Cómo borrar y ganar el espacio de todos los archivos que Windows 10 guarda en tu PC pero no necesitas

Cabecera

Windows 10 está demostrando, a golpe de actualización, ser un sistema operativo limpio, fiable y bastante rápido en cuanto a rendimiento. Cuesta adaptarse a según qué cambios, pero es quizá el OS de Microsoft que mejor ha sabido combinar novedades con los aciertos del pasado.

Pero hay algo que debes saber: si has tomado la decisión de seguir adelante con él, viniendo de versiones anteriores, puedes ahorrar una cantidad ingente de espacio. Además, el sistema “esconde” algunos archivos que deberías ojear de vez en cuando. Vamos a echar un vistazo.

Temporales

Los primeros 20 GB de Windows 10

Sí, así como lo lees. Podemos empezar adelgazando nuestro disco duro hasta 20 GB si no somos nativos en Windows 10. Windows facilita la opción, durante el primer mes de cambio, de volver a la versión anterior, bien sea Windows 8.1 o 7. Si no tenemos intención de volver —recordad que a partir del 29 Windows 10 dejará de ser gratuito y pasará a costar 119 euros— lo ideal sería borrar todas las compilaciones anteriores. Tecleando “configuración” desde la barra de búsqueda y después entrando en “Actualización y Seguridad > Recuperación” accederemos a las compilaciones.

Desde sistemas táctiles es aún más intuitivo: desde la app Configuración accedemos a “Sistema > Almacenamiento” y pinchar sobre la opción archivos temporales que se sitúa en la parte inferior. Veremos una ventana similar a la de la imagen. Si pulsamos “eliminar versiones anteriores” borraremos tanto la caché de las mismas como el espacio físico que ocupan sus archivos.

Otra forma de hacer espacio es mediante el “Liberador de espacio en el disco”. La meta de esta aplicación es obvia: eliminar archivos no necesarios. Una vez el liberador haga un completo análisis, aparecerán una serie de secciones que podremos ticar: archivos de programa temporales, copias de seguridad, descargas, papelera de reciclaje, informes de sistema, miniaturas, previsualizaciones, etcétera. De esta forma podemos sanear otro tanto el disco duro sin preocuparnos de haber erradicado algo importante.

Captura

Profundizando en el disco duro

Tendemos a creer que cuando hemos borrado los archivos, estos dejan de existir. Aún se pueden recuperar, al menos durante un tiempo, antes de que ese espacio sea ocupado por otros archivos más recientes. La aplicación AVG PC TuneUP, que cuenta con versión gratuita, dispone de una aplicación que se autoinstala en el sistema denominada AVG Shredder. Podemos hacer borrados seguros con varias repeticiones mediante los métodos ‘Gutmann’ y ‘DoD 5220.22’.

Gracias a esta aplicación también podemos borrar registros de memoria y caché del sistema, todo tipo de archivos temporales —archivos de protocolo, rutas, huellas de actividad—, accesos directos rotos o con llamada a un archivo inexistente, datos del navegador como la caché que guarda de todas las páginas webs que visitamos y, lo que más nos interesa, archivos duplicados del sistema.

Clone

Matando clones a clicks

Es fácil crear, por error, copias duplicadas de cualquier cosa. Puede que hayamos descargado dos veces el mismo archivo, que tengamos copia de seguridad en una carpeta de Dropbox, Google Drive o OneDrive y, a tan sólo unos píxeles de distancia, otra copia con los mismos archivos. Para evitar estos problemas existen multitud de aplicaciones. Veamos algunas de las mejores.

  1. DoubleKiller analiza el HD y carpetas que queramos y localiza ficheros idénticos eliminando el bloque. Este programa analiza los datos principales, fecha y tamaño, para cotejar la antigüedad además de comprobar el checksum. Actualmente integra un desinstalador seguro, para borrar aquellas aplicaciones que dejan huellas en el sistema. Además, la última versión ha mejorado bastante en su comprobación inteligente, mediante su código CRC (verificación por redundancia cíclica).
  2. Anti-Twin es aún más ligera: encuentra ficheros duplicados, bien analizando la estructura completa de las carpetas o bien directorios concretos. Usando un código de colores ayuda a identificar los cones y clicando sobre ellos la app se encarga de mandarlos directamente a la papelera.
  3. CloneSpy y Fast Duplicate File Finder son otras dos interesantes alternativas. La primera tiene la interfaz más sencilla e intuitiva de todas, desde la que podemos hacer búsquedas con hasta 4 niveles de profundidad. La segunda  también es capaz de analizar archivos y encontrar duplicados aunque posean nombres distintos, usando un algoritmo avanzado de síntesis. Permite incluso crear una carpeta protegida que nunca analizará, en el caso de que se traten archivos críticos del sistema que no queremos eliminar.

Desktop15

Evitando la hibernación

Los portátiles, a diferencia de los ordenadores de sobremesa, guardan archivos de arranque, controladores, previsualización de aplicaciones y estados de las mismas. Esto crea una imagen virtual que consume RAM y datos del disco duro físico. Si queremos evitar las copias redundantes, debido a la costumbre de cerrar el laptop en vez de apagarla —algo que sigue consumiendo energía de la batería—, podemos desactivar la función de “Hibernación”.

En primer lugar debemos abrir la ventana de CMD —consola de comandos del sistema— en calidad de administrador. Tecleamos CMD en la barra de búsqueda y, una vez abierto, tecleamos las palabras “powercfg /h off”, sin comillas. De esta forma habremos eliminado la hibernación automática que ordena el archivo hiberfil.sys, aportando entre 4 y 5 GB al espacio del HD. Si queremos volver a activarlo, tan sólo hay que repetir el proceso, pero tecleando “powercfg /h on”, sin comillas.

Cleaning

Reducir, mover o modificar el archivo pagefile.sys

Con esta herramienta podemos liberar bastante RAM, además de un espacio virtual de unos 2GB. En primer lugar abrimos el panel de propiedades de “Mi Equipo”, que podemos encontrar tecleando esas mismas palabras sobre la barra de búsqueda. Después iremos a la ruta “Configuración avanzada del sistema > Propiedades del sistema > Rendimiento > Opciones avanzadas > Cambiar”.

Al pulsar esta pestaña podemos encontrarnos con nuestros discos duros y la asignación por letras de cada uno. Desde aquí podemos asignar el espacio que nosotros queramos al tamaño del archivo “pagefile.sys”, clickando sobre “espacio personalizado”. Además, se nos permite desactivar la paginación o asignar el archivo que nosotros queramos para tal ruta, incluso moverlo a un disco duro externo —que deberá estar convenientemente conectado en cada arranque de sistema—.

Y, si somos precavidos, manteniendo las carpetas ordenadas, la papelera limpia y no abusamos de la instalación indiscriminada de aplicaciones de poca confianza, nuestro PC aguantará el tipo sin rebosar de archivos por todos lados. Para desinstalaciones seguras recomendamos Revo Unistaller, muy fiable y certero encontrando las huellas de actualizaciones. Y tampoco olvides borrar los historiales de navegación de los browsers cada pocos días. Tu sistema te lo agradecerá.

Etiquetas: