El futuro ya está en la universidad. Así se han adaptado a la tecnología los mejores centros

universidad tecnología

La llegada de la tecnología al ámbito universitario ha supuesto una revolución en el mundo de la educación. Si hasta hace apenas unos pocos años podríamos decir que una de las profesiones que menos había cambiado era la del docente, que seguía apegado a su vieja pizarra y la tiza, la evolución ha sido realmente rápida desde principio de siglo hasta ahora. Internet es parte de esta revolución y hoy vamos a ver cómo utilizan la tecnología los mejores centros universitarios.

Y es un sector que está en plena expansión como demuestra el interés suscitado por las startups que buscan en el sector educativo su oportunidad de negocio reinventando y mejorando la educación con las posibilidades que nos ofrece la tecnología. Hay grandes empresas que están apostando fuerte en este campo, tanto en inversión como en innovación.

Las plataformas LMS, la clave para la mejora educativa con el uso de la tecnología

Del Libro de texto al LMS

Uno de los problemas históricos de la universidad, por lo menos en el ámbito público, ha sido la masificación y el número de alumnos por clase o profesor. Esto hacía que la comunicación entre alumnos y docentes o con la facultad fuera poco fluida. Sin embargo con el uso de los LMS (Learning Managament System) esto ha cambiado de forma radical. La universidad como institución, o también la facultad, hoy en día tienen un LMS con el que facilitan la comunicación con los usuarios.

A través de ellos se pueden realizar comunicaciones masivas a todos los usuarios, intercambiar y poner a disposición materiales para los alumnos por parte de profesores o tutores, administrar cursos, desarrollar itinerarios de aprendizaje, de forma que la educación es mucho más personalizada y efectiva. Estos gestores online permiten crear una agenda con fechas límite para que los alumnos universitarios no se dejen llevar en su ritmo de estudio.

Pero sobre todo es un área de intercambio de información, entre profesores y alumnos, donde en muchas ocasiones son los alumnos los encargados de recopilar los contenidos de utilidad para una asignatura y en clase se realiza la curación de dichos contenidos, de manera que se seleccionan los mejores que quedan a disposición de todo el mundo para su consulta. También se pueden crear pruebas de evaluación para realizar online o grupos de colaboración ejercicios para hacer online, etc. El límite los ponen más profesores y alumnos con su capacidad de trabajo que la propia herramienta.

Entre los principales LMS que utilizan las universidades más prestigiosas destaca por encima de todos Moodle, elegido por la mayoría de las instituciones de diferentes países. No sólo supone una forma de comunicación, sino también el paso del libro de texto, del manual de la asignatura a un contenido que cambia y se actualiza cada curso, donde todos pueden aportar. También supone un salto cualitativo a la hora de poner a disposición materiales por parte del profesor. Donde antes se dejaban copias para recoger en la sala de reprografía, ahora se dejan archivos accesibles siempre online.

Claroline es otra de las plataformas LMS muy popular, sin alcanzar las cuotas de Moodle. Como ésta, también es de código libre por lo que la universidad puede implementarla sin ningún inconveniente. En España su principal promotor es la Universidad de Vigo, que se encuentra entre los cinco promotores del Consorcio Claroline para su expansión.

Pero si hay una universidad que ha apostado de forma decidida por la tecnología esta no es otra que la UNED, Universidad de Educación a Distancia. Por su propia estructura descentralizada, los contenidos que antes ofrecía para los alumnos a través de televisión o radio, ahora se ofrecen a través del Aula Virtual UNED. Lo mismo con las comunicaciones que antes eran telefónicas o por correo electrónico, hoy en día tenemos un hilo mucho más directo entre profesores y alumnos gracias a esta plataforma. Gracias a ello tenemos un vínculo más cercano entre alumnos y docentes que facilita el éxito de los primeros en el aprendizaje de los contenidos.

Por último el proyecto Sakai pretende ir un paso más allá de los LMS y ofrece una plataforma más completa para apoyar el aprendizaje y la gestión educativa de los alumnos en la universidad. El proyecto trata de reunir todas las herramientas necesarias para organizar la gestión educativa del curso. Va un paso más allá de Moodle y es la competencia dentro del sector de código libre de opciones privativas como BlackBoard. No sólo se trata de plataformas de e-learning, sino también son conocidas como b-learning o semipresenciales.

BlackBoard, una de las plataformas LMS más populares

BlackBoard es la principal iniciativa privada en el mundo de la enseñanza. Está introduciendo mejoras de forma constante y ofrece soluciones para la gestión universitaria que van más allá de la educación, desde cuestiones que tienen que ver con el pago de las matrículas y temas administrativos a notificaciones masivas a los estudiantes o mejoras en la seguridad y los accesos a la plataforma.

Para los docentes ofrece un entorno muy flexible para crear espacios de intercambio y debate con los estudiantes lo que permite que las clases se enriquezcan y se vuelvan mucho más dinámicas. Esta plataforma se suele utilizar más por instituciones privadas que las públicas, que por cuestiones de coste y también de administración prefieren plataformas de código abierto.

Dentro del ranking de las mejores universidades de Estados Unidos todas incorporan este tipo de plataformas como herramienta vehicular para la enseñanza. Luego ya depende de los profesores y los alumnos, del uso que le den, el interés que pongan y si deciden recorrer juntos o no los contenidos que les permitirán superar con éxito la asignatura.

Luego a nivel de alumnos ya hemos comentado algunas de las apps que son más populares y están contribuyendo a complementar las principales plataformas con las que trabaja la universidad.

Imagen | tpsdave | kshelton |

Etiquetas: