Cómo vivir comprando y vendiendo equipaciones ideales de cromos virtuales en FIFA Ultimate Team

Seguro que lo has leído alguna vez: «pues tío, yo jamás he pagado ni un céntimo de dinero real y tengo el mejor equipo de la temporada». En ‘FIFA Ultimate Team’ no pocos usuarios presumen de haber hecho verdaderas fortunas comprando y vendiendo cromos, apostando y subastando con ojo ganador.

Y la verdad es que quizás no puedas comprarte un yate privado, pero esta modalidad de juego online ofrece suficientes oportunidades para ganar un buen dinero. Eso sí, no es tan fácil como lo pintan. Como ya dijimos hace algún tiempo, alcanzar la gloria requiere trabajo y constancia. Y conocer estos trucos.

El dinero (virtual) que mueve el mundo

EA Sports obtiene más beneficios de la venta de puntos que a través de líneas de videojuegos completos. Cien puntos en FIFA Ultimate Team (FUT en adelante) cuestan 0,99 euros. Estadísticamente, la mejor forma de conseguir buenos jugadores, entrenadores y beneficios a largo plazo es consiguiendo sobres de oro —donde también te tocarán cartas inferiores—. Un sobre oro cuesta 5.000 monedas (100 FIFA Points).

También existen los sobres Oro Premium (a 150 FP, con 10 artículos de oro y 3 especiales), Oro Jumbo Premium (el doble de lo anterior), Jugadores Oro (donde 10 de 12 son jugadores Premium y uno de ellos único), Oro Único, a 500 FP, Oro Premium, a 350 FP, etcétera. Así podríamos ir subiendo hasta un “Sobre Jumbo de Jugadores Únicos”, por valor de 100.000 monedas de juego (2.000 FP) o el sobre Ultimate 2, por valor de 2.500 FP y que incluye 30 jugadores de élite mundial.

En resumen: en FIFA convive una poderosa subeconomía donde, o bien pagas, o juegas mucho durante horas, para medrar poco a poco. Si no pretendes acudir a atajos, sólo conseguirás un jugador de élite como Ronaldo una de cada mil veces. Y da igual lo bien que juegues: si quieres un Cristiano Ronaldo en tu equipo no te va a costar menos de 233 euros.

Esto puede hacer que gastes una verdadera fortuna de pura desesperación, así que mejor tomárselo con calma. En internet existen distintos simuladores para tener una noción del tipo de cromos que te pueden tocar, muy útiles para novatos.

Aprovecha el dinero del Modo Carrera

En el FIFA cada moneda cuenta. Y cada acción concede monedas. Una de las formas más rápidas es superando retos dentro de las pruebas técnicas de entrenamiento. Haz méritos jugando los partidos de pretemporada y desarrolla a tus jugadores en el modo carrera de forma que puedas obtener la máxima cantidad de beneficios por partido. Es decir, golear, avasallar a cada rival.

Una vez te lances al online, no te rindas. Nunca abandones los partidos, aunque vayas perdiendo: cuanto mayor sea el porcentaje de abandono mayor penalización recibirás. Y menos monedas para tu cartera. Sé paciente, no desesperes, juega una temporada completa e intenta ganarla. Cuantos más partidos juegues y ganes más subirá tu ratio y mayor cantidad de monedas recibirás. Además, sólo al final de la temporada llegan los grandes premios.

Eso sí, a partir de la División 5, cualquier error puede ser fatal. Cuida tu plantilla y prepara los partidos antes de lanzarte al campo de juego.

No compres tanto como vendas

Parece un consejo estúpido pero aquí apelamos a la lógica: vende todo lo que no uses, no seas un coleccionista porque no va a servirte —al menos hasta que logres tu primer millón—. Tu meta es contar con 22 futbolistas, con el 11 titular y otros 11 fieles apoyos, un buen equipo técnico y algunas cartas básicas para mejorar entrenamientos y contratos. Todo lo que vendas te aportará beneficios en forma de monedas.

De hecho, el mejor método para conseguir monedas es el tradeo: comprar jugadores y artículos a menor precio, cuando estén viviendo cierta deflación, y venderlos por un poco más de lo que te costaron, cuando hayan recuperado su valor natural en el mercado. Siempre habrá un jugador que por falta de monedas se haya deshecho de algún buen jugador y quiera recuperarlo a la semana siguiente.

Esto es especialmente útil durante los primeros compases del juego, cuando aún no se ha generado una burbuja de precios. Aquí tienes algo que apuntar para FIFA 18. Aunque si lo que deseas es ahorrar, no arriesgues jugando sin entrenador. Con un entrenador se pueden renegociar mejor los contratos y evita que tengas que gastar monedas. A largo plazo mejorará el rendimiento general. Lo que nos lleva a la química.

Estar al día de cada cambio

La química en tu equipo es una de las variables más importantes: afecta a los porcentajes de pase, a la seguridad en el tiro, incluso al cansancio que sentirán tras el partido. Al fin y al cabo, FIFA es un simulador futbolístico donde traduce cada variable en números. O, dicho de otro modo, FUT se parece mucho a un juego de rol. Y hay que trabajar con una mentalidad optimizadora.

Por esto mismo hay que estar al día de cada cambio, tanto en el mundo futbolístico real como el simulado. Cada semana se actualizan plantillas y, con ello, miles de pequeños valores dentro del juego. Intenta buscar los jugadores más cotizados dentro de la segunda línea y no olvides los impuestos de cada carta: aquí hay una tabla de precios comunes muy útil para conocer la cantidad real que recibiremos de cada transacción.

No se trata sólo de jugar bien: cada elemento suma. De nada sirve que al abrir un sobre te encuentres con un Cristiano Ronaldo o un Messi. Cualquiera puede tener suerte, pero la clave está en saber manejarlo. Y en saber encajarlo dentro del equipo.

Talento, suerte… y paciencia

Cada semana sale el TOTW (team of the week). Entonces, algunos buenos jugadores bajan de precio, debido a que, muchos chavales desesperados por hacerse con dinero para conseguir el TOTW, venden por debajo del precio natural.

El mismo día que sale publicado el TOTW (miércoles) por la tarde, entre las 14:00 y las 20:00, es el mejor momento para comprar. ¿Por qué? Aunque parezca ridículo, es el horario en el que miles de jóvenes salen del instituto y donde mayor afluencia de usuarios se da.

Debes aprovecharte de cada ocasión que se preste a hacer dinero. Por ejemplo, cuando algunas ligas terminan, ese mercado cae de valor automáticamente: aprovecha para hacerte con los mejores jugadores para venderlos después a buen precio. En la pretemporada también se mantiene calmado, momento ideal para buscar jugadores de oro, cuando todo el mundo comienza desde abajo, con los jugadores de plata.

Cuando, unas semanas después, el mercado se dé la vuelta y cualquiera se vuelva loco por los jugadores españoles, nosotros tendremos dinero y plantilla para acometer algunos riesgos.

El mercado nocturno

Cientos de usuarios, antes de irse a la cama, ponen en venta jugadores por encima de su precio inicial. Nada rocambolesco, simplemente un poco elevados, aunque no dejan de ser buenas oportunidades. Prueba a hacer lo mismo durante seis horas y al día siguiente te encontrarás con alguna que otra agradable sorpresa.

A horas tardías entran a jugar una segunda generación de usuarios, padres y personas que trabajan hasta tarde, con mejor poder adquisitivo. Las estadísticas han demostrado que estos jugadores arriesgan menos y compran sin valorar tanto las sinergias del mercado. Ellos serán tus blancos.

Comprar paquetes es, en cierta medida, irrelevante. Aunque no hay que ignorar los SBC (Squad Building Challenges), porque puedes encontrar algunos híbridos de ligas y países muy interesantes. Los mejores cromos sólo saldrán en paquetes de valor alto, así que estarás malgastando en comprar morralla que después tendrás que vender. Y, si desesperas, acabarás vendiendo por debajo del valor.

El aliado perfecto

Como es evidente, para tener un control total de tus monedas y no perderte ninguna oferta tienes que prestar atención a los soplos puntuales. Y para esto necesitas un portátil desde la que gestionar tu perfil de jugador, un sistema como Lenovo Legion Y520, un laptop de 25,8 mm de grosor y 2,5 kg de peso enfocado al gaming y con retroiluminación roja para guitarte en altas horas de la noche.

Profesionalizar tu hobby depende de la constancia y la destreza que pongas en ello. Las monedas llegan de un buen control del mercado, no de la compra-venta compulsiva. Así que ya sabes: si quieres hacer un buen negocio y monetizar tu tiempo libre, tendrás que escuchar lo que los números susurran.

Etiquetas: