Si quieres ir a Marte, primero sobrevive a este invento en VR de la NASA

VR

Han pasado cinco décadas desde que una misión espacial tocó tierra sobre el planeta rojo. Las naves gemelas Mariner 6 y 7 fueron pioneras en realizar un vuelo cercano, pero no fue hasta 1975 cuando el proyecto Viking 2 alcanzó la ansiada meta. A partir de este momento y con la Guerra Fría como telón de fondo, la carrera por colonizar Marte dio su pistoletazo de salida.

Desde entonces hemos vivido todo tipo de escenarios. En Marte se nos han perdido unas cuantas cosas, y otras tantas que nos gustaría obtener. Porque pensamos en este planeta como primer escalón para la conquista espacial. Y el ansia por vivirlo es real: al aviso de Mars One respondieron más de 200.000 personas inscribiéndose para terminar sus días en estas lejanas tierras.

Viajando a riesgo cero

Y así hemos seguido alimentando el sueño, con optimismo: siempre quisimos estar allí. La trilogía de Kim Stanley Robinson puso sobre la mesa los diferentes escollos tecnológicos a los que tendríamos que hacer frente. Desde el ‘Crónicas Marcianas’ de Ray Bradbury al brillante ‘Marciano, Go Home’ de Fredric Brown, sin ignorar ‘Tiempo de Marte’, ‘Las Arenas’ y ‘Homo Plus’, la literatura se ha sumergido de lleno en este camino hacia la desolación y el mágico movimiento.

Por desgracia, la única forma actual de abordar los mares de arena roja es por medio de la simulación. O, apelando al ‘Cultura y simulacro’ de Baudrillard, del puro espectáculo: «el territorio ya no precede al mapa ni le sobrevive. En adelante será el mapa el que preceda al territorio». Una realidad vivida por medio del vestigio digital, de la ficción aproximada que será nuestra única realidad.

Pero somos una generación bañada en la ludificación: nada nos viene mejor dado que el videojuego. La Realidad Virtual tiene mucho que decir al respecto. Obras como ‘Elite: Dangerous’ han sido capaces de simular nuestro sistema solar y brindarnos la posibilidad de explorar cada terrón estelar. Mientras esperamos a enfundarnos el traje de rigor, dejémonos llevar por el simulacro.

¡A por la conquista del espacio!

En lo ficticio, Marte ha sido revisitado en ‘Destiny’ —imprescindible para conseguir el Símil del Sueño—, en ‘Red Faction: Guerrilla’ o ‘Technomancer’. Mars 2030 supone, por 14,99 euros desde la plataforma de Steam, un nuevo paso en inmersión y realismo, a caballo entre el juguete educacional y el experimento social, compatible tanto con Oculus y HTC Vive como, en un futuro próximo, PlayStation VR.

Mars 2030 es el primer juego de FMG Labs. Diseñado en colaboración de la NASA, la plataforma HiRISE y el laboratorio Jet Propulsion en Pasadena (California), para la fabricación de este simulador se recolectaron gigas y gigas de datos científicos reales. Los jugadores cuentan con más de 60 km/2 de terreno explorable; kilómetros repletos de accidentes geográficos sobre los que se suceden condiciones que emulan las reales.

Con este programa, Fusion Media Group logra dos metas: por un lado, analizar cómo nos defenderíamos ante adversidades y cómo asumiríamos tareas cotidianas implícitas en una terraformación marciana. El suelo está texturizado con imágenes de satélite tomadas por el Orbitador Mars Reconnaissance, y nuestro avatar rebota con gravedad ⅜ (un 62,5% inferior a la gravedad terrestre) aunque, por fortuna, no sufre los desmanes solares de la radiación.

Por otro lado, este equipo obtiene experiencia para estudiar el propio comportamiento humano, pero sin la necesidad de abandonar a nuestros familiares o amigos. Elon Musk quería que viajásemos a Marte a través de su plataforma SpaceX. En su documento para usuarios ya explicó el procedimiento. Pero antes debemos saber si estamos emocionalmente preparados para embarcarnos en una aventura de semejante magnitud. Una aventura, recordemos, sin retorno.

Otras simulaciones son posibles

Como decíamos, los videojuegos cuentan con una amplia experiencia en el campo del simulacro virtual. Sólo hay que acercarse a ‘DCS World’ o similares para tomar el control de una máquina

Es sabido que pilotos de F1 juegan con sus propios avatares para memorizar curvas en circuitos. Cuando Sports Interactive diseñó Football Manager, haciendo uso de datos reales, no podía imaginar que varios años después la pelota cambiaría de dueño: hoy es usado como herramienta para estudiar posibles fichajes.

Flight Sim World’ es quizá uno de los simuladores de vuelo más titánicos que puedes jugar. El trabajo de Dovetail Games ha logrado un acabado increíblemente realista, trufado de pequeños detalles en los paneles de control, una traslación directa a lo que podríamos ver en aviones comerciales reales. Cuenta con una emulación de la física de vuelo realista, tanto para bien —nuestro deleite digital— como para mal, cuando los efectos meteorológicos mandan al traste nuestras más vistosas piruetas.

Algo similar podríamos decir de ‘Farming Simulator 17’. La maquinaria agrícola también se beneficia de esa sinestesia zen por medio de la repetición: sin necesidad de sudar al sol, podemos lograr los cultivos más lucrativos sin arriesgar nuestro bolsillo.

Train Simulator 2016’ también presenta una lánguida experiencia en la que viajar con los ferrocarriles más conocidos e histórico del mundo. ‘ARMA III’  ha sido utilizado para diseñar escaramuzas y estrategias de combate reales. Y, dejando a un lado los campos de tiro, Euro Truck Simulator 2’ convierte a cualquiera en conductor profesional, recorriendo en mitad de la noche las calles de Berlín mientras escuchamos en un Scania R Highline nuestra emisora favorita. Pero sin despistarnos o acabaremos cobrando una ridícula porción de salario.

El hardware disponible

Cuando de Realidad Virtual se trata, la experiencia marca la diferencia entre el simple experimento y el desarrollo más funcional.

Lenovo cuenta con su propio hardware, las Lenovo Explorer, las cuales disponen de resolución 2880x1440p —lo que equivale a 1440×1440 píxeles por cada ojo—, y son compatibles con Windows 10 y cualquier sistema que cumpla los requisitos mínimos de rendimiento. Lo único que necesitaremos es un puerto USB libre para la alimentación: apenas pesan 380 gramos y permiten usarse tanto con los mandos exclusivos como con teclado y ratón, en un área de unos 7 metros cuadrados.

Y, si hablamos del equipamiento necesario, debemos pensar en un sistema gaming adaptado a las exigencias de la Realidad Virtual: la línea Legion es la cancha de juego idónea para llevar a cabo viajes interplanetarios de cualquier magnitud. ¿Estás listo para ajustarte la escafandra y recolectar minerales más allá del cinturón de asteroides?

Etiquetas: