Juega a la Realidad Virtual en tu portátil sin fallos por 1.600 euros

Realidad Virtual

Durante los últimos tres años, la llamada Realidad Virtual se ha convertido en una de las grandes apuestas de muchas tecnológicas. Un campo que se ha desarrollado, principalmente, en el ámbito del gaming y que ha dado lugar a juegos cada vez más realistas y entretenidos.

Por desgracia, disfrutar de este tipo de experiencias en nuestra propia casa no siempre ha sido fácil, sobre todo desde un punto de vista económico pues, al coste de las gafas y similares, había que añadirle el de un ordenador que no resultaba barato si queríamos hacerlo sin fallos. Una situación que ha cambiado en la actualidad, donde encontramos algunos portátiles que nos permiten hacerlo sin fallos por un importe más moderado.

Los requisitos de un portátil para la Realidad Virtual

Para empezar, nos centraremos en los requisitos que debería cumplir un portátil para que podamos utilizarlo sin problemas ni fallos durante un juego de realidad virtual o similares. Aquí debemos valorar cuestiones como la tarjeta gráfica, el procesador, la presencia de, al menos, dos puertos USB 3.0, la memoria y capacidad de almacenamiento interno, etcétera.

Unas características que suelen repercutir de forma considerable sobre el precio final del ordenador –para que te hagas una idea, lo disparan entre los 2.000 y los 4.500 euros–, y que, en todo caso, se encontrarán directamente condicionadas por el tipo de gafas que queramos utilizar. En términos generales, no obstante, se trata de estas que enumeramos seguidamente:

  • Una tarjeta gráfica equivalente o superior a una NVIDIA GTX 970 o una AMD R9 290
  • Un procesador igual o superior a un Intel i5-4590o AMD FX 8350
  • Una memoria RAM de entre 4GB y 8GB o más
  • En el apartado de las conexiones se necesita de un puerto de salida de vídeo compatible con HDMI 1.3 o DisplayPort 1.2
  • Dos o tres puertos de salida USB 3.0 más uno USB 2.0
  • El sistema operativo es otro de los imprescindibles: Windows 7 SP1 de 64 bits o posterior

Lenovo Legion Y720

Unos requisitos que cumple el nuevo Lenovo Legion Y720, la joya de la corona de la gama Legion y un portátil de 15,6 pulgadas que se atreve a dar el salto al 4K, ofreciendo una resolución de 3.840 x 2.160 píxeles. Un dispositivo que cuenta con los gráficos diferenciados de NVIDIA GTX 1060 y que no tiene nada que envidiar a sus homólogos de sobremesa a pesar de su precio mucho más reducido de 1.600 euros.

El Lenovo Legion Y720 tiene opciones para personalizar, como la memoria. La interna puede alcanzar hasta 512GB, mientras que la RAM 16GB. Respecto a la pantalla, tenemos la opción de decantarnos por una FHD o UHD con antirreflejo. El portátil también cuenta con un teclado retroiluminado al más puro estilo gaming, una batería de una cinco horas de duración y un procesador que puede con cualquier juego: un Intel Core de séptima generación.

Otra característica perfecta para los más jugones es el sistema de audio Dolby Atmos, que lleva a los auriculares un sonido capaz de envolver al usuario, de sumirlo en la acción. También dispone de puertos HDMI/USB 3.0, es compatible con Xbox One Wireless Controller y mantiene a raya la temperatura; algo muy importante en el rendimiento de los portátiles enfocados al gaming. Tiene dos ventiladores metálicos y varios conductos de ventilación en la parte posterior.

Las gafas VR de Lenovo

La firma, asimismo, presentó el CES sus propias gafas de realidad virtual; otra alternativa económica para jugar en VR que merece la pena comentar. Así, se trata de un dispositivo mixto, que no solo apuesta por la realidad virtual, sino también por la realidad aumentada. Un gadget compatible con la plataforma para Windows 10 Windows Holographic de Microsoft que viene pisando fuerte.

Lo hace de la mano de un precio más que asequible (sobre todo si lo comparamos con el de sus directos competidores) que ronda los 400 dólares; y unas funcionalidades que harán las delicias de los jugadores. Entre ellas y en su interior, destacan sus dos paneles OLED con resolución de 1.440 x 1.440 píxeles; un rasgo que las convierte en unas de las más avanzadas del sector.

En el frontal encontramos dos cámaras que se encargan de ajustar la escala real de la habitación y que trazan los movimientos de la persona que las está usando. Otra de sus posibilidades más interesantes radica en el control remoto que, si bien no llega de serie, también será posible a través de unos mandos específicos en un futuro no muy lejano.

Todo bajo un diseño cuidado y ligero, de formas redondeadas que se adapta a los ojos y a la cabeza sin problemas, y que le confiere un peso de unos escasos 350 gramos; algo que, al mismo tiempo, permite una mayor libertad y agilidad de movimientos durante la partida y que se agradece mucho.

El apoyo, además, se encuentra en la frente en lugar de la nariz, como suele ser habitual; y la pantalla delantera cuenta con una bisagra que permite subirla cuando estemos cansados sin necesidad de quitarnos el casco por completo, es decir, sin tener que tocar el sistema de agarre, que incluye una rosca trasera que aporta estabilidad.

Etiquetas: