Este es el ordenador que necesitas para los mejores videojuegos

ordenador-videojuegos

Todos los ordenadores sirven para jugar… pero no a todos los juegos. Los ordenadores para jugar existen y de hecho son una gran inversión si lo que quieres es, eso, jugar a los títulos más modernos y – generalmente – punteros. Si le echas un vistazo a los requisitos técnicos de los juegos más recientes (Fallout 4, Star Wars Battlefront, Metal Gear Solid V, Street Fighter V) te sorprenderán, y lo que es peor… te darás cuenta que seguramente tu actual equipo no es suficiente.

Una de las soluciones es comprar un nuevo ordenador para jugar. Bien, ¿y cómo hacerlo? ¿Qué debo tener en cuenta si quiero comprar un ordenador para jugar a todos los grandes estrenos? Pues precisamente de esto vamos a hablar hoy: de los componentes y características esenciales que tu nuevo ordenador de sobremesa debe tener.

Lo más importante, la tarjeta gráfica

Cuando hablamos de un ordenador para jugar hay un componente cuya importancia es superior a la del resto: es la tarjeta gráfica, encargada de generar los gráficos y el entorno que vemos los usuarios.

Una buena tarjeta gráfica es esencial para disfrutar de una buena experiencia de juego, aunque es necesario mencionar algunos matices. Hay juegos más exigentes, y otros menos, según así lo hayan decidido los desarrolladores. Es muy importante comprobar cuáles son los requisitos de cada título, tanto los recomendados como los mínimos, y tenerlos en mente para saber si nuestro ordenador podrá ejecutarlos con eficacia.

NVidia GTX 970 GPU

Tarjetas gráficas hay muchas, en la práctica totalidad de los casos pertenecientes a dos fabricantes: NVidia y AMD. Hablamos de tarjetas gráficas dedicadas (tarjetas físicas que se ‘pinchan’ en la placa base del ordenador), y que por su estructura y características ofrecen un mayor rendimiento que el otro tipo de tarjeta, las ‘integradas’ o incluidas en el propio procesador. Sí, desde hace unos años también los procesadores incorporan una tarjeta gráfica mucho más sencilla y limitada, que puede ser suficiente para algunos juegos sencillos pero que desde luego no es la mejor opción si queremos jugar a todos los grandes estrenos del mercado de los videojuegos.

Nuestra opción deberá ser una tarjeta dedicada. Éstas también existen en portátiles, con otro formato – un chip ajeno al procesador -, e igualmente fabricadas por NVidia y AMD.

Dentro de las diferentes gamas, si queremos disfrutar de una buena experiencia, es muy recomendable ir a por tarjetas gráficas de gama media, o productos de calidad superior. Por ejemplo:

  • NVidia GTX 950 // AMD R7 370: suponen una diferencia interesante respecto de las gráficas integradas en los procesadores, y por su coste pueden ser el primer escalón de un PC para jugar.
  • NVidia GTX 960 // AMD R9 380: aún más rendimiento por poco más precio.
  • NVidia GTX 970 // AMD R9 390: ya suponen un desembolso importante, pero son productos enormemente competitivos y que pueden ejecutar juegos con la mejor calidad a altas resoluciones.
  • NVidia GTX 980 Ti // AMD R9 Fury X: los modelos ‘top’ más punteros del mercado, son caras pero necesarias por ejemplo para disfrutar del juego en multipantalla, con monitores con resolución 4K o al máximo detalle gráfico

Éstas son sólo una muestra de las existentes en el mercado, en este caso para el mercado de los ordenadores de escritorio. Cada una de estas tarjetas gráficas tiene su contrapartida para ordenadores portátiles, siguiendo un esquema similar de objetivos y experiencia en el mundo de los videojuegos.

Pero no te olvides del procesador

Intel Core i7 processorEl procesador es el ‘cerebro’ central del ordenador, el que gestiona la práctica totalidad de la información. En los juegos, sin embargo, su importancia es menor – en parte porque la tarjeta gráfica le hace buena parte del trabajo -, pero también influye. Para jugar no es necesario el mejor procesador, pero sí uno decente.

Hay decenas de modelos de procesadores diferentes, muchos de ellos tremendamente específicos. En mi experiencia siempre he recomendado, en el caso de procesadores Intel y con el objetivo de los videojuegos en mente, elegir al menos un procesador Intel Core i5, o los aún superiores Core i7.

Con estas familias no tendremos problemas para no sólo disfrutar del juego con buena calidad, también movernos por el ordenador con soltura, con cargas rápidas entre niveles y, en general, con una experiencia muy positiva con el ordenador.

Un equipo destinado a videojuegos – como puede ser el Lenovo Y50 ya dispone de este tipo de procesadores con 4 o más núcleos de proceso a frecuencias de 2.6 GHz., en adelante. Un buen núcleo central para procesar toda la información que el ordenador necesita en cada momento.

El SSD lo notarás

Los discos duros magnéticos llegaron a un límite, y entonces aparecieron los SSD: almacenamiento de estado sólido que inicialmente era tremendamente caro, pero que con el paso de los años han ido reduciendo su coste hasta ser un producto tremendamente atractivo.

Intel SSDCon un SSD ganaremos en velocidad del ordenador. Éste será capaz de leer mucho más rápido la información, con lo que todo ‘cargará’ más rápido. En los videojuegos no afecta a la calidad gráfica o al número de imágenes por segundo que el ordenador genera, pero sí a la velocidad a la que se cargan los niveles. Cuando terminas una fase es mejor esperar unos pocos segundos hasta la siguiente, y no un tiempo que incluso pueden ser minutos.

Con un SSD también se mejora la experiencia ‘general’ del usuario, es decir: todo el ordenador funciona más rápido. Esto incluye desde el inicio del sistema (Windows arranca en unos pocos segundos) hasta la apertura de aplicaciones, como pueden ser un editor de imágenes o vídeo, el reproductor de música o también el navegador web. Todo carga casi al instante, aportando una experiencia que hace unos años era inimaginable pero que hoy en día cualquiera podemos tener en nuestro ordenador.

Un PC con un toque personal

Si hay algo que le gusta a la comunidad gamer eso es sin duda alguna los ordenadores llamativos. Luces que brillan y parpadean en diferentes colores son detalles puramente estéticos que no afectan al rendimiento con el que se ejecutarán los videojuegos, pero que desde luego atraen y mucho a los usuarios.

Lenovo Y50

Una funcionalidad muy interesante de este color está en el teclado, con los teclados retroiluminados. El caso del Lenovo Y50, por ejemplo: sus teclas tienen una iluminación en color rojo que además del toque estético, cumplen la función de poder ver las teclas de noche. Mucho de visión y diseño, pero también de funcionalidad y comodidad.

lenovo-razer-desktop-pc

Sin embargo, si hay un ordenador ‘gaming’ puro y duro ese es el próximo Lenovo Y Series ‘Razer Edition’, un ordenador de sobremesa que se pondrá a la venta a lo largo de 2016 incorporando todas las tecnologías habituales en el mundo gaming: buenos componentes y características, chásis específico para una buena ventilación y la parte estética, con zonas iluminadas en colores que podrán personalizarse.

Etiquetas: