La F1 ha podido cambiar parte de la sociedad y aún así se desconoce

La Fórmula 1 es deporte, pero también tecnología e innovación. Los presupuestos que se manejan en estos circuitos tienen, como se suele decir, muchas cifras y ceros, pero más allá de la emoción de las vueltas y de las carreras, la F1 es un campo de avances tecnológicos que tiene un efecto de goteo en nuestra vida cotidiana.

De hecho, esta competición es una potencia masiva de investigación y desarrollo y muchas de las tecnologías que han salido de dentro de las paredes cerradas de las fábricas del equipo de F1 acaban trasladándose a otras industrias, haciendo nuestras vidas más simples, seguras y eficientes.

Más allá de los avances propios en la industria del motor, como los neumáticos, el KERS (Sistema de Recuperación de Energía Cinética), motores y economía de combustible, otros campos como el uso de fibra de carbono o el empleo de los datos y la telemetría en tiempo real están cambiando el mundo en que vivimos, desde los hospitales infantiles a la tecnología de perforación en las profundidades de la tierra.

El material del que estás hecho

Uno de los principales avances en la tecnología que la Fórmula 1 ha inspirado es el uso regular de fibra de carbono, reconocida por su relación fuerza-peso.

La fibra de carbono tiene una gama de ventajas para nuestros vehículos, ya que es fuerte, pero extremadamente ligera, lo que a su vez mejora el rendimiento, la rigidez, la eficiencia del combustible y la longevidad.

Además, quizá nos sorprenderíamos si supiéramos la cantidad de I+D invertido en aceites y combustibles, tanto en combustibles sintéticos como en reducir los residuos y emisiones de combustible. De igual forma, los neumáticos es otra de las áreas en las que las innovaciones de la Fórmula 1 acaban teniendo un fiel reflejo en nuestro día a día.

De hecho, el diseño del neumático que se emplea F1 ha ayudado a la fabricación de botas antideslizantes increíblemente eficaces.

Así, los fabricantes de este calzado han visto en el diseño de las líneas de drenaje un buen sistema para incluir en la suela de sus productos. Además, los intentos de reducir la cantidad de caucho en contacto con la pista han llevado al diseño de líneas de pesca con una sección transversal en forma de estrella en las botas. Esto permite reducir la resistencia de las guías del poste de pesca y permiten que los pescadores puedan “arriesgar” más en su tarea sin poner en riesgo su seguridad.

Incubadoras de fibra de carbono

Hablando de materiales y de fibra de carbono, cabe resaltar que hay una incubadora fabricada con este material que permite el transporte de recién nacidos enfermos al hospital de una manera cálida y segura.

Gracias al empleo de este material, el capazo en el que va el neonato es aún más resistente y ligero. Anteriormente los doctores usaban una incubadora de metal, que era mucho más pesada y que necesitaba varias personas para llevarla. Por lo general, se necesitaba que una ambulancia transportara la incubadora.

Babypod II está inspirado en una cabina de F1, que es a la vez sólida e impactante. Al ser ligera, la incubadora de nueva generación puede ser llevada por una sola persona. Además, necesita menos oxígeno para llenarla que una incubadora habitual.

La fibra de carbono también está detrás del producto más famoso de McLaren (más allá de sus coches de carretera): la bicicleta de carreras ultraligera Venge.

Desarrollada junto a la empresa de ciclismo estadounidense Specialized, se dice que es la bicicleta de carreras de carretera más rápida del mundo.

Un hospital de competición

No todas las innovaciones trasladadas desde los circuitos a la vida real tienen que ver con tecnologías tangibles.

Por ejemplo, los médicos del Great Ormond Street Hospital de Londres se pusieron en contacto con los equipos de Ferrari y McLaren con la esperanza de aprender de la organización apretada de sus equipos de pit lane.

En un análisis de vídeo de la transferencia del quirófano a la unidad de cuidados intensivos, los equipos trabajaron con los médicos para hacer el proceso más eficiente y menos propenso a errores.

Los médicos creían que estaban haciendo todo lo mejor posible, pero viéndolo con los equipos de la Fórmula 1, los expertos en estos rápidos cambios se dieron cuenta de que sus rutinas podían mejorarse, para evitar que pequeños errores se convirtieran en problemas más grandes.

Al trabajar con los equipos de F1, lograron reducir los errores técnicos y los errores de comunicación de información en un 40%, por lo que los expertos del hospital han cambiado completamente su proceso, que está ahora mucho más simplificado.

El poder de la telemetría

En épocas de Big Data, quizá la F1 ha sido la industria que más y mejor ha sabido explotar el valor de los datos. No en vano, una fracción de segundo puede ser la diferencia entre el triunfo o el desastre en estas carreras.

El análisis de todos estos datos en tiempo real permite a los equipos tomar decisiones en la estrategia, el estilo de conducción y (si es necesario) reparaciones remotas y adaptaciones del coche.

El análisis de la telemetría ha sido llevado también a otros deportes de competición y está incluso superando esta barrera para adentrarse en otros campos. Fútbol, rugby o los Juegos Olímpicos son algunos deportes donde se han interesado por la aplicación de estas tecnologías y herramientas.

De nuevo, el campo de la medicina está sacando partido de esta innovación. Algunas escuderías están hablando con los hospitales infantiles sobre la unidad de pediatría, para gracias a la telemetría poder conocer el estado real de los niños muy enfermos. De esta forma, los médicos puedan saber inmediatamente lo que está pasando dentro de los primeros dos o tres minutos de intervención de un menor.

También se está utilizando la telemetría en pacientes sometidos a un programa de pérdida de peso. Estos pacientes tenían sensores médicos conectados y se transmitía los datos a los médicos. De esta forma, las personas sentían que tenían su médico de cabecera con ellos, en su bolsillo, ya que se les realizaba un seguimiento continuo, lo que mejoraba la interacción y retroalimentación.

Así pues, la próxima vez que veas una carrera de Fórmula 1 piensa que, más allá del deporte y negocio, se están desarrollando algunos avances de los que todos nos podemos beneficiar.

Etiquetas: