Los alucinantes avances en medicina nanotecnológica que liberarán drogas en tu cuerpo para cuidarlo

drogas-medicina-nanotecnologica

Los avances se producen a gran velocidad en el campo de la nanotecnología. En 2009, el mercado mundial facturaba poco más de once mil millones de euros. En 2011, la cifra se duplicó. Y en 2018 se estima una facturación de 3,3 billones. Jeff Bezos (Amazon), Elon Musk (Tesla, SpaceX) y Larry Page (Google) han afirmado que si tuvieran veinte años empezaría un negocio de nanotecnología.

En el mismo sentido está creciendo el campo de la nanotecnología aplicada a la medicina. Por ejemplo, el profesor de química T. Ross Kelly ha construido un nanomotor impulsado químicamente con 78 átomos, lo que permite que un ordenador diminuto pueda navegar por un cuerpo humano buscando tumores en su etapa más temprana, por ejemplo.

Ben Feringa, de la Universidad de Groningen, en Holanda, construyó otro motor aún más pequeño: 58 átomos, y además impulsado por energía solar.

Nanomdedicine

Médicos en tu cuerpo

En poco tiempo, los dispositivos implantables reemplazarán la visita a las farmacias, porque se encargarán de liberar automáticamente los medicamentos en nuestro cuerpo, y además en las dosis correctas y bajo pautas temporales más precisas. Este punto es importante, porque hay medicamentos, sobre todo los que se tienen que tomar de por vida para combatir enfermedades crónicas, que la gente se olvida de tomar a menudo o lo hace fuera de los tiempos estipulados.

Un estudio entre mujeres con osteoporosis llevado a cabo por Robert Langer, del MIT, reemplazó la inyección diaria de Teriparatide por un implante que dosifica esta medicación. El tratamiento tiene un porcentaje de abandono del 75%, pero este médico automático que vive en tu cuerpo nunca comete errores. En realidad es como un pastillero, pero de tamaño minúsculo: cada habitáculo tiene el tamaño de la cabeza de un alfiler, y en vez de una tapa de plástico hay una pieza que, cuando el microchip envía una señal, se derrite y libera la carga.

Siete mujeres en Dinamarca ya probaron con éxito el prototipo durante un año. Ya ha sido aprobado por la Food and Drug Administration (FDA).

nanomedicine

Más y más pequeño

Los tamaños de estos dispositivos que recorrerán nuestro cuerpo cada vez son más pequeños, soslayando incluso impedimentos físicos que parecían imposibles de sortear. Tal y como explica Juan Scaliter en su libro Exploradores del futuro:

Hasta hace poco, uno de los grandes obstáculos con los que se enfrentaba la nanotecnología era que los materiales que se utilizaban comenzaban a perder a escalas tan pequeñas sus propiedades de conducción de electricidad, por ejemplo. La solución era construir circuitos en múltiples capas o dimensiones, acumulando componentes uno encima de otro. Pero ya no. Científicos de la Universidad de Northwestern han desarrollado un nuevo nanomaterial que puede dirigir corrientes eléctricas y gracias a ello consigue dotar a un ordenador de la capacidad de reconfigurar el cableado interno y convertirse en un dispositivo completamente diferente, respondiendo a las necesidades del momento.

Bartosz Grybowski, líder de la investigación, garantiza que este material funciona como los diques de un río y la corriente de electrones puede varia su dirección a este material. De este modo, un mismo dispositivo puede obrar como transistor, resistencia o diodo basándose en señales del ordenador.

masthead-nano-mh344x810

Futuro nanomédico

A medida que el tamaño de estos dispositivos se reducen, ello permite que la nanomedicina no se limite a la liberación de drogas, sino a la reparación integral de nuestro organismo. Ayusman Sen, por ejemplo, ya ha diseñado un pequeño nanorobot, que tiene la mitad del grosor de un cabello humano, que se conduce a través de los vasos sanguíneos reparando los daños y navega por la sangre humana destruyendo tumores.

Solo en España hay 300 proyectos relacionados con la nanomedicina.

Según Robert Freitas, uno de los cuatro investigadores de la fundación no lucrativa Instituto para la Fabricación Molecular, en Palo Alto, California, sus nanocélulas sanguíneas, los respirocitos, llevarán 236 veces más oxígeno a los tejidos por unidad de volumen que las normales. Con solo una micra de diámetro, estos nanorrobots esféricos imitan la acción de la hemoglobina natural pero de forma mucho más eficiente. Los respirocitos incorporarán sensores químicos y de presión, de modo que estarán preparados para recibir señales acústicas del médico, que usará un aparato transmisor de ultrasonidos para darles órdenes con objeto de que modifiquen su comportamiento mientras están en el interior del cuerpo del paciente.

También nos valdremos de leucocitos artificiales, más eficaces que los naturales, llamados microbívoros, lo que permitirá fortalecer nuestro sistema inmunitario. Estos microbívoros serán 1.000 veces más rápidos que las defensas naturales del cuerpo humano en la eliminación de microbios nocivos.

Freitas también estima que lograremos eliminar gracias a la nanotecnología el 50% de los trastornos médicos prevenibles y nuestra expectativa de vida superará holgadamente los 150 años. Y probablemente tenga razón.

Etiquetas: