¿Qué le falta a un altavoz para poder llamarse inteligente y con calidad sonora?

altavoz

2016 marcó el pistoletazo de salida en el mercado de los smart speakers. Llevábamos años deseando tener en casa estos cilindros de ciencia ficción, el complemento ideal para una smart home.

Pero también nos encontramos con una serie de problemas inesperados: un reportaje de TV sobre Amazon Echo provocó que varias familias que contaban en casa con este aparato compraran por error casas de muñecas, pasando del «Alexa, apaga las luces del baño» a recibir al transportista con algo que nadie quería.

En Lenovo han prestado especial atención a los distintos modelos de altavoz que ya existen para examinar sus puntos débiles. ¿Son buenos asistentes? Desde luego. ¿Y qué tal se comportan como altavoces? Quizá aún tengan bastante margen de mejora.

Una cuestión de definición sonora

No todos los speakers cuentan con un altavoz de calidad. Eventualmente, la reproducción musical pasa a segundo plano en no pocos modelos. ¿Y si fuera posible aunar la calidad sonora de los prestigiosos wireless speakers de Harman/Kardon, como la multipremiada línea OMNI y AURA, con la inteligencia artificial de Alexa?

Fijémonos en las especificaciones técnicas de Amazon Echo:

  • Un procesador Texas Instruments DM 3725 ARM Cortex-A8, con un slot RAM de 256MB y un espacio de almacenamiento de 4GB, pensado esencialmente en las aplicaciones.
  • En conexiones, cuenta con Wi-Fi 802.11a/b/g/n y Bluetooth 4.
  • Y, en cuanto a servicios, es compatible con radios locales, servicios como Spotify, iTunes, Pandora y Beats.

A simple vista podríamos decir que este es un sistema bastante completo.

En líneas generales, el uso de estos altavoces se fundamenta en tres líneas maestras: reproducir música, pedir servicios satelitales como un Uber, el tiempo o funciones del hogar asociadas (persianas, luces, termostato), y pedir comida. La comida es uno de los núcleos de este gadget, ya sea una pizza nocturna o la compra directa a Amazon.

Amazon Echo no ofrece especificaciones técnicas de su altavoz —potencia, rango dinámico, etcétera—, apenas sentencia que cuenta con el cada vez más habitual sistema de audio omnidireccional, proyectando el sonido en 360 grados.

Altavoz, ante todo

Lenovo Smart Assistant también cuenta con Alexa, así que el motor de su IA es idéntico al ofrecido por Amazon, potenciado en este caso mediante su procesador Intel Celeron N 3060.

Pero en la contrapartida auditiva cuenta con un tweeter de 5 vatios y un woofer de 10, ofreciendo una amplia escena de graves, medios y agudos. Cada cono se encarga de las distintas frecuencias.

Por otro lado, el detector de voz natural también se potencia. Amazon Echo cuenta con siete preamplificadores de campo lejano, mientras que el nuevo Lenovo Smart Assistant cuenta con ocho (6+2), además de supresión de ruido más un cancelador de eco acústico digital. En este particular, la barra de sonido de Lenovo está más cerca del SoundCast OutCast que del Echo de Amazon.

Lenovo ha querido potenciar dos líneas, una con precio inicial de 129 dólares y una segunda edición, mediante su asociación con Harman/Kardon, con un precio de 179 dólares. Ambos estarán disponibles en mayo.

La inteligencia del todo en uno

Al igual que Google Home, el nuevo gadget de Lenovo cuenta con capacidad multi room, sistema de alarma y otras funcionalidades como la agenda. Este tipo de asistentes de voz van camino de sustituir el uso habitual del smartphone en casa por las llamadas VoIP (llamadas de voz).

Una de las facetas más atractivas de los altavoces multiroom está en su capacidad modular, en convertirse en altavoces sin cables de configuración intuitiva y rendimiento eficaz. Puedes llevártelos para animar un cumpleaños o servir de refuerzo para el audio externo de un PC. Y gracias a sus diseños elegantes —Lenovo Smart Assistant contará con cuatro distintos colores— aún son excelentes elementos ornamentales para decorar.

Que estos equipos se conviertan en los herederos de los viejos sistema HiFi depende de la calidad de audio que ofrezcan. Frente a los clásicos receptores A/V, al menos pueden presumir de ser intuitivos. Apostar por el audio no es un paso atrás para un asistente, sino más bien la decisión inteligente.

Etiquetas: