La gota de agua más espectacular que tú puedes capturar en una foto

fotografia-gota-agua-espectacular

Qué tendrá el agua que nos encanta hacerle fotos: ya sea en el mar, en una cascada en un río, cuando llueve, en forma de gotas, estática, en movimiento, con sus reflejos…

Fotografiar el agua en todas sus vertientes es un verdadero arte que requiere de técnica y de paciencia. Te contamos algunas de las claves para hacer las mejores fotos al agua.

Como dos gotas de agua

Si nos detenemos en la posibilidad de realizar fotografías de las gotas de agua, podemos hacer dos grandes distinciones: las gotas de agua congeladas cuando caen (una gota que cae, que rebota, el efecto que produce en un charco con ondas circulares) y las gotas de agua estáticas en superficies (hojas, ventanas, telas de araña…).

Quizá la más sencilla sea la segunda, puesto que el agua no está en movimiento, lo que siempre reduce la complejidad de realizar la toma. En cualquier caso, deberás tener un objetivo que sea capaz de capturar estos detalles pequeños (es decir, una lente macro). Cuanto mejor sea esta lente, mejores serán los resultados.

network-spider

Si lo que quieres es capturar una gota en movimiento, tienes dos opciones, una más sencilla y otra más complicada.

Según explica Javier Giménez, fotógrafo profesional, basta con aplicar una velocidad de obturación muy alta (a partir de los 1/2000 segundos) para lograr congelar el agua que cae de una fuente, por ejemplo. Un efecto que, además, es fácil de lograr con un móvil.

Capturando las ondas

Si lo que quieres conseguir es la típica foto de una gota que rebota en una superficie líquida, debes saber que muchas de las fotos que ves y que están protagonizadas por estas gotas llevan una preparación detrás.

Javier Giménez aconseja coger un cubo o palangana para llenarlo de agua, así como armar una especie de portería donde sujetar una botella de agua, para que vayan cayendo las gotas. También te hará falta un trípode y un cable con el que puedas pulsar a distancia el botón de fotografiar la imagen, de manera que evites que la cámara vibre.

Algunos fotógrafos añaden algún tipo de colorante al agua para conseguir mejores imágenes y son capaces de crear verdaderas arquitecturas para provocar esta caída de la gota de agua.

drip-water

Parte de la dificultad estriba en que hay que enfocar muy bien a la gota y disparar en el momento oportuno. Para ello, lo ideal es que coloquemos la cámara para que apunte hacia el agua y pueda capturar la superficie en la que va a caer la gota. Este recipiente debe ser los suficientemente espacioso para que la gota provoque esas ondas y que aparezcan en nuestra imagen.

Javier Giménez nos recomienda también acercar lo más que podamos la cámara a la gota de agua y utilizar el enfoque manual. Una vez que sepamos dónde van a caer las gotas, podremos valernos de un lápiz (o de nuestro propio dedo) para enfocar la cámara en ese punto y capturar así mejor la gota que vaya a caer.

Como recuerda el fotógrafo, “la cámara es incapaz de fijar y enfocar una superficie de agua plana”.

El equipo al completo

Así pues, casi lo mejor es que, además de una buena réflex, te hagas con un buen objetivo macro con el que te puedas dedicar a hacer estas fotos. Del mismo modo, y sobre todo si va a fotografiar gotas de agua cayendo, deberías valorar el comprar un flash.

drip

En cuanto a los ajustes de la cámara, la apertura debería ser f11 y algunos expertos recomiendan una velocidad de obturación 1/125 y una ISO de 200.

Si tu cámara reflex es digital, debes seleccionar la opción de ráfagas de disparo, de manea que realice muchas tomas con apretar una sola vez el botón.

Como la seda

Otro de los recursos fotográficos más utilizados a la hora de inmortalizar el agua es utilizar lo que se conoce como el efecto “seda”. Es la típica de todas esas imágenes en el que el agua parece una nube, con una textura suave y traslúcida, y suele estar protagonizada por ríos, cascadas o el agua que rompe contra las rocas en una playa.

Para lograr este efecto no solo debes practicar mucho, sino que tienes que ir cuando haya poca luz o acudir a sitios oscuros. “La cámara es una caja oscura en la que sólo entra luz cuando abres la ventana. Si la abres y cierras muy rápido, entrará poca información y congelarás la imagen. Si la abres mucho, conseguirás ese efecto seda”, explica Giménez.

sweden

Para que la imagen no aparezca movida, necesitarás de un trípode (ten en cuenta que la velocidad de disparo será, como mínimo de ⅓ segundos y puede llegar hasta los 4 segundos, según este experto) y, en caso de que haya mucha luz, puedes añadir filtros al objetivo para oscurecer la toma.

Sí, con el móvil también puedes hacerlo

La mayoría de las grandes fotos de agua están realizadas con cámaras réflex y son obra de fotógrafos profesionales que se dedican en cuerpo y alma a obtener las mejores imágenes y mejorar sus técnicas.

Aunque es difícil que puedas lograr estos mismos resultados con tu móvil, cada vez es más fácil acercarnos a este objetivo. “El material profesional es para situaciones extremas. El móvil es perfecto para capturar muchas de las imágenes”, sentencia Giménez.

Las fotografías de gotas de agua que más fácil te resultarán son aquellas en las que puedes congelar la imagen.

moto-z

En primer lugar, debes comprobar si puedes cambiar el ISO de la cámara de tu móvil. Además, deberías hacerte con un trípode para mejorar la captura de la imagen y que solo se mueva el agua y no tú.

También te resultará de ayuda acercarte lo más posible al objetivo que quieres fotografiar. Y si te divierte, puedes hacerte con una especie de lentes específicas que se venden para las cámaras de los móviles, que te ayudarán a tener los efectos micro y macro.

Existen aplicaciones, como Long exposure camera para Android que te permitirán ajustar tiempos de exposición largos en tu móvil.

drop-of-water

Para garantizarte el éxito de una buena fotografía, ya hemos visto que en ocasiones necesitarás un ambiente con poca luz. El Moto Z destaca, entre otras características, por tener una cámara que se adapta muy bien a situaciones con poca intensidad lumínica, acompañado por una estabilización óptica que te ayudará a que no se mueva la imagen.

La cámara de 13 MP del Moto Z, tiene una apertura ƒ/1.8 e incorpora flash con LED dobles con temperatura de color correlacionada (CCT). Asimsimo, este terminal destaca por su modo profesional y su captura rápida, lo que te permitirá realizar mejores fotos, ya que incluye opciones como disparo continuo, modo noche y ajustes de enfoque y exposición.

Pero, además, puedes hacerte con Hasselblad True Zoom, una especie de periférico para tu smartphone Motorola que se acopla al teléfono para convertirlo en una cámara compacta, añadiendo más prestaciones a las que ya de por sí incluye el terminal.

Este accesorio añade un zoom de 10 aumentos y más opciones de control de la fotografía, que puede ser tomada y guardada en formato RAW, lo que siempre te dará más posibilidades en su edición posterior.

Etiquetas: