Los 5 mejores y más alucinantes gadgets de James Bond

jamesbond99

Durante los más de 50 años que lleva James Bond en el cine hemos aprendido muchas cosas interesantes de sus películas como que el Martini se prepara “mezclado, no agitado”, que las misiones siempre salen bien aunque te levantes por la mañana la villana en tu cama, o que si eres un espía inglés no es necesario que pases inadvertido, un buen esmoquin y un cochazo son tus mejores aliados.

Aunque uno de los puntos más interesantes de todas sus películas es la gran cantidad de gadgets inverosímiles para espías que en ellas aparecen. Algunos pasarán a la historia por ser tremendamente ridículos, otros han acabado por materializarse y han sido una tendencia tecnología, pero todos ellos tienen su encanto, sobre todo cuando entra en pantalla Q y nos cuenta la razón de su existencia.

El precursor del reloj inteligente

spy-watches-bond-gadgets-2

Los relojes en las diferentes películas de James Bond hand dado mucho de si. Hemos visto un reloj capaz de medir la radioactividad en “Operación Trueno” (1965), uno con una bomba incorporada en “Moonraker” (1979), o incluso uno en el que ver la televisión en “Octopussy” (1983), aunque el reloj capaz de hacernos saltar del sofá es el que contiene un imán y una sierra circular que acabará por salvar a nuestro héroe de ser comido por animales salvajes que apareció en “Vive y deja morir” (1973).

Haz una bomba con un cigarrillo y pasta de dientes

bond-gadgets-06-1012-lgn

Cuando en el cine todavía se podía fumar, y no sólo eso, sino que además estaba de moda, James Bond fumaba como el que más, pero también se lavaba los dientes, o eso pudimos deducir en “Licencia para matar” (1989) en la que Bond intenta asesinar al villano de varias maneras, una de ellas es utilizar pasta de dientes como explosivo -marca Dentonite-, y un cigarrillo como detonador. Todo muy higiénico y más si tenemos en cuenta de que en la misma película pudimos ver una escoba con radio incorporada.

El coche invisible

bond-gadgets-09-1012-lgn

Si creíais que sólo Harry Potter tiene una capa de invisivilidad estáis equivocados, James Bond también puede volverse invisible gracias a su coche en “Muere otro día” (2002). Su Aston Martin es capaz de reflejar en cada lado del coche lo que se ve en el lado opuesto por lo que el coche es totalmente invisible, hasta que ves salir a un espía trajeado de la nada.

Una cámara en el anillo

bond-gadgets-10-1012-de

No sólo de relojes vive el espía más famoso del Reino Unido, también tiene gadgets en sus anillos. El más mítico apareció en “Panorama para matar” (1985), película en la que James Bond acudió a una fiesta un ostentoso anillo con una gema azul. La gracia es que no se trataba de un anillo cualquiera, sino de una cámara con la que fotografió todo lo que iba sucediendo. Hoy en día no disponemos de ningún anillo con cámara en el mercado, pero Yanko Design tiene un prototipo mucho más acorde con nuestros tiempos que podría convertirse en un buen complemento de la cámara del móvil.

¿Móvil? ¿Qué es un móvil?

1949651b4612f7b0a0db9e7f23bd9e0123758d7a9862e4850fa1d944

Antes de que existieran los teléfonos móviles, ni nada que se le pareciera, James Bond ya podía hacer llamadas desde cualquier lado, bueno, en realidad sólo desde su coche. En “Desde Rusia con amor” (1963) Bond pasaba tanto tiempo fuera de la oficina que sus compañeros de trabajo le instalaron un teléfono en el coche, pero no uno cualquiera sino uno clásico con su cordón rizado. Todo un lujo que no se haría popular hasta 30 años después.

Etiquetas: