Cómo sacar partido a tu viejo móvil: nada de meterlo en el cajón

movil

Si bien la tecnología se encuentra en constante evolución en múltiples ámbitos, los smartphones son uno de los dispositivos que más han cambiado durante los últimos años. La mejora de las cámaras y conectividad, el alumbramiento de nuevas aplicaciones y un largo etcétera que puedes imaginar son solo algunas evidencias de esta realidad.

Una de las principales razones por la que cambiar de móvil se haya convertido en algo habitual cada cierto tiempo; un regalo perfecto para fechas especiales que, sin embargo, viene con una pregunta obligada: ¿qué hacemos con el viejo? Sí, porque antes de dejarlo relegado al olvido, deberías saber que aprovecharlo es posible. Hoy te contamos cómo.

Como cámara de vigilancia y monitor de bebés

Transformarlo en el perfecto monitor de bebés es una alternativa interesante. Aplicaciones como Dormi, Baby Monitor y Baby Monitor y alarma de TappyTapps te dejarán hacerlo de manera sencilla. Este último, por ejemplo, incluso llama a nuestro teléfono en uso cuando el niño empieza a llorar, nos permite seleccionar la canción preferida de nuestro pequeño.

Grabar nuestra voz para ayudarle a calmarse cuando se despierte y tomar capturas son algunas de sus virtudes adicionales. Además, registra cada evento y ruido y nos envía un correo electrónico con esta información. En todo caso, la mayoría actúa de forma similar.

Por supuesto también existen aplicaciones específicas centradas en la seguridad, es decir, que podemos convertir nuestro antiguo smartphone en un auténtico centro de vigilancia de la mano de herramientas como Alfred Cámara de seguridad WiFi, que viene con detector de movimiento, modo nocturno, funcionalidades que toman fotografías y otros. Videovigilancia: cámara espía actúa de forma similar.

Un buen GPS

Directamente relacionado con la seguridad, también es posible gastarlo como el perfecto localizador para tu coche en caso de robo. Eso sí, deberás contar con una segunda SIM. Algunas marcas ofrecen tarifas especiales únicamente de datos, pensadas para usar en el extranjero y similares. En todo caso y si decides prescindir de ella, podrás continuar usándolo como GPS.

Eso sí, deberás descargarte (en casa) los mapas y rutas por los que vayas a desplazarte con antelación y ser previsor. Aplicaciones como Google Maps permiten hacerlo desde finales 2015. Bastará con entrar en la app, acceder al menú hamburguesa y seleccionar “zonas sin conexión” (las tres líneas horizontales paralelas). Será a partir de entonces cuando la herramienta te dejará seleccionar las áreas en cuestión.

Otras apps alternativas son Maps.me: mapas offline y GPS, MapFactor: GPS Navigation, y Mapas Sygic, pioneras en este tipo de características y también perfectas para evitar el roaming cuando salgas de viaje. Instala también un punto de carga en el vehículo, esta función es una de las que más merma la batería del dispositivo.

Úsalo como un ebook

Usarlo como un ebook es una excelente opción si te encanta leer en digital pero odias que se consuma la batería de tu terminal rápidamente. Además, existen numerosas aplicaciones y páginas online donde puedes acceder a diferentes títulos de manera gratuita; así como otras que tratan de facilitar la lectura en este tipo de dispositivos.

Entre nuestra favoritas se cuelan Ebook Reader –muy específica y compatible con Android–, eReader Prestigio –que funciona con una amplia variedad de formatos–, WhattPad –una biblioteca con más de 10 millones de volúmenes online–, y Aldiko Book Reader –un lector con tienda integrada–.

Conviértelo en tu conejillo de indias

Si eres de los que adora destripar todo tipo de gadgets y accesorios, probar cosas nuevas, hacer ROOT y similares, utiliza tu viejo teléfono como conejillo de indias. Es una de las mejores maneras de aprender sin miedo a dejarlo inservible por completo.

Si hablamos de situaciones peligrosas también puedes convertirlo en una cámara adicional para grabar un concierto u otros que requieran de planos un tanto distintos. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a atarlo con cinta a un ventilador de techo para lograr un plano cenital chulísimo y otros del estilo. Amarrarlo a un dron sin preocuparte de que salga disparado por los aires es otra opción.

Como mando del televisor y similares

Aquellos teléfonos que dispongan de la tecnología de infrarrojos pueden utilizarse como mando del televisor y otros dispositivos como el aire acondicionado y el reproductor DVD. Aquí cabe tener en cuenta el fabricante de los mismos, que suelen ofrecer sus propias aplicaciones. Visita siempre su web inicial a priori.

No obstante, existen algunas apps gratuitas como IR Remote Control, Sure Control Remote e IR Universal TV Remote que permiten lograrlo con éxito, aunque no siempre cuentan con todos los modelos. En todo caso y si lo conseguimos, se trata de un uso muy cómodo, pues podremos usar el móvil en el sofá tanto para jugar, enviar contenido al Chromecast, como para apagar y encender la TV.

Otras ideas

Más allá de las citadas, otras ideas para seguir utilizando tu antiguo móvil es la de emplearlo como segundo dispositivo, tanto para emergencias como para llevártelo contigo en aquellas situaciones en las que pueda peligrar su integridad. Por ejemplo, si vas a la playa y quieres ahorrarte los riesgos aparejados al agua y a la arena, vuelve a utilizarlo temporalmente.

También puedes utilizarlo para reproducir música (o cualquier emisora) en el baño o la cocina (en esta última te servirá para consultar recetas sin pánico a ensuciar la pantalla con los dedos manchados y similares), y como despertador de repuesto. Seguro que lo agradeces si un día la de tu móvil falla. Eso sí, recuerda cargarlo con regularidad. Como grabadora es igualmente útil.

Para terminar y aunque no se trata exactamente de sacarle partido de la misma manera que las reflejadas en los puntos anteriores, siempre puedes acabar regalándoselo a un amigo o familiar, o incluso vendiéndolo en puntos de segunda mano. Recuerda entonces asegurarte de que no se encuentra ninguna tarjeta de memoria en su interior y acuérdate de formatearlo con el fin de evitar que tus datos acaben en malas manos; nunca se sabe.

Para lograrlo con éxito deberás acudir al menú de configuración o ajustes del teléfono, en el apartado de copia de seguridad, y seleccionar la opción de restablecer los datos de fábrica, momento a partir del cual el teléfono se mostrará como si jamás lo hubieras usado. Antes de realizar el borrado completo, te pedirá que confirmes esta acción.

Si estás pensando en cambiar de móvil

Para acabar y si todavía estás pensando en cambiar de móvil, una buena opción para renovarlo es el último Moto G, G4 plus, un terminal de gama alta de 5,5 pulgadas y pantalla Full HD que cuenta con desbloqueo a través de la huella dactilar, carga de la batería (de 3.000 mAh) ultrarrápida TurboPower –te permitirá contar con hasta seis horas de autonomía en solo quince minutos– y que presta especial atención al apartado fotográfico.

En concreto integra una cámara frontal de 5 megapíxeles gran angular que te permitirá hacerte selfies con tus amigos sin que ninguno salga “dañado”; y una principal de 16 megapíxeles, con enfoque automático con detección de fase. Asimismo, por su interior corre un procesador de ocho núcleos Qualcomm Snapdragon 617, y unas memorias interna y RAM de 16 GB (ampliable a 128 mediante micro SD) y 2 GB respectivamente.

Imagen | Pixabay

Etiquetas: