El proyector móvil se comió a la pantalla

proyector-television

Los televisores de pantalla plana han supuesto un cambio en muchos hogares. No sólo porque han crecido en el tamaño de su diagonal a medida que disminuía su anchura, sino que también nos han permitido configurar el espacio de nuestro salón de forma diferente, al no tener que plantear el espacio en función de dónde ubicar un televisor de gran tamaño. Sin embargo tenemos otras opciones para disfrutar de nuestro ocio gracias a los proyectores móviles que podemos situar en cualquier lugar y que incluso, nos pueden llevar a prescindir de nuestras televisiones.

Lo cierto es que un proyector hasta hace muy poco tiempo era un recurso que utilizaban sobre todo los cinéfilos que querían montarse un “minicine” en casa. De esta forma tenían una pantalla de gran formato en la que podían ver sus películas favoritas, un entorno muy parecido al que podemos disfrutar en las salas comerciales. Si además lo acompañamos de un buen sistema de sonido, la experiencia realmente merece la pena.

Disfrutando de tus contenidos a gran tamaño en cualquier momento

proyector

Pero esto planteaba un inconveniente con la infraestructura que necesitábamos montar para utilizar nuestros proyectores. Buscar un enchufe, conectar un portátil o un disco duro externo, etc. Todo esto se simplifica mucho con los proyectores integrados en la tablet, como vimos en el Lenovo Yoga 2 Pro o también con los proyectores portátiles que podemos encontrar hoy en día.

Con el picoproyector integrado en la tablet podemos tener una pantalla de 55″ y aprovechar para reproducir cualquier tipo de contenido, algo que es muy útil cuando vamos a ver una película varias personas, queremos ver las fotos que tenemos almacenadas en Facebook, etc. Nos montamos nuestro tabletcine en una pantalla grande, sólo tenemos que preocuparnos de ver en qué pared de la habitación lo proyectamos.

En los pisos o apartamentos más pequeños, donde no sobra precisamente espacio libre en la pared, tiene fácil solución, ya que podemos utilizar el techo para proyectar nuestra imagen fácilmente, y sacar el máximo partido a nuestro tamaño de pantalla. Precisamente en estos pisos más pequeños, donde no pensarías en poner un televisor de grandes dimensiones, es donde estos proyectores son más versátiles y nos ofrecen mejores soluciones.

proyector portátil

En el caso de los proyectores portátiles, la diagonal de pantalla que pueden generar es de 110″, algo impensable para un televisor convencional en la mayoría de los hogares. Además va equipado con altavoces, para que la reproducción de tu película o serie favorita no necesite nada más que una pared libre donde visualizarla.

A esto tenemos que sumarle las posibilidades de conexión con nuestro smartphone, al que podemos pasar los contenidos a través de Miracast, pero que también nos ofrece la posibilidad de reproducir los archivos a través de una tarjeta de memoria microSD, por lo que las facilidades para reproducir archivos son máximas. De esta forma se convierte en una segunda pantalla para tu teléfono de 110″.

Además disponen de batería interna, que nos da una autonomía de dos horas y media, por lo que ni siquiera necesitaremos un enchufe para ver nuestros contenidos. Esto nos ofrece una gran libertad para situar el proyector móvil donde más nos interese para aprovechar la pantalla, ya que su lente rota hasta 90º, siendo muy sencillo encontrar el ángulo para la mejor visualización.

¿Un salón sin televisión? Perspectivas de un futuro posible

Aprovechando cualquier pared para proyectar

Quizás esta es la pregunta que muchos puedan hacerse. Lo cierto es que con la llegada de la televisión online, donde la mayoría de los canales nos ofrecen sus programas en directo a través de sus aplicaciones para smartphones o su página web, la necesidad de tener un televisor cada vez es menor. Cierto que hay determinados contenidos que no emiten a través de internet, pero aquí ya depende un poco de los gustos de cada uno.

A esto se le suma el hecho de la necesidad de realizar una inversión importante en un televisor de gran pantalla para disfrutar de tus contenidos. Aquí podemos tener dos escenarios posibles. Por un lado las personas que tienen el televisor encendido de forma constante siempre que están en casa y aquellos para los que la televisión es más una opción de ocio como cualquier otra.

Para el primer caso quizás se puede plantear un televisor de tamaño más modesto, más económico y para los programas de entretenimiento, noticias, etc. Después podemos aprovechar los proyectores móviles y la gran pantalla que nos ofrecen para películas, series, deportes o cualquier contenidos que nos gusta más ver en gran tamaño.

En el segundo caso, los usuarios ocasionales de televisión sí se podrían plantear el debate de un salón sin televisión, donde para el uso más esporádico, con menos horas de visualización, siempre tenemos los contenidos en nuestro smartphone o nuestra tablet que podemos visualizar en la pared. La ventaja es que no vamos a necesitar tener varias televisiones, ya que el proyector se mueve con nosotros de una habitación a otra.

No sólo para el ocio, también para nuestro trabajo

presentación de trabajo

Por último un aspecto de estos proyectores móviles que no deberíamos pasar por alto es su utilidad en entornos laborales. Las presentaciones, reuniones en las que tenemos que ilustrar algo de lo que se está contando con imágenes, vídeos, etc. siempre ha sido muy útil contar con un proyector. Pero lo cierto es que la infraestructura muchas veces no nos acompaña.

No es la primera vez que tenemos una presentación perfectamente preparada, llegamos al lugar de la celebración y nos damos cuenta que el proyector tiene conexión VGA, mientras que tu portátil sólo dispone de HDMI. Lo mismo en lo que respecta a enfoque, sonido, posibilidades de control o de movernos por la sala durante la presentación, etc. Todo esto lo tenemos resuelto con los proyectores móviles, donde como hemos visto, ni siquiera necesitaremos de un enchufe.

Esto nos permite realizar nuestra presentación o nuestra reunión, con total tranquilidad de no tener que preocuparnos por la infraestructura de apoyo, ya que el proyector viene con nosotros en el bolsillo. Lo único que nos debe preocupar es como transmitir el mensaje para que llegue a nuestro auditorio, no los medios a través de los cuales va a llegar. Este control de cómo vamos a realizar la presentación ofrece mucha tranquilidad al ponente y ayuda a reforzar su confianza para que todo salga como estaba planificado.

Imagen | Geronimo De Francesco | RedEmprendia

Etiquetas: