¿Por qué Netflix no tiene ‘House of cards’ ni ‘Orange is the new black’ en España?

netflix-serie

¿Por qué FOX emite en España ‘The Walking Dead‘ al día siguiente de su emisión en Estados Unidos, pero ‘CSI’ tardaba casi un año en llegar a Telecinco? ¿Cómo es posible que Netflix no tenga el mismo catálogo en todos los países, y que cuando arranque su servicio en España no estén en él ni ‘House of cards‘ ni ‘Orange is the new black‘? Bienvenidos al fascinante mundo de los derechos audiovisuales de distribución.

Hasta hace unos años, las ventanas de distribución de las películas, por ejemplo, estaban más o menos claras. Un blockbuster veraniego se estrenaba, por ejemplo, en junio en Estados Unidos, un mes más tarde llegaba, doblado, a España, en noviembre se lanzaba en DVD, en enero se emitía en canales de televisión de pago y, en mayo, daba al salto a la tele en abierto. Cada ventana tenía un margen de varios meses para explotar al máximo el producto. Internet lo ha cambiado todo.

marvel-superheroes

Hasta los superhéroes más poderosos tienen sus derechos para una película vendidos al mejor postor. Fuente: The Geek Twins

Los plazos se han acortado forzosamente no sólo por la cuestión de la piratería, sino porque la interconexión global ya no es una quimera, y los espectadores de fuera de Estados Unidos pueden acceder a contenidos, teóricamente, sólo para ese país de manera poco ortodoxas, por decirlo de algún modo. Además, los visionados en plataformas de streaming cada vez crecen más, y esos servicios demandan no tener que esperar tanto para disponer de las últimas producciones. De todos modos, y centrándonos sólo en la televisión, hay que explicar primero quiénes son los dueños reales de las series.

Cómo funciona la televisión americana

theflash

En Estados Unidos, las series son producidas por los estudios, no por las cadenas. Pongamos un ejemplo. ‘The Flash‘, una de las revelaciones de la temporada pasada, está producida por el estudio Warner TV. Warner se la “vende” a la cadena The CW, que paga una license fee (una cuota) por capítulo para poder emitirla, y que se embolsa el dinero de la publicidad que se inserte en esos episodios.

Por su parte, Warner puede vender los derechos de emisión internacional de la serie a quien quiera (en España, los tienen Antena 3 y TNT), y también se lleva el dinero de las ventas en DVD. Asimismo, tiene la potestad de vender los derechos de la emisión en streaming a la plataforma que pague mejor por ellos. Es decir, es el estudio quien más dinero gana con las series. Si las rentabiliza por otro lado, puede rebajarle la license fee a la cadena para que le resulte más barato renovar esa serie que desarrollar de cero otra.

Por esto, muchas cadenas que están expandiéndose internacionalmente quieren, cada vez más, controlar todos los derechos de las series. La propia TNT arrancó en Norteamérica los TNT Originals, series producidas por su propio estudio, lo que deja en sus manos todo el pastel de emisiones internacionales, en servicios de VOD, etc.

Del estreno tradicional al streaming

atresplayer

Estos servicios de vídeo bajo demanda (VOD) en internet son cada vez más importantes, porque la audiencia que los utiliza para seguir sus series se vuelve más y más numerosa. ‘Scream Queens‘, que es una de las nuevas series de FOX en Estados Unidos, multiplica su audiencia hasta un 80% (con respecto a su emisión en directo) cuando se contabilizan los visionados en diferido de esta manera. Pero cada tipo de emisión está bajo unos derechos distintos.

Antena 3, por ejemplo, es la cadena que compró los derechos de emisión por televisión de ‘Downton Abbey‘ en España. Si quería poner cada episodio a disposición de sus espectadores en su web (a través de su Atresplayer), tenía que comprar esos derechos, y dichos capítulos tenían “fecha de caducidad”. Podían verse en VOD hasta una determinada fecha, y no más allá. Si se quiere “reservar” los derechos de la emisión en streaming durante más tiempo, hay que pagar más.

Infographic: Online Video - A Billion-Dollar Opportunity | Statista

Previsión de beneficios para la industria del vídeo online en Estados Unidos. Fuente: Statista Digital Market Outlook

Algo similar pasa con los estrenos de series con cada vez menos retraso respecto a su emisión en Estados Unidos, por ejemplo. HBO restringía a las cadenas extranjeras que compraban sus títulos el estreno de éstos hasta que no hubiera pasado un determinado tiempo desde su estreno allí. Hace unos pocos años, ya les permitió emitirlos en la misma semana de su emisión en Estados Unidos, hasta el día siguiente si querían.

La imparable y enorme influencia de internet, en la que todo va rapidísimo, ha convencido a las cadenas y las productoras que las ventas de distribución tradicionales ya no sirven, y hay que acortar los tiempos de estreno en todo el mundo si se quiere ir eliminando la famosa piratería.

Las series de Netflix

En el caso concreto de Netflix, lo que le pasa con ‘House of cards’ y ‘Orange is the new black’ es que no son suyas. Las emite, pero no es propietaria de sus derechos; le compra los de emisión en streaming en Estados Unidos a Media Rights Studio y Lionsgate, respectivamente. Netflix es una distribuidora de ese contenido, del mismo modo que lo es Canal+, que es quien tiene los derechos de emisión en televisión y en streaming de ambas series en España.

Para poder estrenar sus series en todos los países en los que está presente (que son 50 actualmente), Netflix ha tenido que pagar a NBC Universal, por ejemplo, por los derechos de streaming en Estados Unidos y en el extranjero de ‘Unbreakable Kimmy Schmidt‘. Si produjera sus propios títulos, no tendría que hacer eso; ella misma controlaría todos los derechos de explotación de esas series directamente, que es algo que están empezando a hacer ahora.

Caso práctico: los zombies de AMC

Para que entendamos la importancia de ser los propietarios de las series que se emiten, podemos utilizar el ejemplo de ‘The Walking Dead‘ en AMC. Esa serie está producida por Fox International Channels, que le vende los derechos de emisión en Estados Unidos a AMC, que es quien pidió su desarrollo. Sin embargo, para la emisión en el resto del mundo, el estudio cede los derechos a las sucursales que FOX tiene en unos cuantos países, incluida España, y los beneficios que reporten los DVDs, por ejemplo, se van para ese estudio.

AMC comenzó recientemente a expandir su marca globalmente; su canal español nació algo más de un año, pero se encontró con el hándicap de que no podía utilizar a su serie más exitosa, ‘The Walking Dead’, como lanzamiento de esos nuevos canales internacionales. Así que, para poder sacar tajada del fenómeno zombie, desarrolló un spin off, ‘Fear the Walking Dead‘, producido por AMC Studios. Eso quiere decir que los derechos de explotación se quedan en casa.

De este modo, AMC pudo usar en verano esa serie para potenciar sus canales en más de 120 países, estrenándola el mismo día en todos y creando campañas puiblicitarias de ellos alrededor de ‘Fear the Walking Dead’. Si hubiera querido hacerlo con ‘The Walking Dead’, tendría que haber negociado con Fox International Channels la compra de esos derechos. De esta manera, AMC ya los tiene.

Compras de películas en streaming en EE.UU. en 2013. Fuente: The Wall Street Journal.

Compras de películas en streaming en EE.UU. en 2013. Fuente: The Wall Street Journal.

Los derechos audiovisuales son, no obstante, bastante más complejos de lo que hemos estado comentando aquí. En ellos se puede incluir la posibilidad de doblaje a determinados idiomas, hasta cuándo puede una cadena seguir disponiendo de una serie, si se quiere exclusividad… El tema va más allá de, simplemente, preguntarnos cómo puede ser que Frank Underwood y Piper Chapman no vayan a poder verse en Netflix España.

Imagen | viviandnguyen

Etiquetas: