No más muertes por atropello: el objetivo claro de las tecnologías más ‘locas’ en marcha

atropello

En España se producen cerca de 11.000 atropellos cada año. La inmensa mayoría (más de 10.000, según datos de la DGT) se producen en zona urbana. Es cierto que una gran parte de estos accidentes no tiene consecuencias fatales: el año pasado hubo 378 fallecidos por atropello, de los que 6 de cada 10 (224 víctimas mortales) se produjeron en ciudad.

Según la DGT, en nuestro país uno de cada tres atropellos se debe a una imprudencia del peatón. Cruzar la vía antirreglamentariamente, no utilizar los pasos para peatones o no respetar los semáforos son las causas más comunes.

¿Puede la tecnología ayudar a evitar los atropellos al igual que a reducir los atascos? Sí, y en eso se investiga.

El efecto “Look right”

Una de las ideas que se están estudiando para evitar los atropellos sigue una estrategia similar a la tradicional pintada que puedes ver en los pasos de cebra de Londres en los que se puede leer “look right”.

Con este escrito, se quiere evitar los atropellos que sufrían muchos turistas cuando visitaban Londres, acostumbrados por lo general a mirar primero a la izquierda antes de cruzar.

En Holanda están siguiendo este modelo, pero aplicando la tecnología en lugar de pintar frases en el suelo.

Levanta la vista de tu smartphone

Así, en los Países Bajos se está probando el utilizar en el pavimento unas luces especiales diseñadas para ayudar a los usuarios de smartphones a cruzar de manera segura.

Estas filas de bombillas LED se han incrustado en el suelo en un cruce de peatones en Bodegraven situado cerca de tres escuelas.

El objetivo es que llamen la atención de aquellos peatones que están demasiado distraídos mirando a sus teléfonos y que, en ocasiones, cruzan sin ni siquiera mirar la carretera. Esta iluminación también les indicará cuándo cruzar y cuando no. Sí, para ello utilizará los colores normales: verde para tener vía libre y rojo cuando esté prohibido.

El sistema se llama +Lichtlijn y ha sido desarrollado por la empresa holandesa HIG Traffic Systems. Sin embargo, no convence a todos, ni siquiera a la Asociación Holandesa de Seguridad en el Tráfico, VVN, ya que consideran que con esta medida se sigue incentivando a los peatones a estar más pendientes de sus teléfonos móviles que de lo que les rodea.

Esta no es la única ciudad en la que se está probando este tipo de sistemas. También en Australia están experimentando con este tipo de iluminación en el suelo.

Ni elevados ni badenes: la solución puede ser pasos de cebra más inteligentes

Según la DGT, el 35% de los atropellos mortales suceden durante el crepúsculo o la noche, generalmente en vías que no se encuentran suficientemente iluminadas. Por eso, algunos creen que una mejor iluminación, pero también dotada de cierta inteligencia, puede ayudar a reducir estos datos.

Situémonos en Cambrils, en Tarragona. Esta localidad ha instalado, dentro de su proyecto de Smart City, un paso de peatones inteligente. Consta de dos señales verticales en cada extremo de la calzada. La particularidad es que el paso de cebra funciona con unos sensores de presión, que detectan si hay personas acercándose.

Si es así, se encienden tanto las luces LED situadas en las dos señales verticales como en la pintura del asfalto. De esta manera, se gana en luminosidad y los conductores son conscientes de que un peatón está esperando a cruzar y, por tanto, debe parar el vehículo.

Otros modelos de pasos de cebras inteligentes optan por reconocer cuántas personas esperan y la velocidad de los peatones para ajustar también la duración de los semáforos. Es el caso de SCOOT (Split Cycle Offset Optimization Technique), que se va a poner en marcha en Londres. Se espera que el nuevo sistema peatonal ayude a que sea más fácil y seguro para millones de personas cruzar la carretera por toda la capital.

Un airbag en caso de impacto

Sin embargo, donde hace más tiempo que se lleva investigando es en cómo hacer los coches más seguros no solo para los ocupantes, sino también para las personas de fuera, como los peatones.

Por eso, algunos modelos apuestan por incluir lo que se conoce como airbags para peatones. De esta forma, se colocan unos sensores en el parachoques. Si detectan la presencia de una persona en un choque, se activa este airbag de peatones para que se despliegue. Esto también ayuda a amortiguar un impacto potencial.

Se han realizado numerosas pruebas de los diversos componentes y en diversas situaciones, incluyendo diferentes condiciones climáticas.

La tecnología del airbag para peatones es una posible solución para amortiguar un impacto y para proteger a los peatones en ciertas situaciones cuando cochan con la parte delantera del vehículo.

Los coches inteligentes también lo son para peatones

En plena efervescencia de los coches autónomos, y cuando se plantean cuestiones incluso éticas sobre el comportamiento que estos vehículos deberían tener en caso de posibles accidentes, quizás el mayor desafío está en cómo manejar el comportamiento humano.

Así, Drive.ai está investigando todo tipo de interacciones, también humanas. La compañía está explorando maneras en que los vehículos puedan aprender las normas del conductor y el comportamiento de los peatones. Tanto que en California se han probado vehículos automatizados equipados con pantallas y sistemas de sonido diseñados para comunicarse con los peatones.

La empresa experimentará con el uso de texto, sonidos, luces e incluso movimiento para comunicarse con los conductores y los peatones. La pantalla de un vehículo podría decirle a un peatón cuando es seguro cruzar.

Dime cuál es tu velocidad y me ajustaré a ella

Invenciones hay para todos los gustos y para todas las situaciones. Por todos es sabido también que Holanda es un país de bicicletas. Son varias las ciudades (como Assen o Hertogenbosch) en las que hay semáforos que suelen dar prioridad a los ciclistas sobre los automovilistas.

También se están probando una serie de semáforos inteligentes que se ajustan a la velocidad de los diferentes transeúntes: ciclistas, vehículos pesados, ligeros o peatones, con el fin de que nadie tenga que esperar ineficientemente. Así es como funcionan:

Para ello, se han insertado en el suelo unos sensores, a 25 metros de las intersecciones. El sistema es inteligente para, en caso de que las condiciones de circulación lo permitan, poner automáticamente luz verde al paso de los ciclistas.

Si el sistema de semáforos detecta que solo hay un vehículo esperando, la luz verde permanecerá en este color durante 4 segundos. Si hay más, el tiempo se amplía.

Esperar también puede ser divertido

En la ciudad alemana de Bohmte han puesto una medida aún más radical: han eliminado todos sus semáforos y señales de tráfico para llevar a cabo un experimento con el que se pretende que las calles sean más seguras.

Durante un día, sólo había dos reglas: los conductores no pueden superar los 50 kilómetros por hora y todo el mundo tiene que ceder a quien venga por la derecha, ya sea un coche, una bicicleta o un peatón. Aseguran que el plan ha tenido éxito y que se han producido menos incidentes.

Como puede que no en todas las ciudades se pueda llevar a cabo este tipo de experimentos y soluciones, los hay también que han pensado que la solución puede estar en hacer las esperas ante un semáforo en rojo más amenas. Se trata de una acción llevada a cabo en Lisboa en la que una figura de un semáforo en rojo baila para atraer la atención de los peatones y evitar así que puedan saltárselo y poner su vida en juego.

Hay veces que no es cuestión tanto de desarrollar una nueva tecnología como de aplicarla de una manera no convencional. El objetivo, en cualquier caso, sigue siendo el mismo: hacer de las ciudades un lugar más seguro y con menos atropellos.

Etiquetas: