¿Sabes lo que de verdad oculta el Modo Incógnito de Google Chrome?

modo incógnito

Internet es sinónimo de libertad. Los usuarios de la red podemos, de momento por suerte, acceder prácticamente a cualquier web, foro o dirección y compartir o recibir información desde cualquier punto del planeta. Los navegadores web son testigos de nuestros movimientos.

Eso sí, en ciertas ocasiones deseamos que no sean tan cotillas, y para ello tenemos herramientas como el “modo incógnito” de Google Chrome, entre otros navegadores, que nos permite buscar información o visitar cualquier web sin dejar rastro. ¿Pero es tan fiable como aparenta?

¿Qué hace destacar al modo incógnito?

El modo incógnito tiene fama de ser el “modo adulto”. La práctica mayoría de usuarios activa este modo para acceder a páginas de contenido para mayores de 18 años y no levantar sospechas ante otros usuarios del mismo equipo.

También puede ser útil para usarlo en equipos ajenos y que no puedan saber a qué webs hemos accedido. Es la opción más fiable si accedemos a la red desde un ordenador público o del trabajo y no queremos dejar constancia. Privacidad ante todo.

En líneas generales, el modo incógnito no permite almacenar ni las direcciones web que visitemos, ni el historial, ni archivos de caché necesarios (imágenes, texto, etc) ni las cookies de los lugares visitados. También se desactivarán las extensiones instaladas en Chrome.

¿Qué no protege o no puede evitarse en el modo incógnito?

Pero no todo puede evitarse en el modo incógnito. Si usamos nuestra cuenta de Google mientras navegamos en modo incógnito, Google almacenará cualquier información que busquemos para analizarla y mejorar sus búsquedas, así que, en parte, habremos perdido la deseada privacidad.

Por supuesto, sobra decir que si nos descargamos un archivo de una web usando el modo incógnito, éste seguirá almacenado en el ordenador, y puede que la web guarde registros de nuestra descarga.

El modo incógnito también desactiva las extensiones del navegador, algo de agradecer, pero si las activamos manualmente, no podemos evitar que la extensión no mantenga registros de las webs visitadas (por ejemplo, los bloqueadores de anuncios, vpn, etc).

Según se ha detectado, las tarjetas gráficas también son capaces de “recordar” qué hemos hecho con el navegador en modo incógnito, como parece haber sucedido en varios casos en los que, al ejecutar una aplicación gráfica, por error ha aparecido un fragmento de un vídeo “inapropiado” visualizado anteriormente en dicho modo del navegador.

El acceso de malware tampoco desaparece: si descargamos algún archivo poco fiable o accedemos a enlaces sospechosos, el malware entrará en el equipo, aunque estemos usando el modo incógnito, es totalmente indiferente.

También se comienzan a usar técnicas como Canvas fingerprinting, que detectan los “movimientos” e información del usuario en una web usando elementos canvas en HTML5. Evidentemente esto no puede detectarlo el navegador en modo incógnito.

Imágenes | geekshumor | charliehorse55

Etiquetas: