¿Es necesario el cambio de las asignaturas en un futuro cercano?

asignaturas-colegio-futuro

Educación y tecnología. Es una unión que debería haberse consumado hace tiempo, pero que no termina de cuajar. En la universidad española, por ejemplo, Enrique Dans nos explicaba que “la tecnología ahora mismo no tiene ningún papel en la universidad. Es absurdo, seguimos anclados a una metodología general, salvo muy honrosas excepciones, una metodología que no utiliza la tecnología para nada (…). La bidireccionalidad es prácticamente nula, la gran mayoría de las clases universitarias de nuestro país son puramente unidireccionales y nadie pregunta”. ¿Pero y en la educación secundaria? ¿Hay posibilidad de que ahí se produzca una pequeña revolución?

Teóricamente, la enseñanza cada vez se mueve más hacia la integración del alumno como parte esencial de la metodología educativa. Deja de ser el receptor pasivo de la lección del profesor y pasa a implicarse más, y conceptos como el aula invertida adquieren mayor importancia. Lo que se intenta es que no se vea la tecnología como una enemiga de las clases, que pueda utilizarse en provecho de profesores y estudiantes. Pero para eso, ¿hace falta introducir nuevas asignaturas?

¿Nuevas asignaturas o nuevo método?

Cada vez que se presenta una nueva ley educativa, o un nuevo plan de estudios, hay cambios en las asignaturas de la educación secundaria. En España, la última ley, la LOMCE, presenta en realidad variaciones cosméticas, como si dijéramos, como separar Ciencias Sociales en las asignaturas de Geografía e Historia, pero no introduce realmente nuevas materias, al menos entre las asignaturas troncales. En las de libre elección, las comunidades autónomas sí pueden incluirlas, y lugares como Madrid o Galicia van a impartir Tecnología, Programación y Robótica a partir de 1º de la ESO.

lenovo-clase

¿Pero eso representa algún cambio de verdad en la manera en la que se imparten las clases y en la que aprenden los alumnos? La Cumbre Mundial para la Innovación en Educación encuestó el año pasado a 645 expertos internacionales sobre el tema, y en lo que todos coincidían era que, de aquí a 2030, la gran revolución  de la introducción de la tecnología en el aula no será que los alumnos aprendan a construir un pequeño robot, sino que su aprendizaje será mucho más interactivo y personalizado.

Esto ya se está viendo, aún tímidamente, con la utilización de vídeos para apoyar las clases y con la idea de la flipped classroom, en la que los alumnos preparan la lección en casa y luego, cuando llegan al aula, la comentan con el profesor y con el resto de sus compañeros. En ese aspecto, Ismael Sanz, del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, afirmaba al diario El Mundo que:

“El papel de los profesores va a ser aún más relevante. Van a tener que mostrar a los alumnos que hay que ser críticos con la información, que no todo lo que encuentran en internet es correcto, que deben seleccionar y acudir a las fuentes más fiables”.

El propio Enrique Dans indicaba en la entrevista con el Blog de Lenovo que “tengo que pensar en un cambio metodológico que el resultado final no sea ‘toma, esta es la respuesta’, no, la respuesta está en el camino, cómo te buscas la vida para analizarlo, cómo generas información, analizas y presentas una alternativa que sea coherente. Igual no hay una solución, puede haber varias, la solución no es lo que la empresa hizo, a lo mejor lo que la empresa hizo no estuvo bien, habría habido mejores soluciones y lo interesante es discutirlo y entrenar el sentido común”.

Enseñanza por todas partes

biblioteca

La tendencia es a que la tecnología tenga cada vez más importancia en las clases, pero como medio para lograr una mayor interactividad entre profesor y alumnos, para fomentar que los estudiantes busquen por su cuenta la documentación, amplíen la información que se les ha dado en el aula y puedan seguir su propio ritmo de aprendizaje. El m-learning, o aprendizaje móvil, se mueve por ese lado, apoyándose en dispositivos móviles como smartphones o tablets para ofrecer una experiencia de aprendizaje personalizado e interactivo.

“Dos conceptos serán claves: Aprendizaje Ubicuo y Aprendizaje Personalizado. La educación no podrá ceñirse al espacio de cuatro paredes de un aula. El avance en los dispositivos y de la web 2.0 a la web 4.0 confirma esta tendencia en educación”, señalaba a Examtime Beatriz Montesinos, asesora pedagógica en el Grupo Edelvives. La enseñanza se traslada a las casas de los estudiantes, a cualquier lugar donde éstos puedan conectarse a internet e investigar los temas propuestos por el profesor, y esto puede llevar, a su vez, a otra tendencia que está teniendo bastante acogida en los últimos tiempos: la del aprendizaje continuo durante toda la vida.

¿Qué es el Life-Long Learning?

reinvent

Esta personalización de la educación, y la posibilidad que ofrece la tecnología de seguir investigando y aprendiendo fuera del aula, deriva en Lifelong Learning, o aprendizaje permanente, una corriente que sostiene que la enseñanza se mantiene a lo largo de toda nuestra vida (hasta hubo un programa de la Unión Europea al respecto entre 2007 y 2013). En realidad, es una idea que lleva dando vueltas desde finales de los años 20, pero parece estar adquiriendo un nuevo impulso en los últimos tiempos.

Se orienta, sobre todo, a adultos que hace tiempo que dejaron de ser estudiantes, y sostiene que todos necesitamos seguir aprendiendo a lo largo de nuestra vida. Nuestra experiencia puede servir de enseñanza a otras personas y, si mantenemos este aprendizaje continuo, nos mantenemos activos y vamos incorporando nuevas ideas y técnicas a nuestra profesión, por ejemplo. Con el énfasis reciente en el aprendizaje más informal, menos reglado por unas normas institucionales de una escuela, esta tendencia ha ido cobrando más relevancia.

¿Cómo será la educación del futuro? No es fácil saberlo. Lo único seguro es que la tecnología va a traer cambios que deberían llevar la experiencia educativa a una mayor colaboración entre profesores y alumnos, a una mayor personalización y a la posibilidad de seguir aprendiendo en cualquier parte.

Imagen | KT King, Debarshi Ray

Etiquetas: