Salir a correr nunca será lo mismo

correr-tecnologia

Firma invitada: Lady Fitness.

Desde hace tiempo ya no solo importa que hagas deporte: ahora, además, tienes que compartirlo en tus redes sociales. Posiblemente todos tus contactos de Facebook sepan cuántos kilómetros corres a la semana, cuándo te toca la tirada larga, cuáles son tus rutas preferidas por la Casa de Campo e incluso a qué hora sueles salir a entrenar. Lo sabes tú, lo saben las apps que has descargado en tu smartphone y lo sabe tu cuñado, que le da “me gusta” a todas tus publicaciones. Señores, bienvenidos a la era de la cuantificación y del sharing social.

Según la web Statista, el número de runners ha pasado de 45 millones y medio en 2008 a casi 65 millones y medio a mediados de 2014. De los 127 corredores de la primera maratón de Nueva York en 1978 hemos llegado a los más de 51.000 el pasado año (y muchos adeptos se quedaron sin dorsal): somos un mercado grande y creciente. El running ha pasado de ser un acto individual (te ponías las zapatillas, salías a correr, fin) a convertirse en un acto colectivo y social. El you will never run alone cobra ahora más sentido que nunca y se ha convertido en un mantra para esta nueva generación de deportistas que cuantifican, comparten y motivan a partes iguales. ¿Eres tú uno de ellos?

Cuantificar y compartir, ¿el nuevo vicio?

runners-3

Hace ya tiempo que la tecnología se coló en el mundo del deporte, especialmente en el running: los pulsómetros y los dispositivos con GPS nos han ayudado siempre a controlar nuestro esfuerzo y a medir nuestras tiradas. Sin duda, la aparición de los smartphones y el desarrollo de numerosas y diversas aplicaciones hizo que el hecho de cuantificar todos los datos posibles se fuera volviendo más y más importante para nosotros.

No sólo hablamos de cuantificar lo que hacemos, sino de hacer partícipes de ello a todos los demás. Parece que el entrenamiento cuenta menos si se te ha olvidado postear en Facebook que has salido a correr a las seis de la mañana, si no has compartido la foto de tus zapatillas al inicio del camino embarrado en Instagram o si no has tuiteado una frase motivadora por la mañana. Míralo por el lado bueno: ya tienes excusa para contar la batallita este fin de semana con los colegas.

No corro, cuantifico

runners-1

¿Qué hacen 5000 runners levantando el brazo izquierdo antes de comenzar una carrera? Por supuesto, están intentando que el satélite capte su GPS para poder cuantificar todos los pasos que vayan dando.

Cuantificar es de sabios, y es muy importante a la hora de mejorar en nuestro rendimiento. Alguien dijo que “aquello que no se cuantifica no se puede mejorar”, y es cierto: saber a qué ritmo corres, cuál ha sido tu parcial más rápido o cuánto tiempo necesitas para recuperarte de una tirada larga es crucial para redirigir tus entrenamientos y poder así maximizar tus resultados.

Y es que todo, absolutamente todo, se puede cuantificar. Desde la altimetría del terreno a tu kilómetro más rapido (o menos lento, ¡un saludo, tractoristas!). Y todos estos datos están en tu muñeca o en la pantalla de tu móvil. Tienes todo a tu servicio para que sigas mejorando día a día.

Los datos corren contigo

runners-4

Cuantificar no solo consiste en echar un vistazo a tu tirada de running en la pantalla de tu ordenador cuando llegas a casa. Como hemos dicho, el poder está en tu muñeca (o en tu brazo si utilizas tu smartphone) y tienes que aprovecharte de eso. Una mirada rápida a tu reloj puede decirte si estás corriendo al ritmo correcto o cuantos metros te quedan para terminar esa serie infernal del fartlek de hoy.

Una función importante tanto de la cuantificación como del hecho de compartir nuestros progresos es la motivación que esto supone para los corredores. Conocer tu progreso te anima a seguir esforzándote por conseguir tus objetivos: saber que paso a paso estás más cerca de terminar esa maratón o de ser finisher de ese triatlón te da una visión positiva y certera de cómo lo estás haciendo y de en qué debes mejorar. La información es poder.

La gran maratón mundial

A raíz de la cuantificación y de la posibilidad de compartir los datos de tus entrenamientos han ido surgiendo multitud de redes sociales especializadas en diferentes deportes. En el caso del running, aplicaciones móviles como Runkeeper nos ofrecen, además de cuantificar y sincronizar nuestros datos de carrera, una red social exclusiva en la que poder actuar con otros amantes de este deporte. Runtastic incluso permite que otros usuarios te jaleen virtualmente mientras estás corriendo: a pesar de que esto puede sonar un poco a “Gran Hermano” (ay… ¡saben exactamente dónde estoy y a qué ritmo voy!) ejerce un gran poder motivador, aunque solo sea por el “no me voy a parar ahora, que me están mirando”.

Otra vertiente del running social ha sido la gamificación de este deporte. Muchas son las apps que convierten tu entrenamiento en una verdadera carrera contra otros usuarios o contra ti mismo (Nike+ Running, Ghost Race), o que te permiten convertirte en un propio héroe en tu propia aventura (Zombies, run!, Runtastic Story Running). Lo importante es no aburrirse en nuestro entrenamiento, convirtiéndolo en algo ameno y divertido.

¿Y qué pasa cuando compartimos nuestros progresos en las redes sociales más clásicas, como por ejemplo Facebook? En este caso, pueden suceder dos cosas. Una es que tus contactos terminen por cansarse de tus interminables aventuras runneriles y te silencien (o peor: que te eliminen, ¿pero quién elimina un contacto por esas cosas?). La otra es que con tus actualizaciones de estado motives a alguien sedentario a comenzar a hacer deporte. Solo por eso habrá merecido la pena la tabarra que has dado con tus entrenamientos.

¿La ropa es el nuevo gran futuro del deporte?

Primero fueron los relojes con geolocalización, después los smartphones y las aplicaciones móviles deportivas. Lo último han sido los wearables que nos ayudan a monitorizar cada uno de nuestros movimientos. ¿Qué será lo siguiente en la tecnología aplicada al deporte?

Por un lado, una nueva generación de wearables tiene que llegar al mercado de la mano de las Google Glasses. Pensad en todas las posibilidades que pueden ofrecer estas gafas en cuanto a diversión y cuantificación en un entrenamiento de carrera: acceso inmediato a todos tus datos sin apartar la mirada del camino, realidad virtual aplicada a juegos de running. Para muestra os dejo este vídeo de Race Yourself, una app actualmente en desarollo que será compatible con las famosas gafas.

Por otra parte, la tecnología aplicada a la ropa deportiva también tiene mucho que ofrecer. Ya disponemos de ropa técnica realizada con tejidos que evacuan el sudor o que son capaces de mejorar nuestra termorregulación. La “ropa inteligente”, capaz de medir nuestra frecuencia cardíaca o de contabilizar las calorías gastadas de forma personalizada está aún por llegar al gran público.

El mercado de la tecnología aplicada al deporte se mueve rápidamente, así que seguro que dentro de poco tiempo podremos conocer las innovaciones que nos permitirán ser citius, altius, fortius.

Imágenes | Pixabay, Meme Generator, Runtastic, Polar
Vídeos | Runtastic Story Running, Race Yourself

Etiquetas: