¿Son las mentoras la solución para que haya más mujeres ingenieras?

mujeres ingenieras mentoras

Las mujeres son, aproximadamente, la mitad de la población, pero sigue habiendo ámbitos y sectores en los que están infrarrepresentadas. Una de estas áreas es el de las STEM en general y el de las ingenierías en particular. En España, sin ir más lejos hay 11.619 mujeres de un total de 36.580 alumnos en estas ramas.

Hay muchas campañas y actividades para fomentar el estudio de estas materias entre las niñas, como te hemos contado aquí mismo en más de una ocasión. Pero otro terreno en el que también se pelea es en hacer que, una vez que estudien estas materias, hagan una exitosa carrera profesional en ellas.

Un aval, un respaldo, una garantía

La figura del mentor, del tutor, se antoja clave para reclutar y retener más mujeres en los campos STEM. Especialmente si son otras mujeres, las mentoras pueden ser la fuente de inspiración para niñas y darles una idea de lo que es trabajar en STEM. Y son un elemento fundamental para retener a las empleadas.

girl-cross

Según algunos estudios, un empleado que tiene un mentor tiene 6 veces más probabilidades de ser promocionado que aquellos que no cuentan con esta figura en sus carreras. Además, quienes ejercen este papel de mentores tienen también más probabilidades de ver aumentado su sueldo. Y los empleados que participan en este tipo programa de mentoría tienen una tasa de retención 20 por ciento mayor que aquellos que no.

¿Quieres ser mi mentora?

Esta figura no tiene porqué ser alguien que tiene una posición mayor en el escalafón de mando. Debe ser, por el contrario, una persona que esté dispuesto a compartir tiempo.

El mentor puede ser alguien que te ayude a entender tus propias fortalezas y debilidades. Otro mentor podría ayudarte a entender la dinámica de la organización. Otro a construir una red dentro de la organización para desarrollar tu carrera.

Según algunos expertos, una o dos horas al mes puede ser suficiente para tener un buen mentor. Tiempo que puede desarrollarse en las horas y lugares de trabajo o no: puede ser en una cafetería, a través de un chat, por correo…

bloc

Estados Unidos tiene un plan nacional

La administración de Obama tiene, incluso, un plan nacional para apoyar y fomentar la figura de las mentoras en las carreras técnicas.

Así, la Oficina de Política Científica y Tecnológica, en colaboración con el Consejo de Mujeres y Niñas de la Casa Blanca, se dedica a aumentar la participación de mujeres y niñas, así como otros grupos subrepresentados, en los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Entre otras cosas, este plan nacional busca fomentar el contacto de las niñas con sujetos implicados en STEM en entornos formales e informales, fomentando la tutoría para apoyar a las mujeres a lo largo de sus experiencias académicas y profesionales y apoyando los esfuerzos para retener a las mujeres en la fuerza laboral STEM.

Elige tu mentora según tu nivel

También en España hay varias iniciativas que tienen puestas en las mentoras una nueva esperanza para que esta brecha de género se vaya reduciendo.

girl-alone

Así, la Real Academia de Ingeniería ha puesto en marcha su programa de “mentoring” con el que la RAI pretende apoyar a las jóvenes estudiantes. Por un lado, busca fomentar el interés de niñas y jóvenes por los estudios en ingeniería y arquitectura, y, al mismo tiempo, motivar a las profesionales del sector en su promoción hasta puestos de responsabilidad y liderazgo tecnológicos.

Para el programa de “mentoring” la RAI trabaja conjuntamente con la Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras (EJECON), cuenta con el apoyo de la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo y la colaboración de la Universidad Politécnica de Madrid, así como de la Red de Mentoring de España.

Este programa está dividido en tres niveles. El primero, “Apoyo y Acompañamiento”, está pensado para alumnas de primer curso de carrera. Quienes están cursando el máster pueden beneficiarse de otro de los niveles al ser mentorizadas por profesionales de prestigio. En el tercer nivel se buscan mentoras entre las propias estudiantes, de último curso de Grado o de Máster, para tutelar a las alumnas recién llegadas a las escuelas politécnicas.

Estas últimas mentoras recibirán formación por parte de la Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras (EJECON) con el objetivo también de que puedan ayudar a las más jóvenes a integrarse desde el punto de vista académico y social, orientándoles en sus estudios y en el uso racional de todos los recursos universitarios.

Entre quienes quieran tener este doble papel (ser mentoras de las estudiantes más jóvenes y, a su vez, recibir formación para ello), al menos diez de ellas recibirán, además de la mencionada formación, una beca de 1.000 euros cada una, que aportará la Fundación Caja de Ingenieros.

girl-piercing

Las estudiantes de los últimos cursos de carrera estarán mentorizadas por la Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras que aportará un selecto grupo de mujeres del sector: ingenieras en su gran mayoría (aunque también de otras profesiones afines) con gran experiencia y éxito en su desempeño profesional, con puestos directivos en sus respectivas empresas.

Además, estos organismos están promoviendo la divulgación de un vídeo en colegios e institutos para motivar a las alumnas a cursar este tipo de carreras.

Las chicas son compañeras

Así, no solo se busca la motivación a través de “rol models” con los que las mujeres puedan sentirse identificadas, sino también romper estereotipos como el de que no hay peor enemiga para una mujer que otra mujer. De ahí que, en muchas ocasiones, se quiera involucrar a las mujeres para que sean ellas las mentoras de otras féminas.

Girls in Tech es otro movimiento con el que se busca potenciar la presencia femenina en las carreras técnicas y, entre otros programas, también contempla el de los mentores.

Este Programa de Mentores se centra en el compromiso, educación y empoderamiento de mujeres influyentes en los campos de la tecnología y emprendimiento. En este caso, la iniciativa se dirige a las mujeres profesionales, estudiantes y niñas.

Estructurado también en tres niveles, esta organización busca conseguir un esfuerzo por crear interacciones valiosas a través de todas las capas demográficas. Cada uno de estos programas está destinado a trabajar con los demás siempre que sea posible: mujeres profesionales, mujeres en edad universitaria y niñas.

Además, el programa también destaca los beneficios de la “orientación inversa”: es decir, que los mentores acaben también aprendiendo de los menos experimentados.

El ejemplo de Lenovo: cuando a una mujer le sucede otra mujer

elena-mendoza-lenovo

Estos programas de mentorización son, como vemos, cada vez más frecuentes. Pero no son, ni mucho menos, algo novedoso en este 2016. De hecho, varias empresas tienen, entre sus políticas de recursos humanos, iniciativas que buscan conseguir una mayor presencia femenina en los puestos de dirección.

Un buen ejemplo de ello es Women in Lenovo Leadership (Will), una iniciativa que lleva vigente casi 10 años (se puso en marcha en 2007) y con la que se pretende fomentar el liderazgo de las mujeres dentro de Lenovo. Con este tipo de programas también se busca romper estereotipos de pustso que han sido generalmetne ocupados por hombres, lo que hace más difícil la llegada de una mujer. Según nos explicaba en su momento Isla Ramos, las posibilidades de que un puesto sea para una mujer es muchísimo más alto si en ese puesto anteriormente hubo otra mujer.

Algo que se cumplió perfectamente en la dirección general de Lenovo en nuestro país, puesto que tras la promoción de Isla Ramos a puestos internacionales la máxima gerencia de la compañía en nuestro país recayó en otra mujer, Elena Mendoza, de formación matemática.

Etiquetas: