Estos 13 inventos eran la tecnología más innovadora en el siglo XIII

tecnologia-siglo-xiii

Los últimos siglos de la Europa medieval experimentaron un brusco cambio en el número de inventos, tecnologías innovaciones que propiciaron un salto hacia la Edad Moderna, en 1492, con el descubrimiento de América. Con todo, la mayoría de estos desarrollos eran importanciones de otros países, como China o la India, a través de las redes comerciales. Es el caso de la pólvora, que había sido usada por los chinos mucho antes que los europeos.

Así pues, estas tecnologías medievales no fueron tan importantes por su hallazgo como por su uso, su refinamiento y su aplicación al poder económico. En el caso de la pólvora, fueron los europeos los que la desarrollaron para su uso militar. A continuación, vamos a explorar algunos de los ejemplos más innovadores de la época.

1. El astrolabio

sextant-151885_960_720

El astrolabio permitió el control económico y militar de todos mares. Basicamente, el astrolabio permite determinar la posición y altura de las estrellas sobre la bóveda celeste: se apunta hacia la estrella elegida, y una escala graduada nos informa de los grados. En realidad, no se sabe bien quién fue el inventor original. A Europa llega en el siglo XII a través de la España musulmana.

2. El papel

notes-514998_960_720

Si bien fue inventado en China, llegó a Europa hacia el siglo XIII, donde se mecanizó su proceso de fabricación. Hasta entonces, para escribir se había usado pergamino, que eran pieles de cabra o carnero curtidas. El proceso de fabricación de pergamino era muy costoso, y por ello se solían borrar los textos escritos, escribiendo de nuevo encima, para reaprovechar los pergaminos.

La elaboración de papel se extendió a Francia, que lo producía utilizando lino desde el siglo XII. Con la aparición de la imprenta por Gutemberg, la fabricación de papel prosperó rápidamente.

3. Las gafas

eyeglass-283761_960_720

Las lentes convexas, para ver de cerca, fueron una innovación europea del siglo XII en Venecia, Italia. Las lentes cóncavas no fueron desarrolladas antes del siglo XV. Las primeras lentes proceden de Mesopotamia y Creta (3000 a.C.), pero su fin era encender fuego (como lupa). Las primeras gafas, pues, eran una simples lupas que se colocaban sobre la lectura, permitiendo ver las letras más grandes. Después se les agregó un mango, para facilitar su uso, y finalmente fueron concebidas como las conocemos hoy en día.

4. El Espejo

mirroring-711926_960_720

Pocos años antes de que empezara el siglo XIII, aparecía la primera referencia a un espejo de “vidrio” por parte de Alexander Neckham, un filósofo y enciclopedista religioso Inglés erudito, profesor, teólogo y abad de Cirencester. El espejo, como mueble de habitación, empieza con el siglo XVI, aunque previamente encontramos algunos casos singulares en los que ya se usaban. Se elaboraban siempre con metal bruñido, generalmente cobre, plata o bronce, a este proceso se le conoce como plateo.

5. El reloj mecánico

clock-976234_960_720

Los relojes accionados por pesos fueron principalmente utilizados en relojes de torres de los ayuntamientos en el siglo XIII, y constituyeron una innovación europea. Solo se usaban en ayuntamientos, catedrales e iglesias precisamente porque tenían un tamaño enorme. Muchos relojes tocaban las horas en una campana, y estos primeros relojes sólo tenían la manecilla de las horas, ya que los relojes mecánicos no eran lo sufientemente precisos como para poder llegar a medir los minutos.

6. El botón

pocket-932843_960_720

Aunque pudiera ser un invento irrelevante por su tamaño y su simplicidad, lo cierto es que la aparición de los botones con ojales para ajustar o cerrar una vestimenta permitieron abaratar y mejorar las prendas. Su primera fabricación en serie tuvo lugar en Alemania. Si bien en yacimientos europeos se han encontrado botones de marfil y hueso, en ninguno de estos casos eran utilizados para abrochar las prendas.

Con todo, durante la Edad Media se hacían de cuerno o de cristal y solamente la gente que poseía riquezas podía darse el lujo de llevarlos.

7. La rueca

spinning-wheel-1126016_960_720

Máquina de hilar o rueca fue traída a Europa probablemente desde la India. Consiste en un bastón, generalmente de caña, terminado por una cabeza donde se enrolla la rama de fibra que se quiere hilar, que incorpora una rueda, un pedal o manivela.

Los orígenes de la rueca, desarrollada en la India alrededor del año 500 a. C, acabó dando así origen a la rueca clásica, que acompañó las actividades de manufactura doméstica para el procesamiento de diversos tipos de fibras naturales.

8. El reloj de arena

still-life-836776_960_720

No se conoce cómo llegó a Europa el reloj de arena, pero la evidencia más antigua es una representación de 1338 del fresco Alegoría del Buen Gobierno de Ambrogio Lorenzetti. Razonablemente confiable, barato y preciso para medir el tiempo, el reloj de arena presentaba así muchas ventajas sobre el antiguo reloj de agua o clepsidra: el flujo de arena es independiente de la profundidad de arena en el recipiente superior, además el instrumento no sufre posibilidad de congelación.

Los relojes de arena eran muy populares en los buques, siendo la medición más fiable del tiempo en el mar, pues las antiguas clepsidras perturbaban sus medicios debido al oleaje.

9. La pólvora

gunpowder-347640_960_720

La pólvora fue inventada en China cuando los taoístas intentaban crear una poción para la inmortalidad, y más tarde la usaron para los fuegos artificiales, no para la guerra: si bien las usaron para algunas armas, no las concibieron como los europeos. La primera mención expresa acerca de la composición de la pólvora en Europa apareció en 1216 en Oxford, dentro la obra de Roger Bacon De nullitate magiæ. Más tarde, en su Opus Maior de 1248, describe una fórmula de uso militar:

Podemos, con sal de nitro y otras sustancias, confeccionar artificialmente un fuego que se puede lanzar a grandes distancias […] Utilizando tan sólo una pequeña cantidad de este material puede crearse mucha luz acompañada de un terrible estruendo. En él es posible destruir un pueblo o un ejército […] Para producir estos relámpagos y truenos artificiales se necesita sal de nitro, azufre y Luru Vopo Vir Can Utriet.

10. El cañón

wartburg-castle-1033899_960_720

Los primeros cañones de hierro y bronce se hicieron en China. Su primer uso en Europa fue en el asedio a la ciudad francesa de Metz en 1324. Después se ocuparon en los grandes barcos. Los primeros cañones eran simples tubos provistos de un orificio situado en la culata, por el que se encendía la carga, por ello la palabra francesa antigua “cannon” deriva del italiano antiguo “cannone”, que a su vez proviene del latín “canna” (un tubo). Hacia finales de la Edad Media, el desarrollo del cañón hizo que muchos castillos considerados inexpugnables se vieran amenazados por el fuego de la artillería.

11. El arma de fuego

revolver-258956_960_720

Berthold Schwarz, un monje alemán, a comienzos del siglo XIV, puede haber sido el primero en emplear pólvora para impulsar un proyectil. Más tarde llegaron los cañones, y finalmente las armas de fuego. La primera referencia de estas armas en Europa se encuentra en una orden del Ayuntamiento de Florencia, para fundir balas de hierro para armas cortas.

12. El molino de agua

800px-Tuebingen-gerstenmuehle

Junto la adopción de la pólvora, la invención de los molinos de viento horizontales, las gafas, y los relojes mecánicos, los molinos de agua fueron una de las grandes innovaciones de esta época, pues constituye la estructura más antigua conocida de aprovechar la energía cinética de las aguas de los ríos y arroyos.

En la época medieval, los campesinos estaban obligados a acudir al molino del señor y a pagar una determinada cantidad de grano o harina, llamada “moltura” en algunos lugares, y que más tarde en Castilla y León tomará el nombre de “maquila”.

13. La imprenta

printing-1032552_960_720

El invento más importante probablemente fue la imprenta, que fue también el que acabó con la Edad Media y dio inicio a la Edad Moderna, pues se produjo a la vez que se descubría América. La invención de la imprenta por parte de Johannes Gutenberg permitió distribuir el conocimiento a una población más amplia.

En 1455, Gutenberg imprimió la Biblia a dos columnas y en dos volúmenes. Y el número de libros producidos en los cincuenta años siguientes a la invención de Gutenberg igualó la producción de los escribas europeos durante los mil años precedentes. Tal y como señala Nicholas Carr en Superficiales:

A finales del siglo XV, cerca de 250 ciudades europeas tenían imprenta, y unos 12 millones de volúmenes ya habían salido de sus prensas. En el siglo XVI la tecnología de Gutenberg saltó de Europa a Asia por Oriente Próximo; y también a las Américas, en 1539, cuando los españoles fundaron una prensa en la Ciudad de México. (…) Aunque a la mayoría de los impresores les movía el ánimo de lucro fácil, su distribución de los textos más antiguos ayudó a dar profundidad intelectual y continuidad histórica a la nueva cultura centrada en el libro.

Imágenes | Pixabay | Wikipedia

Etiquetas: