¿Por qué tu ordenador es del siglo XXI y tu ratón de 1789?

raton-hands-desk-office-working

Dedicamos días enteros a elegir un monitor para jubilar al viejo, a configurar la tarjeta gráfica o el procesador. Nos encontramos con nuevas tecnologías, diseños, promesas.

Y todo eso está muy bien pero, ¿qué hay del ratón? Ya sea en la mesa de una oficina pública o en un estudio de diseño, el ratón es el eterno olvidado.

Pero el ratón es un gadget moderno, ¿verdad?

ratoncito

No, los primeros modelos cuentan con más de medio siglo de solera. Aunque el nombre “mouse” fue acuñado en 1965 por el prestigioso ingeniero William K. English, las ruedas de desplazamiento tipo trackball existen desde 1941.

Por aquel entonces tenía un nombre menos pegadizo: “Indicador de posición X-Y para un sistema con pantalla”, en referencia a las gráficas por coordenadas de la Segunda Guerra Mundial. Y, contra lo que pudiera creerse, las cosas han cambiado mucho desde entonces.

Los usamos mal y acabamos lesionados, no utilizamos las alfombrillas correctas, creemos que cualquier cosa vale. Y la verdad es que no. Con un buen trackpad puedes desplazarte por toda la superficie de la pantalla sin apenas mover la mano.

Y no hace falta que estén llenos de botones o lucecitas; precísamente los mejores modelos son minimalistas y resistentes a casi cualquier cosa. Fijémonos en el ThinkPad X1 de la foto, una leyenda a prueba de todo. Es capaz de operar a 0°C, incluso mojado, y aguanta tranquilamente 15 millones de “clicks”.

ratones

Fíjate en los videojuegos

Si hay un mercado que ha impulsado el uso del ratón, como herramienta de fiabilidad superior, ese es el de los videojuegos. Un jugador de League Of Legends necesita un mouse, rápido, muy cómodo, capaz de ajustarse al milímetro a la mano y funcionar cuando sudas temblando ante la derrota.

Gracias a esta industria se han construidos modelos de alta precisión —a nivel atómico—, con trackballs fijadas dentro de cámaras aisladas, con macros —teclas con función que memorizan algún tipo de acción—, revestimiento de aluminio y con la posibilidad de ajustar la sensibilidad del sensor láser para operar sobre cualquier superficie.

Seguimos usando el modelo mecánico más barato e incómodo que nos regalan al comprar nuestro equipo cuando, a poco que rebusquemos, podemos encontrar un gran mouse que se ajuste a nuestras necesidades. ¿Y cuáles son nuestras necesidades?

lenovo-yoga-mouse-hero

Buscando el mouse todoterreno

Podemos decir que existen dos tipos de clasificaciones entre los ratones informáticos: por su uso y por el tipo de conexión. En cuanto a su composición existen estos 5 grupos:

  • Mecánicos: son los de toda la vida, aquellos que incluyen en su interior una gran esfera de goma, aunque llegó a ser de madera, y en su interior dos rodillos se desplazan, uno vertical y otro horizontal. Estos definen dónde está el cursor sobre la pantalla. Dentro de los ratones mecánicos se ha avanzado más que en ningún otro tipo de modelo. Algunos, para ahorrar peso, incorporan dos ruedas, una contenida dentro de la otra, eliminando la esfera de plástico.
  • Ópticos: estos se convirtieron en un estándar hace una década. Evita el gran problema de la bola: que arrastra suciedad y termina por obstruir los rodamientos. Pero las unidades ópticas también acaban limitadas por, primero, su rendimiento a pequeña escala, con un límite teórico de 800 puntos por pulgada, y por sus habituales desconexiones cuando empiezan a ensuciarse.
  • Láser: Es fácil confundirlo con el ratón óptico, pero este es mucho más preciso, con resoluciones de hasta 2.000 ppp. Además, utilizan una suerte de lupa para amplificar la intensidad del haz. Esto se traduce en mayor sensibilidad de movimiento y precisión a escala más pequeña. Detectan tanto el movimiento horizontal como el vertical.
Modelo para Gaming con DPI ajustable gracias a sus 4 pesas de 5 gramos

Modelo para Gaming con DPI ajustable gracias a sus 4 pesas de 5 gramos

 

  • Trackball: los trackball antiguos eran muy incómodos porque exigían mover una rueda dentada para que el puntero se desplazara. En la actualidad existen modelos que cambian por completo el esquema de uso. Seguro que habrás oído hablar de los ratones verticales, donde el pulgar cumple la función del índice y reducen considerablemente las lesiones de codo y muñeca. Pues bien, algunos de estos modelos incluyen una gran bola en su centro para ser controlada por el dedo índice, pero sólo pasando el dedo por la superficie, ya que la esfera es una superficie táctil.
  • Mouse Touch: esto nos lleva a los ratones completamente táctiles, aquellos que actúan como un trackpad. Con sólo desplazar un dedo vertical u horizontalmente, el puntero emulará ese movimiento en pantalla. No precisan botones extra ni doble scroll, ya que asocia gestos con los dedos a distintas funcionalidades.

En conclusión, un buen ratón debe ser, además de cómodo y ligero, rápido en su rendimiento, operar bajo cualquier superficie, plataforma y sistema operativo, ofrecer una buena tecnología de seguimiento, poder ser usado sin cables pero tener una batería duradera y, sobre todo, operar bajo distintos protocolos —o bien por Bluetooth bajo el estándar  IEEE 802.15.1 o a través de radiofrecuencia, con los estándares IEEE 802.11b, IEEE 802.11g—.

174918_01_lenovo_yoga_remote_mouse-1

Ratón + mando a distancia

¿Qué dirías si el mismo ratón que utilizas para navegar se convirtiera en un control remoto totalmente integrado con Windows 10, que te permite manejar las funciones multimedia de tu equipo sin moverte del sillón?

YOGA Mouse es un modelo que incluye una articulación en el centro y cambia de posición para conseguir esta función extra. Además, en el centro del mismo incluye una banda táctil para navegar rápidamente por las páginas web. Gracias a su diseño angulado es compatible tanto para zurdos como para diestros.

En sus extremos incorpora dos bandas de goma para una sujeción segura y en el extremo inferior incluye un botón de encendido/apagado para evitar consumir batería cuando está inactivo. En cuanto a la batería, incluye una IonLitio recargable además de un led que avisa del nivel de carga.

desktop14

En su interior esconde una llave USB para conectarse de manera inalámbrica, de manera dual, tanto 2,4 GHz como Bluetooth 4.0. Además incorpora un puerto Micro-USB para conectarlo y, a diferencia de otros modelos, sigue funcionando cuando está cargándose. Un minuto de carga equivale a una hora de uso. Gracias a prescindir de pilas logra mantenerse en unos 13,5 milímetros de grosor, todo un récord para lo que ofrece.

Estos modelos de tipo pinza son los que menos agotan con el uso. Su estructura, más ergonómica, se adapta mejor al hueco que deja la mano mientras están siendo usados, de manera que el peso de la mano descansa sobre ellos. YOGA Mouse, con 1600 ppp de precisión, supone un salto hacia delante con respecto al diseño y la usabilidad.

Etiquetas: