¿Puede el tablet o los chromebooks adueñarse de la oficina?

tablets-oficina

No cabe duda de que las tablets ya son algo que forman parte de nuestro día a día. E incluso ha empezado a asomarse al mercado una nueva categoría de producto a mitad camino, los Chromebooks. Pero mientras estos dispositivos son algo habitual en nuestra vida personal, apenas se acaban de abrir paso en la empresa. Por eso nos preguntamos ¿puede el tablet o los chromebooks adueñarse de la oficina?

Para contestar a tan complicada pregunta, contamos con la ayuda de dos expertos en la materia. Cada uno de ellos defenderá una postura opuesta, a favor y en contra, y así entender todas las ventajas y posibilidades de los tablets en el entorno laboral, pero también los problemas que suponen y los motivos por los que puede que nunca triunfen en este ámbito tan especial.

favor-carlos

perfil-carlos

Durante años ha trabajado en los departamentos de redes y sistemas de distintas Pymes, pasando prácticamente por todos los departamentos técnicos. Le encanta probar todos los sistemas operativos y la seguridad y productividad personal son dos de sus últimas obsesiones.

favor-carlos

carlos-roberto

Periodista, profesor universitario y adicto a los nuevos cacharros y los viejos videojuegos, actualmente soy coordinador editorial de WeblogsSL. Usuario activo de distintos sistemas operativos, tanto móviles como de escritorio, trato de exprimir la productividad en ese entorno multitarea y multipantalla.

lenovo-tablet-yoga-10-keyboard-cover-9

favor

Podemos ser productivos con los tablets más allá del trabajo en movilidad

Por sus propias características, los tablets están pensados para los trabajadores en movilidad, para tareas más de supervisión que ejecutivas y sin embargo hoy en día nos permiten ser igual de productivos que lo que conseguiríamos con un portátil gracias a la conexión de otro periféricos o un dock lo transformamos en un equipo de sobremesa perfecto para trabajar en el puesto de trabajo tradicional.

Un tablet conectado a una pantalla externa y con un teclado nos va a permitir ser totalmente productivos, además de poder utilizar la tablet como una pantalla secundaria. Si disponemos de un dock nos amplía los puertos ye ya tenemos todos los periféricos que podemos necesitar para trabajar de forma cómoda conectados, con lo que es llegar, conectar el tablet y ponerse a trabajar.

Respecto a la cuestión de los programas que podemos utilizar con los tablets, es sencillo poder utilizar programas hasta ahora sólo disponibles para equipos de escritorio o portátiles. Con la llegada de tablets con Windows 8.1 tenemos la cuadratura del círculo, y tanto el escritorio tradicional como el uso táctil se hacen compatibles y complementarios. En equipos con otros sistemas operativos podemos acudir a escritorios remotos que nos faciliten el acceso a estos programas como la mejor solución.

favor

Aun queda camino por recorrer

Cierto es que que las apps están siendo el gran boom de los últimos 4 años, pero aún queda camino por recorrer para alcanzar a unos entornos como los ordenadores (ya sean portátiles o de escritorio) que llevan décadas de ventaja.

Por supuesto, aquí la brecha se acorta, pero más grave es la de hardware: conectar un tablet a una pantalla externa y a un teclado no deja de ser más que hacerse un pequeño Frankestein. Por su propia naturaleza (dispositivos pensados para poco consumo de batería y portabilidad máxima), la potencia está enormemente recortada respecto a un portátil e incluso en un entorno multitarea poco exigente, no serán pocas las veces en las que nos encontremos con sorpresas desagradables.

Entrar en el navegador para consultar algo, irse a otras dos o tres aplicaciones para desarrollar nuestro trabajo y volver se salda muchas veces con recargas de las páginas en las que estábamos.

Sí, se puede trabajar, pero no es un entorno óptimo. Y, al final, hay pocas cosas más desesperantes en el día a día que los pequeños inconvenientes repetidos una y mil veces. En una empresa, ese tipo de molestias son una bomba de relojería de la productividad.

favor

El BYOD, un fenómeno creciente que favorece la implantación de tablets

Otra de las tendencias que favorecen el uso de los tablets en las empresas es el del BYOD, “Bring Your Own Device”, donde el trabajador utiliza su propio dispositivo personal para trabajar en la oficina. Para la empresa supone un ahorro y para el trabajador una forma más cómoda de trabajar, tanto en casa como en el trabajo con el mismo dispositivo, muchas veces de una gama superior al que le habría proporcionado la propia empresa.

La seguridad es otra de las ventajas, con los datos siempre permanecerán en la nube, controlados y administrados por la empresa, donde el tablet se convierte en un mero instrumento para el acceso y no almacena nada en su interior. De esta manera la seguridad queda cubierta ante cualquier posible incidencia y la trazabilidad de los accesos a datos y programas garantizada.

Pero además, la gestión remota de dispositivos hoy en día no es problema, ya que tenemos distintas herramientas que van a permitir administrar aplicaciones, permisos de usuario, etc. tanto si son propiedad del trabajador como si son de la empresa. Un ejemplo es Windows Intune, a través del cual se pueden gestionar dispositivos con Android, iOS o Windows.

favor

La oposición al BYOD es alta

BYOD es una de esas filosofías tan hermosas con las que uno puede quedarse embelesado al oírlas y hacerse evangelizador. Pero la realidad, por desgracia, no es tan bonita. La oposición al BYOD desde los departamentos tech de las empresas es alta y los controles férreos: a veces tan absurdos como para no poder instalar aplicaciones en un ordenador de escritorio que nunca sale de allí. ¿Que si me imagino en esa empresa a todos los trabajadores llevando dispositivos no controlados, los que ellos usan en sus casas para ocio personal? La verdad: no.

Y lo entiendo, hay una cuestión práctica detrás del no rotundo al BYOD: a mayor tamaño de la empresa, mayor dificultad para controlar las entradas y salidas de datos, los problemas técnicos… Que haya empresas dedicadas a dar “terapia” a los responsables técnicos para quitar las barreras psicológicas frente al BYOD ya es muy significativo. Las trabas son enormes y es sencillo plantearse por qué: incluso las soluciones de gestión de usuarios y contraseñas que tienen los tablets actuales, a veces inexistentes, son un ejemplo de lo mucho que habría que mejorar.

Y sí, la nube es una solución imprescindible para esto, como cita Carlos R, el problema es que la nube es otra filosofía hermosa a la que aún tenemos que verle, en el mundo real, estamparse contra sus problemas. Cuando hayamos pasado por varios fallos de seguridad gordos con datos de una empresa en la nube, quizás podamos empezar a hablar de si se está o no preparado para dispositivos propios y datos cloud.

SONY DSC

favor

Las ventajas de los tablets se van a llevar al entorno tradicional

Quizás quien más esté haciendo por intentar que el entorno tablet sea productivo para las empresas es Microsoft con Windows, haciendo que sus fabricantes hayan apostado sin miedo por los híbridos como nuevo nicho de mercado, algo que hemos podido comprobar en la review del Lenovo IdeaPad Yoga 2. Por otro lado, hay que reconocer que muchos de los avances de los tablets van a permitir crecer al sector de la informática tradicional: tenemos ya ultraportátiles con definición de pantalla altísima y teclados cómodos de apenas 1 kg de peso y 8-9 horas de batería. Llegarán mejoras en biometría y seguridad táctil, incorporaciones de LTE y de herramientas de conectividad.

Los propios fabricantes de chips de ordenadores, como Intel, tienen claro que o se suman a ese carro o los llegados desde el mercado smartphone les van a adelantar. Por eso prometen con antelación nuevas generaciones de sus productos de escaso consumo y potencia similar a la que tenemos.

Un tablet tiene limitaciones de forma prácticamente insuperables. Si el mercado de los portátiles, como ha hecho desde hace dos años y sigue haciendo hoy en día, vampiriza las innovaciones de los tablets y proporciona la experiencia productiva de siempre, ¿alguien va a preferir trabajar con un dispositivo más incómodo en la oficina?

favor

Para trabajar en movilidad es mucho más cómodo el tablet

Es cierto que los portátiles fagocitan las características de los tablets, pero si tenemos que realizar una presentación a un cliente, una presentación a un pequeño grupo, en proximidad, donde nuestro tablet hace de soporte, es mucho más cómodo hacerlo con una tablet que con un portátil, por muy táctil que sea. Lo mismo si tenemos que trabajar en movilidad. Para trabajar cómodos con un portátil necesitamos una mesa y una silla, para todo lo demás, el tablet nos da la comodidad y eficacia que el portátil no nos permite.

favor

El chromebook, un portátil para trabajar en la nube siempre conectado

Una cuestión distinta es el caso de los Chromebooks, que están teniendo un gran nivel de aceptación y ventas en el mercado de consumo y también en la educación. Se trata de una gama de portátiles para trabajar siempre conectados a Internet, donde las herramientas de Google y Chrome OS, su sistema operativo marcan la experiencia de uso. Esto marca para el tipo de empresa en los que podrían funcionar, empresas de alta movilidad y que trabajen fundamentalmente en la nube.

Pero a la vez tienen algunos guiños para lograr una buena productividad en la empresa, como su arranque ultrarápido, lo que hace que prácticamente sea abrir la tapa y ponernos a trabajar. Además han incluido opciones de conexión con escritorio remoto lo que ofrece acceso a algún programa que utilice Windows que son habituales en las empresas.

favor

El chromebook tiene ante sí un camino realmente difícil

Primero, debe demostrar que Google puede hacer creer al usuario que su navegador es tan potente como su ordenador normal para todo lo que no sea estar online. Segundo, convencer a los desarrolladores de que es un mercado que merece la pena (con Android lo consiguió, pero la Chrome Web Store no es precisamente una maravilla de aplicaciones productivas). Tercero, hacer que el vendedor sepa cómo encajar ese producto tan peculiar en una empresa sin que a los dos días te llamen para devolverlo.

No va a ser sencillo y, de momento, el último punto parece casi imposible de solucionar. Porque en toda empresa llegará el momento en que un trabajdor dirá “¿cómo voy al escritorio de esto?”.

Lenovo-IdeaPad-Yoga-13-atril-960x623

favor

Su precio es un gran atractivo para las empresas

Con todo, uno de los grandes atractivos para las empresas, tanto de los Chromebooks como de muchos tablets, es la disponibilidad de dispositivos con una gran relación de calidad precio, que además evita tener que comprar varios dispositivos.

La productividad que podemos alcanzar, la movilidad que facilitan va a permitir un rápido retorno de la inversión, algo que la empresa siempre tiene en cuenta. Este tipo de dispositivos permiten trabajar en la oficina, pero también fuera de ella con gran facilidad, por lo que vamos a poder trabajar en todo tipo de circunstancias.

favor

El ahorro no es tal

Todo eso a costa de entrar en un mercado en el que en dos años ya te has quedado muy viejo, en el que el software te va a exigir renovaciones mucho más constantes de hardware y en el que, además, la calidad no es tan barata. Miremos los tablets de gama alta de cualquiera de las empresas punteras del sector en los mercados y veamos los precios. ¿O pensamos trabajar con lag?

favor

Da una imagen más moderna a la empresa

Por último un aspecto en el que este tipo de equipos va a beneficiar en las empresas es dar una imagen más moderna, donde el uso de tablets en lugar de portátiles, sobre todo de cara al cliente, asocia nuestra empresa a una mayor eficacia, más agilidad, más dinámica, una empresa que está en el siglo XXI y no vive hipotecada por las estructuras informáticas heredadas del siglo pasado.

favor

Un ultraportátil híbrido puede dar una imagen tan moderna o más

Me remito de nuevo al punto de cómo el portátil está fagocitando las maravillas técnicas de los tablets. Lo táctil ya se asume, hay híbridos que son una auténtica delicia técnica y pensar que en la delgadez extrema de un ultraportátil cabe tanta potencia como se está metiendo es una imagen tan moderna o más como la de tener un tablet en cada mesa de escritorio, con teclados pequeños y multipantalla mal entendida.

Y eso, sin olvidar, que la imagen moderna de la empresa puede tener consecuencias negativas en el rendimiento final del trabajador, al diluir las fronteras entre el trabajo y la vida familiar.

Etiquetas: