La cruz de Malta, la tecnología que hizo posible el cine

cinema paradiso

Aunque ahora la tecnología avanza más rápido que nunca, esta no es la primera vez que una generación presencia inventos que consiguen que el mundo cambie y hace que sus mentes descubran nuevas formas de comunicarse. Esto es justamente lo que sucedió en el siglo XIX, una época con innumerables avances que puso las bases para todo lo que sucedió después en el siglo XX.

El cine se encuentra entre las tecnologías que surgieron en el siglo XIX y que han llegado hasta nuestros días intactas. Sólo hace unos años que las salas de cine han empezado a digitalizarse, y todavía hay muchos cines que trabajan con proyectores y películas que utilizan la misma tecnología inventada hace más de un siglo.

Zoetrope

Para que el cine pudiera darse se tuvieron que inventar varias tecnologías diferentes. Todo empezó con la cámara oscura, de la que existen referencias anteriores al año 1.000 y que utilizaron muchos pintores como truco para hacer retratos más realistas. Se trataba de proyectar en una caja oscura una imagen haciendo pasar la luz a través de un pequeño agujero. Luego, ya en el Siglo XIX llegó el Daguerrotipo, que permitía grabar las imágenes en placas gracias a una aleación de mercurio y plata, lo que fue un claro precursor de la fotografía. También estaba la linterna mágica, una especie de proyector de diapositivas inventado en el Siglo XVII, que utilizaba placas de cristal pintadas y una llama para proyectar imágenes. Además en el siglo XIX muchos estaban investigando con tecnologías como el zoótropo o el fenaquistiscopio, inventos que animaban dibujos y que demostraban teorías como la persistencia retiniana por la que se demostró que para ver una imagen en movimiento sólo era necesario encadenar varias imágenes fijas. Hoy en día se sabe que este efecto no tiene nada que ver con la retina sino con el procesamiento cerebral de las imágenes.

A finales del siglo XIX ya estaba prácticamente todo inventado para que el cine fuera posible, incluso la película transparente pensada para ser proyectada, pero faltaba unirlo todo de forma que la película se moviera a una velocidad constante pero que se parara un instante delante del proyector o del orificio de la cámara para captar o proyectar la imagen. Los que dieron con el mecanismo necesario para ello fueron los hermanos Lumière en 1895, que utilizaron la Cruz de Malta, también conocida como Rueda de Ginebra, para conseguir dos velocidades de movimiento diferentes con un sólo motor. Además de inventar el cinematógrafo los hermanos Lumière también fueron los responsables de inventar la fotografía en color.

geneva1

Pero los hermanos Lumière no inventaron la Cruz de Malta, sino que era un mecanismo que ya usaban los relojeros suizos. Se trata de un engranaje que es capaz de mover la película a una velocidad constante a través de rodillos dentados por todo el recorrido del proyector o cámara, mientras que la película se para unos instantes delante del objetivo de la cámara o apertura del proyector. Además la cruz de malta también mueve el obturador, dos palas que tapan la luz cuando el engranaje intermitente de la Cruz de Malta se mueve, evitando que veamos dicho movimiento.

Desde que los hermanos Lumière inventaron el cinematógrafo hasta la llegada del cine digital, las cámaras y proyectores de cine han estado utilizando esta tecnología. El cine avanzó, pero por otros caminos. Las películas pasaron de hacerse de celuloide, altamente inflamable, a hacerse de poliéster. Las pantallas de cine cada vez ofrecían mayor calidad, siendo las pantallas perforadas las que daban más contraste. Las lentes cada vez ofrecían más definición, y las lámparas de los proyectores pasaron de ser de carbón -muy peligrosas, a ser de xenón, mucho más estables y luminosas. Pero sobre todo hubo avances en el sonido.

cruz

Se pasó del cine mudo al sonoro, pero el sonido siempre se registró de forma independiente y con tecnologías que avanzaban rápidamente. En la proyección, el sonido cinematográfico se grababa de forma óptica en la película al lado de la imagen con un pequeño desfase para ser leído por un sensor en la fase de movimiento continuo del proyector.

Ahora las películas se graban con cámaras digitales y la mayoría de cines están cambiando sus proyectores por otros de digitales. Las películas se transportan en discos duros mientras que antes iban en sacos de unos 20 kilos de peso en los que encontrábamos entre 5 y 10 rollos de 20 minutos de película. Pero una tecnología que ha estado en uso ininterrumpido durante más de 100 años y que ha aguantado del siglo XIX al XXI generando toda una industria tan fructífera como la cinematográfica merece nuestro respeto.

Cinématographe_Lumiere

De todas formas, hay que puntualizar que actualmente el cine digital no ofrece mejor calidad que el tradicional hecho con película, sino que se ha popularizado en la industria por ser mucho más económico tanto de rodar como de proyectar, además de reducir enormemente los gastos de postproducción al no tener que digitalizar planos para poder añadir los efectos digitales. Por esta razón hay muchos detractores del cine digital dentro de la industria que argumentan que a causa de esta tecnología se está abusando de los efectos digitales en detrimento de la esencia del guión. Pero esta ya es otra historia.

Etiquetas: