¿Los grandes líderes tecnológicos necesitaron la universidad para inventar su nuevo hito?

universidad-lideres-tecnologicos

El paso por la universidad ha marcado a muchos de los grandes líderes o gurús tecnológicos que luego han levantado empresas innovadoras o punteras de sector. Pero no para todos la experiencia ha sido igual. A veces es el ambiente universitario, de innovación o la posibilidad de relacionarnos con gente con puntos de vista diferentes lo que ha hecho que saltara la chispa. Otras veces son los profesores o la propia facultad la que ha estimulado al estudiante. Vamos a ver si de verdad los grandes líderes tecnológicos necesitaron la universidad para inventar su nuevo hito.

Y aquí quizás tendríamos que diferenciar entre culturas universitarias. Por un lado tenemos a la universidad norteamericana, más asociada a la vida en comunidad, donde el espíritu universitario está en el campus y residencias de estudiantes. Por otro tenemos la universidad europea donde los estudiantes universitarios tienen menos tendencia a desplazarse de ciudad para cursar sus estudios universitarios, por lo menos en lo que se refiere a nuestro país en las ciudades grandes, donde la oferta es mayor y pueden existir varias universidades diferentes en un pequeño radio de kilómetros. Esto permite a los estudiantes asistir a las clases y volver a casa cada día, lo que quizás limita un poco la convivencia con los compañeros.

También existen diferencias en la precocidad a la hora de emprender sus negocios, de emanciparse de sus casas o vivir de forma independiente. Todo esto hace que muchas veces primen más otras cuestiones además de la formación. Lo que es cierto que luego todas estas empresas están llenas de ingenieros y titulados universitarios que aprovechan su formación en diferentes ámbitos, aunque la cabeza visible de la compañía no tenga su título, máster o doctorado acabado.

Jeff Bezos y la creación de Amazon

universidad-biblioteca

El paso por la universidad no siempre está relacionado con la profesión o el negocio que luego se emprende. Este es el caso de Jeff Bezos, el fundador de Amazon que se licenció en Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Princeton en 1986. Durante algunos años estuvo ejerciendo su profesión, pero en 1994 decidió fundar la empresa que sería el germen de Amazon, Cadabra.com.

Bezos intuyó el potencial que tendría internet para la gente y la mejora que podría suponer para la compra de un libro disponer de un índice de los títulos publicados por las editoriales de forma electrónica. Con una inversión inicial de poco más de 300.000 dólares y utilizando su garaje para montar su oficina, Bezos convirtió en pocos años a Amazon en el líder del sector de venta de libros a través de internet. Quizás sus horas en la biblioteca de la universidad buscando volúmenes le llevaran a imaginar una nueva forma de encontrar los libros que necesitaba.

Mark Zuckerberg, Facebook y otras redes sociales

redes-sociales

Hardward fue la universidad que vio el nacimiento de Facebook de la mano de Mark Zuckerberg. Para ello contó con la orientación del coordinador de ciencias de la computación y sus compañeros de habitación. Facebook introducía una nueva forma de comunicarse entre los estudiantes y creció de forma vertiginosa. La intuición de Zuckerberg dio en el clavo y en poco tiempo la compañía se había convertido en una de las más importantes del mundo. Quizás fue este éxito instantáneo el que le llevó a no terminar sus estudios universitarios para desarrollar su empresa.

Y es que el triunfo rápido hace que muchos emprendedores vean su vida resuelta en apenas dos años. A partir de aquí su perspectiva puede cambiar. El caso más radical quizás sea el de David Karp, fundador de Tumblr que ni siquiera llegó a acabar el instituto. Creó la compañía y al poco tiempo fue comprada por Yahoo! por 1.100 millones. Las grandes compras tecnológicas acaban por marear con los números que mueven a cualquiera.

Lo mismo podría decirse de Jack Dorsey, uno de los creadores de Twitter y que también creó Square, la compañía para pagar desde tu iPhone con tarjeta de crédito. Dorsey abandonó sus estudios universitarios en la Universidad de Nueva York y se trasladó a California donde en 2006 Twitter vio la luz y se convirtió en una de las redes sociales más populares del mundo. Para muchos Dorsey es el nuevo Steve Jobs por su visión de la tecnología y cómo esta nos puede ayudar en diversos ámbitos de la vida.

Steve Jobs, Bill Gates y el mito del garaje

garaje

Claro que Steve Jobs tampoco llegó a finalizar sus estudios universitarios, algo que no fue un problema para la creación de Apple junto con Steve Wozniack. En este caso, Wozniack regresó a la universidad, años más tarde y ya siendo Apple un éxito, para completar sus estudios de Ingeniería eléctrica y ciencias de la computación. Jobs también es el responsable del éxito de otros proyectos, como Pixar que cambió la animación por ordenador en el cine o fue capaz de liderar la reinvención el teléfono inteligente con el iPhone.

Un caso similar sería el de Bill Gates, que tampoco acabó sus estudios universitarios. El éxito de su compañía de software Microsoft, que en muy poco tiempo logró posicionarse en el incipiente mercado de los ordenadores personales, le llevó a aparcar sus estudios. A los 31 años ya era multimillonario y dirigía una compañía que durante más de 30 años se ha mantenido líder en el mundo de los sistemas operativos para ordenador.

No es el único caso de abandono de los estudios por el éxito de las empresas que han fundado. Lo mismo hizo Arash Ferdowsi, fundador de Dropbox que abandonó en el último año universitario o Jerry Yang, cofundador de Yahoo! que abandonó su doctorado para centrarse en su compañía. A veces toca elegir y los retos que tenemos por delante hacen que la universidad se pueda retomar más tarde, como en el caso de Wozniack.

Joaquín Ayuso y Jesús Encinar, dos ejemplos de los innovadores españoles

supercomputadora

En el caso de los innovadores en España lo cierto es que la cosa cambia un poco. No es tan fácil conseguir el capital necesario para levantar una empresa si no tienes una formación sólida detrás, incluso aunque la idea de negocio sea buena. Joaquín Ayuso, uno de los creadores de Tuenti, finalizó sus estudios en el ICAI. Tras la venta de Tuenti a Telefónica Ayuso se embarcó en Kuapay, una empresa para facilitar el pago con tarjeta desde el smartphone con un concepto similar al de Square.

Si hablamos de Idealista tenemos en mente uno de los portales inmobiliarios que ha revolucionado la forma de buscar piso de los consumidores. Jesús Encinar fue su creador y sus estudios universitarios de Administración de empresas y master en Estados Unidos en dicha área le ayudaron a ver la oportunidad de negocio que representaba en España un portal de estas características. Además de Idealista es también fundador de 11870.com, otra de las webs de recomendación de locales más populares en nuestro país.

Lo cierto es que como hemos podido ver la formación universitaria no lo es todo. Existen grandes emprendedores que no han acabado sus estudios y otros muchos para los que la universidad ha sido un puerta al mundo que les ha permitido tener la visión de las posibilidades futuras de diferentes sectores que de otra forma quizás no habrían sido capaces de imaginar.

Imágenes | Phillip Capper | barryrjonesjr | tpsdave | geralt

Etiquetas: