Quiero monitorizar mi ejercicio y busco lo mejor y más preciso: así es cómo se hace

pulsometro running para Quiero monitorizar mi ejercicio

La semana pasada vimos como aprovechar las capacidades de nuestro smartphone para monitorizar nuestro ejercicio físico. Comprobamos sus ventajas, pero también sus inconvenientes y era la precisión un punto en el que flaqueaban. Por eso hoy vamos a ver cómo monitorizar mi ejercicio con los mejores dispositivos, los que nos ofrecen más información y precisión.

Se trata de dispositivos dedicados a esta función, que están especializados para recoger todos los datos y parámetros necesarios, que son de gran utilidad si hemos llegado a un nivel de entrenamiento alto y buscamos mejorar marcas. Un ejemplo muy común que todos hemos visto son los ciclistas profesionales, que llevan un pulsómetro y van controlando en todo momento el ritmo y el esfuerzo máximo que pueden hacer para subir un puerto.

La ventaja de utilizar pulsómetros, los reyes de la monitorización del ejercicio

pulsometro

El pulsómetro es un dispositivo muy sencillo que nos va a ayudar a controlar el ritmo e intensidad del ejercicio físico indicándonos hasta donde podemos llegar según nuestro ritmo cardiaco. De esta forma podemos moderar el ritmo cuando vamos llegando al máximo de nuestras pulsaciones y elevarlo cuando éstas han bajado.

Los más sencillos son de tipo reloj de pulsera. Su ventaja principal es un precio muy atractivo, que son muy sencillos de llevar y de manejar. El consumo de batería es muy baja, por lo que no tenemos que preocuparnos por recargar. Por el contrario, sacar los datos muchas veces no es tan fácil como parece y tenemos que controlarlo todo desde la pantalla del dispositivo.

Los pulsómetros más avanzados se combinan con GPS, que nos permiten obtener un tracking de las rutas, altimetrías, esfuerzos que hemos realizado durante el ejercicio físico y un volcado de datos a un ordenador. Esto es de gran ayuda para ordenar los entrenamientos y, sobre todo, si estamos buscando un progreso físico. Su precio puede ser tan elevado como el de un smartphone. Tenemos muchos con distintas funciones para elegir.

Además llevan distintos sensores, por ejemplo, suelen llevar el pulsómetro sujeto con una cinta en el pecho que pasa la información al dispositivo. También sensores de pie, que son muy útiles si practicamos el running, ya que nos ofrece información sobre la pisada, la forma de correr, algo muy importante para detectar fallos e incluso evitar lesiones. Los más avanzados incluyen un acelerómetro que mide el movimiento del cuerpo.

Por último, hay una variedad de pulsómetros que los podemos combinar con nuestro smartphone y una aplicación del mismo. Un ejemplo de ello es Runtastic, que son compatibles con casi cualquier tipo de dispositivo. De esta forma los datos que nos ofrecían los smartphones son más completos y precisos. Tienen el inconveniente de que para visualizar datos mientras hacemos ejercicio tenemos que utilizar la pantalla del teléfono.

favor

  • Un dispositivo muy ligero, y fácil de visualizar durante el ejercicio.
  • No consumen mucha batería.
  • Gran precisión y cantidad de datos para mejorar marcas.

favor

  • Extaer los datos puede resultar algo complejo.
  • Tenemos que invertir en su adquisición.
  • Son menos intuitivos que los smartphones.

Otros dispositivos que nos ayudan a cuantificar nuestro ejercicio

pulseras cuantificadoras

Pero también existen otros dispositivos, que nos ayudan a controlar o saber que cantidad de ejercicio realizamos. Por un lado, tenemos las pulseras cuantificadoras, que nos ofrecen información de lo que hacemos en nuestro día a día. Dicho de otro modo, el ejercicio que hacemos al caminar, subir escaleras, con datos de los pasos que hemos dado, distancia recorrida o calorías que hemos quemado. Ese ejercicio que hacemos sin darnos cuenta.

Quizás una de las más conocida sea Fibit Flex, que también monitoriza nuestro ciclo de sueño para ayudarnos a descansar mejor, algo que si practicamos ejercicio también nos ayuda a recuperarnos mejor de los esfuerzos. Además nos ayuda a plantearnos metas para hacer más ejercicio de forma natural.

Otro ejemplo sería la Nike Fuel Band, quizás la mejor alternativa si estamos dentro del ecosistema de la marca deportiva y utilizamos también su aplicación en el smartphone o el dispositivo que tiene para medir el impacto de la pisada en las zapatillas. Como gran novedad, la pulsera es resistente al agua, algo que seguro es muy apreciado por los practicantes de los deportes acuáticos.

Sensoria es otro tipo de dispositivo que se coloca en el calcetín. Nos ofrece información de cómo pisamos y nos puede ayudar a corregir el apoyo del pie para evitar lesiones, además de darnos los datos del ejercicio que hemos realizado.

favor

  • Un dispositivo muy ligero, y fácil de visualizar los datos en informes en sus aplicaciones.
  • No consumen mucha batería.
  • Cuantifican el ejercicio que hacemos en nuestra vida diaria.

favor

  • A nivel estético tienen mucho margen de mejora.
  • Menos útiles para el uso deportivo.
  • Pueden acabar sustituidos por los smartwatchs en poco tiempo.

Quizás el futuro de la monitorización no esté ni en los smartphones ni en las pulseras o pulsómetros, sino en el dispositivo que tiene un poco de cada uno de ellos como son los smartwatch, los relojes inteligentes que tienen en el control de nuestra salud y estado físico una de sus funciones por las que diversos fabricantes están apostando con más fuerza.

Imágenes | Geert Schneider | David Huang

Etiquetas: