¿Por qué el OLED va a convertir tu portátil en algo que nunca has visto?

oled-futuro

Mucho se lleva hablando de la tecnología OLED, bautizada por una amplia comunidad como el futuro de las pantallas. Llevan varios años intentando asentarse en el mercado de televisores y smartphones, y ahora dan el salto al mundo de los portátiles de la mano del ThinkPad X1 Yoga de Lenovo.

¿Qué es OLED y qué puede aportar al mercado? Bajo esta pregunta basamos este artículo, en el que vamos a buscar el por qué OLED, qué ventajas aporta y qué diferencias trae frente a otras opciones del mercado.

En qué consiste el OLED

OLED es la denominación de una tecnología que pretende competir contra las más típicas LED o LCD. OLED se refiere a diodo orgánico de emisión de luz (del inglés organic light-emitting diode), y es que a diferencia de otras tecnologías, utiliza un componente orgánico que reacciona a la electricidad generando y emitiendo luz.

Al contrario, tecnologías como LCD – pantalla de cristal líquido – o LED – light-emitting diode – utilizan componentes artificiales para generar esa luz necesaria para los dispositivos, y esta es la principal diferencia: OLED no requiere de un panel que ilumine la superficie de la pantalla, pues esta labor la realiza de forma natural el componente orgánico, y con un conjunto de beneficios que describiremos más adelante.

¿Qué componentes tiene una pantalla OLED? Un diagrama de Samsung Geeks

¿Qué componentes tiene una pantalla OLED? Un diagrama de Samsung Geeks

Los fabricantes llevan varios años explorando las posibilidades de OLED, con muchas dificultades, y tenemos que remontarnos a 2008 para conocer el primer producto comercial con OLED, un televisor de Sony que por su elevado precio pasó sin pena ni gloria por el mercado. Tras él, y en distintos formatos, empezaron a llegar smartphones y, sobre todo, televisores de gran formato. A día de hoy es común encontrar en el mercado productos con OLED, si bien no habíamos conocido el primer portátil con una pantalla de este tipo. Hasta este año.

También es necesario mencionar que OLED trae consigo unas cuantas tecnologías más, cuyo funcionamiento ‘base’ es similar aunque aplican algunas diferencias particulares. Por ejemplo AMOLED (OLED con matriz activa de píxeles), PAMOLED (OLED con matriz pasiva de píxeles) o FAMOLED (AMOLED flexibles); estas tres tienen, a su vez, otro subconjunto de tecnologías específicas que aplican algunos cambios más y cuyos detalles podéis leer en Wikipedia.

Ventajas y diferencias de OLED frente a las alternativas

Hablar de OLED es referirnos a una serie de ventajas… y también unos cuantos inconvenientes. Como (casi) todo, tiene sus pros y sus contras. Vamos a repasarlos.

En primer lugar, el hecho de que OLED utilice el componente orgánico implica que, en un futuro, estas pantallas serán mucho más económicas frente a las LED comunes en la actualidad. Y ojo, decimos en un futuro porque su desarrollo actual está en pleno auge, de forma que las inversiones por parte de los fabricantes son muy fuertes en la actualidad. ¿Cuánto tardarán en pasar esa barrera? A día de hoy se desconoce, pero está claro que cuanto más mayoritario sea su uso, más baratas serán de fabricar.

Otra de las ventajas de OLED es su gama de colores, que en general es mucho más vivo que en el resto de tecnologías. Esta ventaja también se aplica al brillo (son capaces de ofrecer mayor brillo), a los ángulos de visión (se ve el contenido claramente desde mayores ángulos laterales) y a lo que se denomina negro real, que ha sido durante años uno de los mayores quebraderos de cabeza de la industria.

LG OLED True Black

Las pantallas OLED, al contrario que otras opciones, pueden ‘apagar’ los píxeles de la matriz que deseen en cada momento, sin existir un brillo remanente (mínimo, pero existente) en el fondo. Es por ello por lo que en vez de mostrar grises muy oscuros, pueden mostrar el color negro real, tal y como lo entendemos. Sí, también una pantalla OLED, al poder ‘desconectar’ una parte, permite ahorrar energía, aunque con matices.

Mientras una OLED es más eficiente mostrando colores oscuros – preferiblemente negros -, consume más energía cuando muestra colores blancos o cercanos a él. Por ello, es muy difícil asegurar que esto vaya a ser una ventaja, pues dependerá del uso que le vaya a dar el usuario.

Otra de las ventajas es el tiempo de respuesta, del orden de 1.000 veces más rápido en OLED que en LCD trabajando también a frecuencias mayores (de hasta 144 Hz., aunque no sea lo común). Aquí la clave está en si esta diferencia repercute de algún modo en el usuario, que acostumbrado a las LCD/LED no necesita más. Es un avance para la tecnología, sí, pero ¿realmente existe una diferencia apreciable?

Del otro lado, una de las principales desventajas de OLED está en el manejo de colores. Antes mencionamos que estos son más vivos y brillantes, pero se observa que modifican la realidad que muestran otros paneles y tecnologías. Y más concretamente OLED altera el color azul – y sus derivados – de forma significativa, debido al uso del componente orgánico.

Por último, otra de las desventajas es que, por precisamente el uso de componentes naturales, la vida útil de los paneles OLED es menor que la de las alternativas, algo que lleva en debate desde hace años. Esto no se refiere a que de pronto dejen de funcionar, sino a que los colores se degradan más con el paso del tiempo; si antes hablábamos del azul, con el paso del tiempo este color es el que más pierde. En 2008 se estimaba que el tiempo necesario para alcanzar este estado era de unas 1.000 horas, si bien en la actualidad la tecnología ha mejorado y los fabricantes han incluido otras novedades para impulsar esa cifra.

¿Por qué el OLED ha triunfado en otros dispositivos y aún no había dado el salto a PC?

Aunque los primeros descubrimientos sobre esta tecnología datan de los años 60, OLED no llegó a las tiendas hasta 2008. El tiempo que ha pasado desde entonces, aunque amplio, no ha sido suficiente para estandarizarla entre los usuarios, más allá de hacerlo en algunos segmentos de producto.

Moto X OLED screen

Es cierto que OLED tiene ventajas, pero también inconvenientes. Y esto ha lastrado su evolución, tanto en el mercado como en su investigación y desarrollo, que avanza lenta pero sin pausa. También es cierto mencionar que OLED – y sus derivados, sobre los que hablamos anteriormente – están más que presentes en el mercado de los smartphones, con modelos de todas las gamas y precios. Samsung ha sido una de las que más ha apostado por OLED en smartphones (por su capacidad de fabricación), sin olvidar que otras marcas como Motorola, LG o Nokia también han utilizado estas pantallas.

En televisores ha ocurrido algo parecido, con mayores expectativas aunque resultados inciertos. Los televisores OLED han sido productos pertenecientes a las gamas más altas del mercado, con precios de varios miles de euros. Esto ha hecho que sean también muy exclusivos y que no muchos tengan el poder adquisitivo para hacerse con uno de ellos; el lado positivo de esto es que se espera que en 2016 bajen significativamente de precio hasta ser más comedidos, por ejemplo con los recientes lanzamientos en el campo de los televisores. No esperes que los regalen, pero sí que sean algo más asequibles.

¿El futuro será OLED?

La realidad es que hay muchas dudas. En primer lugar, porque OLED lleva intentando dar ese salto definitivo durante muchos años, y porque sus desventajas están limitando la aceptación por parte del público. Además tras todo este tiempo seguimos hablando de una tecnología en general bastante cara, sobre todo frente a las opciones LCD/LED.

Sin embargo, es cierto que ha existido – y sigue existiendo – una clara evolución por mejorar OLED, a cada nueva generación de productos. El tiempo de vida útil se ha incrementado – aunque lamentablemente no hay cifras concretas de cuánto – y el uso de los colores ha mejorado, por ejemplo con la sub-tecnología WOLED – White OLED, que añade un componente blanco a cada píxel – de LG para producir ‘un blanco más blanco’.

Aquí me temo que la clave, al igual que en el mundo de la tecnología en general, será comprobar la evolución en el precio de los productos. Si los productos con OLED siguen siendo caros y exclusivos de unos pocos, la tecnología no terminará de cuajar como a muchos les gustaría, y alguna de sus alternativas terminará llevándose el pastel. Por ahora, en el mercado smartphone, ya están afianzándose.

CES 2016 LG flexible display

También debemos tener en cuenta que OLED plantea algunas evoluciones muy atractivas para los próximos años, como por ejemplo la posibilidad de que los paneles sean flexibles. En esto están trabajando algunos fabricantes, como es el caso de LG que es uno de los que más están pujando por este sector.

Es necesario reconocer que son muchas las papeletas para que OLED sea el futuro, ya que la investigación y evolución de otros paneles (como LCD) está siendo mucho más tímida. Los grandes fabricantes de pantallas están apostando todo por OLED, con evoluciones cada pocos meses, como si ésta fuera a ser su tecnología clave de cara al futuro. Salvo catástrofe, si los fabricantes están invirtiendo tanto es porque están viendo el camino de cara a los próximos años, y por este camino es por el que terminaremos pasando los usuarios.

Lenovo, la primera en usar OLED en un portátil

El pasado 4 de enero se hizo oficial el Lenovo ThinkPad X1 Yoga, el primer portátil con pantalla OLED del mercado. Un equipo que aúna lo profesional de los ThinkPad con la versatilidad de los Yoga, y una gran variedad de posibilidades y características de configuración.

Entre estas características está la pantalla, donde podremos elegir una de tipo OLED, con panel de 14 pulgadas y 2560×1440 píxeles de resolución que ha sido fabricado por Samsung. Para los que lo prefieran, Lenovo también ofrece un panel ‘clásico’ LCD-IPS, con opciones FullHD o también QHD y que en todos los casos será táctil, para poder aprovechar las posibilidades del Windows 10 preinstalado.

Lenovo ThinkPad X1 Yoga

Pero no sólo la pantalla podrá ‘personalizarse’, ya que Lenovo pondrá en el mercado una amplia variedad de modelos disponibles para ajustarse a las expectativas de cada usuario. Nos encontraremos en varios puntos con un equipo puntero, de gama muy alto y en el que encontraremos características como procesadores Core i7, hasta 16 GB de memoria RAM o 1 TB de almacenamiento, memoria flash y también la posibilidad de incorporar un módem LTE-A.

Físicamente el equipo hereda las características de los anteriores ThinkPad de Lenovo, con ese color negro tan representativo y con el uso de materiales durables. Su grosor se pone en 1,67 centímetros y el peso será de 1,27 kilogramos, nada mal para un portátil de este tamaño y con estas características.

La primera información oficial ya está en Lenovo España, en breve conoceremos más al detalle las especificaciones y el precio definitivo de cada modelo. Por el momento el nuevo ThinkPad X1 Yoga ya está disponible en Estados Unidos, donde el modelo más económico se ha puesto a la venta en el mes de enero por 1.449 dólares.

Etiquetas: