desde entonces muchos otros relatos hacen referencia a situaciones similares.

Pero esa era la parte nefasta de la historia en Matrix, lo que todos envidiamos es la posibilidad de aprender cualquier cosa en un instante conectando nuestro cerebro a un simple programa informático. Si esto pudiera hacerse realidad personalmente ampliaría mis conocimientos en idiomas, física, medicina…

Desafío Total

Según Desafío Total, en 2084 ya podremos viajar a la colonia terrestre en Marte para hacer turismo, pero lo podremos hacer en la realidad o con memorias implantadas, una forma más barata de cumplir tus sueños.

Aunque probablemente lo que más nos impactó al ver por primera vez la película, más allá de las mutaciones causadas por la radiación en Marte, fue el disfraz de señora de Arnold Schwarzenegger. Una máscara que se integre con tu propia cara con esa precisión puede ser el sueño de cualquiera en carnaval, o incluso para actores o para evitar ciertas operaciones de cirugía estética.

Etiquetas: