El ocio online es igual o mejor que el offline

ocioonline

Las oportunidades de ocio que representa estar conectados a internet abren todo un mundo de posibilidades para disfrutar en nuestro hogar o en cualquier lugar donde tengamos una conexión a la red. Y es que el ocio online es igual o mejor que el offline, ya que en muchos aspectos representa una ventaja comparativa importante sobre el modelo tradicional.

También implica un cambio de modelo de consumo de contenidos, ya que en muchos casos hemos pasado de poseer algo físico a tener una suscripción o poder disfrutar de nuestra música que está en la nube, sin necesidad de que nuestras estanterías de casa repletas de DVD, algo que sin duda vas a agradecer si tienes poco espacio en tu piso o cuando te toca mover todo para pintar o hacer una mudanza. Así también podemos reducir el gran estrés que nos generan estos cambios en nuestra vida…

Algunos sectores donde el ocio online es mejor que el offline

musica-offline

Podríamos decir, sin mucho margen de error, que la música es uno de los sectores de ocio que ha marcado este cambio de tendencia. Es más fácil tener toda tu música en iTunes o estar suscrito a un servicio como Spotify que almacenar, incluso aunque sea de forma digital, toda nuestra música que luego tenemos que clasificar, etiquetar, renombrar, etc. Y procurar que nuestro reproductor no decida por su cuenta introducir meta-etiquetas que lo cambien todo sin preguntar antes.

Por eso la música es un sector en el que el usuario se ha dado cuenta que es más cómodo tener todo online para disfrutar de su ocio que offline y almacenado en local. Tanto es así que esta industria ya obtiene más ingresos por el streaming que por la venta directa, incluso en formato digital.

En el caso del vídeo ocurre un poco lo mismo, ya sea con series o películas. No tiene demasiado sentido almacenar por nuestra cuenta, adquirir discos duros externos para no quedarnos sin espacio para guardarlo todo. ¿Cuántas veces volvemos a ver una película que ya hemos visto? ¿Tiene sentido almacenarla por si un día queremos volver a verla? Si tenemos acceso a cualquier servicio de streamming donde sabemos que está a un clic, es mucho más cómodo para nosotros.

música

Aquí tenemos una gran ventaja en el mundo online si nos gusta el cine en versión original, ya que muchos servicios de vídeo nos permitirán elegir la visualización en diferentes idiomas o subtítulos, algo que también nos puede ayudar si, por ejemplo, lo que queremos es mejorar o practicar algún idioma mientras disfrutamos del cine. Y esto, aunque posible, no es tan habitual en el mundo offline o en las ciudades más pequeñas, donde no hay salas que hagan este tipo de proyecciones.

Lo cierto es que en ambos casos, música y vídeo, tenemos modelos mixtos, es decir, servicios online que nos permiten descargar en local, de manera que si no tenemos en algún momento conexión a Internet, podamos escuchar nuestra música o ver una película sin mayores inconvenientes. Hoy por hoy en este sector esta combinación online-offline es casi perfecta.

Por lo que se refiere a los hábitos de lectura, el mundo digital ha cambiado ligeramente los hábitos. Aquí yo diferenciaría al lector habitual, que lee novelas o libros de forma constante, donde el libro electrónico es su dispositivo, pero en muchos casos sin abandonar el papel. El eBook es más cómodo, pesa menos y resulta el mejor dispositivo para leer tanto online como offline. En este caso, la tinta electrónica es mucho mejor para la vista que las pantallas retroiluminadas.

Para aquellos lectores ocasionales, que no van a comprar un ebook y utilizan tanto su tablet como su smartphone, la lectura online tiene una serie de ventajas interesantes. Una de ellas es la posibilidad de sincronizar lo que estamos leyendo si pasamos entre distintos dispositivos. Por ejemplo, leer en la tablet, en el smartphone o incluso en un eBook el mismo texto, sincronizando la página, notas o subrayados que hemos hecho en los textos.

Las aficiones y el deporte también se disfrutan online

runtastic

Pero también con nuestras aficiones y hobbies tenemos en internet un mundo lleno de posibilidades, donde el mundo offline se ha quedado totalmente desfasado. No es lo mismo hacer un receta de cocina buscando en nuestro recetario, en los fascículos que compramos en septiembre y abandonamos tres o cuatro semanas después, que entrar en YouTube y ver cómo alguien nos enseña a hacerlo paso a paso.

Lo mismo con cualquier otro tipo de afición que podamos tener, donde antes muchas veces te podías sentir solo o desorientado si querías aprender a hacer algo, hoy en día tenemos infinidad de tutoriales y páginas especializadas que nos serán de gran ayuda. Internet facilita la creación de comunidades de usuarios que tienen aficiones muy diversas, de manera que lo que antes podría ser más complicado de encontrar en tu ciudad ahora no tenemos ningún inconveniente para encontrarlo gracias a la conexión a la red.

Pero incluso en actividades que hacemos offline, como el deporte, vemos que es muy habitual que disfrutemos más si además de practicarlo podemos compartirlo con los demás, cuantificándolo con aplicaciones disponibles en nuestro smartphone, que nos ayudan a disfrutar mucho más de nuestra actividad física gracias a una conexión de datos.

El directo y la gran pantalla, allí donde es más complicado reproducir la experiencia en casa

cine

Sigue habiendo muchos aspectos donde el mundo online todavía no ha logrado alcanzar al offline. Un ejemplo es un concierto de música en directo, donde mezclarse con el público, corear las canciones con ellos es parte de la experiencia. El mundo online muchas veces nos ha permitido disfrutar de conciertos que se celebraban en otras partes del mundo, algo que es una gran oportunidad, pero que no se compara con estar entre el público en ese momento.

Lo mismo podríamos decir del cine en gran pantalla, aunque en este caso tiene también su aspecto negativo, compartir sala con otros espectadores que muchas veces no son tan respetuosos como debieran para guardar silencio durante la película o dejar los móviles quietos por un par de horas. En casa y con servicios de streaming podemos lograr una experiencia que se puede aproximar mucho, aunque no consigamos reproducir la experiencia que nos ofrecen los equipos profesionales de proyección y sonido de una sala comercial.

Por último, no me gustaría dejar de mencionar un sector cultural como el de los museos, ya que para nuestro ocio online nos va a permitir realizar visitas virtuales a grandes museos del mundo. No se puede comparar a la contemplación directa, pero nos abre todo un mundo de posibilidades que de otra forma no podríamos disfrutar.

Imágenes | Pexels | markusspiske | Cam Evans | DasWortgewand

Etiquetas: