Cómo mejorar tu rendimiento laboral sin tener que desconectarte del mundo

Thinkpad

Internet ha mejorado nuestra forma de comunicarnos, de informarnos, ha propiciado un cambio en casi cualquier ámbito de la vida diaria. Pero el precio a pagar no se ha hecho esperar. Según un exhaustivo estudio realizado a más de 2.000 canadienses durante toda una década, nuestra atención ha pasado de 12 a 8 segundos. Todo por culpa de la constante exposición a los estímulos tecnológicos.

Tenemos videos de gatitos, memes, el aviso visual de Facebook, Twitter, Snapchat, etcétera. Todo se ha transformado, desde la forma de hacer periodismo hasta la lectura de este mismo texto. Pero no demos la batalla por perdida. A Internet podemos sacarle partido sin exigirnos la desconexión total —que nunca viene mal para evitar adicciones o patologías como la nomofobia—. Vamos a ver cómo mejorar nuestro rendimiento laboral, de manera implacable, con varios consejos y aplicaciones.

Rutina

5 aplicaciones con las que optimizar nuestro tiempo

TimeTune es una de las app para Android más respetadas en cuanto a productividad. Con ella podemos programar una agenda diaria, con diferentes perfiles según nuestra ocupación (estudiante, trabajador, autónomo) y nuestros hábitos. Podemos incluso diseñar y enviar horarios a otras personas que compartan la aplicación, ideal para cambios de turnos entre compañeros.

Una gráfica nos muestra los retos logrados en torno a las metas que nos pongamos, ya que podemos gestionar nuestros próximos 15 días hora a hora. Y, por último, podemos personalizar el color del widget, el tono o mensaje de los recordatorios. Si no queremos malgastar ni un segundo, si nos cuesta marcarnos un horario firme incluso para leer media hora al día, esta aplicación es un aliado ideal.

Todoist, como Trello, tampoco se queda atrás. Considerada una aplicación poco menos que imprescindible por medios como Forbes o The Guardian, Todoist te perseguirá hasta que le digas que has terminado tu tarea programada. Compatible con Google Drive, Cloud Magic, Sunrise Calendar o Zapier, esta app Android es ideal para centralizar cualquier tipo de calendario o herramienta de trabajo. Dispone además de un sistema ‘Karma’ para establecer objetivos, acumular puntos y ofrece varias gráficas de color para una rápida visualización de nuestro rendimiento. Una forma inteligente de sincronizar las nuevas tecnologías a las viejas metodologías.

QualityTime tiene un planteamiento inverso. Mide el tiempo que pasamos hurgando en el móvil, aplicación por aplicación. De esta forma podemos marcarnos restricciones y alertas o incluso activar la función ‘descansar’, que restringe el acceso al terminal. Su base de datos se puede consultar en cualquier momento, incluso hacer back up cada 6 meses para cotejar nuestros progresos.

Forest

Forest: Stay Focused es la versión verde de las aplicaciones de productividad. En Forest plantamos una semilla. Si en los siguientes 30 minutos no tocamos el móvil para salir de la aplicación, esa semilla se convertirá en un árbol. Si salimos, la planta se marchitará. De esta manera podemos o bien lograr un imponente bosque o un desierto de improductividad. ‘Forest’ es una inteligente manera de marcar retos breves lograr acabar tareas con eficacia. Incluso podemos crear una listra negra de webs que nos distraigan —tipo Facebook, Netflix o similares—.

Y, por último, tenemos MarinaraTimer. Esta app se inspira en el método Pomodoro, conocido sistema para mejorar la productividad. El esquema es el siguiente: 25 minutos de trabajo seguido de un descanso de 5 minutos. Tras cuatro intervalos, conformando 120 minutos, podemos descansar otros 15 minutos. Este sistema no tiene una prensa especialmente positiva —porque, en cierta medida, fomenta la distracción, la fragmentación—, pero es una buena alternativa que podemos gestionar directamente desde la aplicación web.

Vaguear

El procrastinar se va a acabar

En este artículo explicábamos cómo sacar todo el juego a nuestra tablet Lenovo. Es evidente que cuanto más ágil sea nuestro sistema, más tiempo nos ahorrará. Nuestra herramienta de trabajo es nuestro mejor compañero. Pero vamos a ir un poco más allá y ver cómo optimizar nuestro tiempo laboral sin necesidad de ninguna aplicación, simplemente con un puñado de consejos prácticos.

· Mantener y entorno ordenado y limpio. Sí, puede parecer una premisa bastante obvia, pero el caos invita al caos. Trabajar en un entorno donde podamos distinguir nuestras cosas de un vistazo nos permite no perder el tiempo. Trabajes en un control de enfermería, un despacho, laboratorio, pupitre o escritorio tradicional, invertir unos minutos a ordenar todos los útiles y el papeleo nos harán sentir más cómodos. El desorden y la cantidad innecesaria de muchos elementos a la vista generan mayor ansiedad, lo que invita a querer desconectar antes, a rendirse ante la vaguería.

Cabecera

· En España es habitual la presencialidad. Se dice que sólo el 45% de la jornada laboral española es productiva, el resto es puro y duro “calentar la silla” (el teletrabajo aún está por llegar al completo). El problema no es, por tanto, una cuestión de falta de horas, sino de optimización y gestión de tiempo. La mejor forma de fomentar la productividad está en marcarse, antes de comenzar el día, una serie de metas o tareas a cumplir. Pequeñas deadlines que conviertan la rutina en un juego con marcas a batir para, al final del día, volver la lista atrás con el orgullo de haber aprovechado el día.

Por tanto debemos marcarnos una hora límite. Somos humanos y si el estrés nos bloquea, no podremos avanzar. Como están demostrando las jornadas reducidas, pasadas las 50 horas semanales, nuestra salud, productividad y creatividad cae en picado. Lo que no hayamos logrado mucho antes no lo lograremos sometiéndonos a horarios imposibles.Orden

· Delegar responsabilidad no es cobarde, sino práctico. Querer ocuparse de todo suele redundar en una calidad deficiente de los resultados. Cada persona debe ser consciente de sus posibilidades y sus limitaciones. Debemos tanto encontrar nuestra especificación y potenciarla, como encontrar a quien mejor desempeñe cada tarea. El tiempo es dinero, y cuanto más malgastas, mayor es el precio a pagar.

· Priorizar y ser realista. De nada nos sirve tener como aliado la estación de trabajo más potente, como el Lenovo Thinkpad P70, si estamos bloqueados y no sabemos por dónde empezar nuestra tarea diaria. Lo ideal es marcar las tareas indispensables primero, aunque sean las más tediosas, regalándonos eventualmente momentos de descanso con otras tareas mucho más ligeras. Pero, en todo caso, debemos ser realistas: muchas veces no podremos hacerlo todo. Primero lo urgente y después lo demás. Ya sabéis lo que dicen: la salud es lo primero.

Etiquetas: