¿Puede la tecnología buscar trabajo por ti?

trabajo-tecnologia

Encontrar trabajo nunca ha sido fácil. Formarse, aprender mucho, saber diferenciarse, esforzarse, y trabajar duro siempre han sido recomendaciones para encontrar un puesto de trabajo. En la era de los eventos y el networking, se hace más patente que tener una buena red de contactos puede ser fundamental para encontrar un puesto de trabajo y no tener que llamar a puerta fría para ver si nuestro currículum destaca sobre los demás en un proceso de selección.

Sin embargo, el repartir a diestro y siniestro los CV y cartas de presentación es una técnica que se desaconseja por parte de muchos headhunters, aunque siga siendo una de las formas más tradicionales de intentar entrar en una empresa.

En un momento en que los curriculums se dan por muertos, ni siquiera son vistos por los departamentos de Recursos Humanos, sino que llegan filtrados por máquinas capaz de detectar aquellas palabras clave que busca la empresa entre los currículos de los candidatos, ¿puede la tecnología buscar trabajo por nosotros?

person-844259_1280

Puede y debe

Sin duda la tecnología puede (y debe) ser un gran aliado en el proceso de búsqueda de empleo, al igual que lo es en la selección de candidatos. Gracias al uso de tecnologías, las personas que buscan empleo pueden tener una visión muy clara de la oferta/demanda actual, ya que toda la información está disponible en Internet. Cada uno de nosotros puede, si así lo desea, utilizar herramientas (incluso gratuitas) para recibir alertas cuando se producen vacantes, seguir determinados hashtags o perfiles en redes sociales o darse de alta en newsletters para recibir estas nuevas oportunidades laborales.

Por eso, para algunos el empleo está más accesible que nunca en este entorno digital. “Esto también influye en que ahora más personas pueden participar en un mismo proceso de selección, y los candidatos deben encontrar la manera de diferenciarse: tener una buena presencia en redes sociales; cuidar y mejorar continuamente los perfiles de empleo, no solo el CV, si no su perfil en portales específicos; formarse en aquello que buscan las empresas en las que quieren trabajar etc. Y de nuevo, toda esa formación/información está al alcance de su mano”, explica Javier Sánchez, CEO de Recruitery.jobs.

trabajo-tecnologia-2

En su aspecto más básico, podemos utilizar la tecnología para que nos ayude a encontrar aquellas ofertas laborales que se ajustan a nuestros criterios: profesión, experiencia, empresa, idiomas, ciudad, salario… De hecho, casi todos los portales de empleo te permiten filtrar estas búsquedas (e incluso las notificaciones de nuevas ofertas) en base a esta serie de parámetros. Algo similar a lo que ocurre desde el otro punto de vista, el del empleador. Ante una avalancha de posibles candidatos para una oferta, los reclutadores seleccionan los perfiles más adecuados según estos mismos parámetros.

Pero es momento de que estos sistemas den un paso más allá y no se limiten únicamente a atar cabos (“busco administrativo / filtro por la palabra administrativo”) y sean capaces de aplicar inteligencia a los procesos de búsqueda, de manera que el resultado sea satisfactorio tanto para empleado como empleador.

Por ejemplo, en jobandtalent utilizan un algoritmo que, según sus explicaciones, está continuamente revisando candidatos y ofertas de trabajo. Este algoritmo se fija en el nombre del puesto de trabajo de la oferta (Account Manager, Desarrollador de Apps…), el área de actividad en la que se encuentra la oferta (Marketing, Tecnología…), el nombre del último puesto de trabajo del candidato (Consultor financiero, Community Manager…) y el área de actividad elegida por el candidato en su perfil (Banca y Finanzas, Marketing y Comunicación…). Si todos estos aspectos coinciden, el algoritmo de jobandtalent notifica al usuario que existe una oferta de empleo acorde con su perfil. Pero, además, también se tiene en cuenta las funciones que ha desempeñado el candidato en su vida laboral junto con las funciones que se demandan en la oferta de trabajo.

Sin embargo, desde jobandtalent dejan bien claro que, aunque el proceso de filtrado de puestos de trabajo disponibles conforme a nuestro perfil es más sencillo gracias a la tecnología, al final siempre es necesaria la intervención del candidato para revisar las ofertas sugeridas y, en su caso, inscribirse en el proceso.

Así pues, dado que la tecnología juega un papel muy importante en el proceso de búsqueda de empleo, y cada vez más, ¿por qué no tenerla en cuenta e integrarla en su estrategia de búsqueda para aprovecharlo en su favor?

Plataforma_Recruitery

¿Y si miran mi perfil de Facebook?

Las cosas que nos rodean y que usamos, nuestro comportamiento online, nuestros hábitos de consumo, el entorno y nuestras respuestas corporales hablan de nosotros mismos constantemente.

Sin embargo, en estos tiempos del Big Data (que son la base de empresas como JobandTalent, ya que gracias a todos esos datos el algoritmo sigue aprendiendo y mejorando de forma que cada vez conozca mejor los puestos de trabajo disponibles) y las redes sociales, existe cierto temor a que si subimos una foto nuestra de fiesta en las redes sociales vayamos a ser descartados completamente de cualquier proceso de selección.

Es cada vez más patente que las empresas consultan los perfiles en Internet de los candidatos para conocer un poco mejor a quienes pueden entrar a formar parte de su fuerza laboral. Pero también para aspectos positivos. Una encuesta realizada en julio de 2015 en Estados Unidos por Jobvite concluye que el 76 por ciento de los reclutadores reaccionó positivamente a la información disponible en redes sociales cuando la persona incluía información sobre voluntariado. Como puede ser evidente, si en esa información había algo relacionado con el consumo de marihuana, el 75 por ciento de los reclutadores se llevaba una reacción negativa.

Esta gran cantidad de datos generados, y muchos de ellos disponibles públicamente, hacen posible crear perfiles personales que nos definen con un gran nivel de detalle. Pero no todos esos datos tienen porqué utilizarse “mal”.

De hecho, lo ideal (tanto para empleador como empleado) es que una persona acabe trabajando en una organización que encaje con su marca, sus valores y su equipo. Porque, además, tal y como señalan desde jobandtalent, “de nada sirve inscribirse en mil ofertas de empleo si no encajas con el perfil que buscan“.

Damián Fernández CTO en Recruitery.jobs, explica que en su plataforma trabajan con lo que denominan Suitability Adaptative Algorithm, un algoritmo con el que, “a partir de la información de nuestros candidatos y las empresas a las que prestamos servicio, elaboramos modelos que hagan más eficiente la búsqueda de empleo en nuestro portal”.

Sin embargo, lo cierto es que las redes sociales son, y cada vez más, una fuente de búsqueda de empleo y de posibles candidatos. Y aunque hay redes sociales que, por su definición, puedan parecer más proclives a la búsqueda de empleo, al menos en Estados Unidos Facebook sigue siendo la que lleva la corona.

rrsseeuu

Las redes sociales más populares usadas para buscar empleo en Estados Unidos en noviembre de 2014. Fuente: Jobvite/Statista.

¿Tecnología o red de contactos?

Quien tiene padrino, se bautiza. Se calcula que el 80 por ciento de las ofertas de trabajo no salen a la luz, por lo que conocer a alguien que trabaje en una empresa parece fundamental para poder aspirar a todos esos puestos, que no salen a la luz pública, que no son ofertados a través de portales de búsqueda de empleo y que, por tanto, no tendremos constancia de ellos salvo que conozcamos a alguien que sepa de estas vacantes.

oculto

Fuente: Lee Hecht Harrison.

Sin embargo, no todos lo ven igual y consideran que encontrar empleo por contactos siempre será más limitado que hacerlo a través de internet. “Las posibilidades se reducen únicamente a tu área de influencia, y en determinados sectores puede ser muy complejo encontrar el trabajo adecuado. Es cierto que no podemos obviar el poder de la recomendación personal, la oferta de empleo en internet es muy grande y 7 de cada 10 españoles en desempleo ha buscado alguna vez trabajo a través de alguna de estas plataformas“, explica Enrique Gordo CMO en Recruitery.jobs.

Según jobandtalent, en estos momentos la mayor parte de los procesos de selección se cierran a través de los procesos abiertos en las plataformas de empleo. “Cada mes, más de 2.000 de los candidatos que se inscriben a ofertas de empleo llegan a entrevista y el 10% de esas entrevistas se convierte en contratación“, sentencian.

Y, como todo, hay profesiones más proclives a encontrar más oportunidades en este tipo de herramientas. El empleo front office o de cara al público tiene siempre más facilidad, puesto que pueden mostrar su perfil de una forma mucho más dinámica. En esta plataforma, por ejemplo, pueden subir videos donde interaccionan con reclutadores, lo que permite que la entrevista personal sea ahora mucho menos decisiva.

De hecho, una reciente investigación llevada a cabo en el Reino Unido pone de manifiesto que, especialmente los jóvenes, prefieren un sistema de entrevistas y reclutamiento digital, más que presencial. Así, muchos candidatos prefieren grabarse en vídeo para enviar a sus candidaturas porque pueden añadir más creatividad que en un simple CV.

trabajo-tecnologia-3

La empresa Potentialpark, que gestiona entre 15.000 y 30.000 candidatos cada año en toda Europa, asegura que quienes tienen titulación universitaria se sienten cada vez más irritados con la búsqueda de empleo, ya que consideran que tienen ciertas habilidades útiles para muchos sectores diferentes pero que no se muestran bien reflejadas cuando solicitan un empleo. Tanto que esto lleva a un 47% de la Generación Y a abandonar un formulario de solicitud de empleo.

Al servicio del reclutador

Este tipo de herramientas son utilizadas también por los reclutadores, por aquellas empresas que buscan candidatos para sus puestos. No en vano, estas aplicaciones lo que hacen es poner en contacto la oferta con la demanda.

Pero también existen herramientas más avanzadas para aquellas empresas que, por su tamaño, quizá tengan que gestionar muchos CV. En ese caso, la tecnología se ve acompañada, por lo general, de un grupo de científicos de datos, expertos en lingüística, estrategas de capital humano y redes sociales así como expertos en integrar todos estos matices para que esta tecnología se adapte a cada necesidad.

En el caso de Recruitery.jobs, por ejemplo, las empresas que utilizan este servicio son las que están más en contacto con el cliente (como Scalpers), por lo que las personas que buscan tienen que estar de cara al público. Por eso, los candidatos pueden mostrar en su perfil cómo hablan en vídeo, sus habilidades sociales o los idiomas en los que se desenvuelven.

Por eso, la diferenciación puede ser la clave. Todos conocemos ejemplos de curriculums que, por su originalidad, han sido ampliamente destacados, aunque no sabemos si finalmente fueron los elegidos. Y pese a que algunos descarten el envío de CV como método, lo cierto es que en pequeñas empresas, especialmente de componente tecnológica, sigue gustando estas actitudes de candidaturas espontáneas.

Así pues, quizá la clave está en combinar una buena red de contactos y saber utilizar la tecnología para que también te ayude a encontrar el que puede ser tu próximo trabajo. Tal y como sentencian desde jobandtalent, “cualquier profesión es proclive a conseguir trabajo a través de internet. Dónde hay candidatos dispuestos a trabajar, hay empresas dispuestas a contratar“.

Suerte.

Foto | Unsplash

Etiquetas: