Esta es la tecnología que me gustaría encontrar en todos los hoteles

hotel

Cuando viajamos, muchos hoteles nos quieren hacer creer que la comodidad de sus habitaciones será la misma o superior a la que tenemos en nuestras propias casas, pero lo cierto es que para muchos aficionados a la tecnología no es así.

En algunas ciudades es más fácil encontrar un hotel con una carta de siete almohadas diferentes que uno con WiFi gratuito, aunque por suerte cada vez más hoteles disponen de WiFi para sus clientes, aunque no siempre a precios asequibles, y muchos de nosotros nos negamos a pagar ciertos excesos.

De todos modos hay otros accesorios que podrían ser igual de importantes que la WiFi y son tan simples como que las habitaciones dispusieran de cargadores para cualquier smartphone o tablet. Los cargadores podrían sacarnos de muchos apuros y serían muy agradecidos por los usuarios.

Multimedia en los hoteles

hotel-zetta-san-francisco

Hace unos años, cualquier hotel que se preciara tenía hilo musical, una especie de radio sin anuncios con un mínimo de cinco o seis emisoras que emitía música. Cada hilo estaba pensado para un tipo de situación concreta y entre ellos siempre destacaban los canales más románticos. Hoy en día esto es un anacronismo que se ha eliminado de cualquier hotel que se precie, pero la mayoría de ellos no han rellenado el hueco musical dejando a sus huéspedes sin música.

Otro tema son las televisiones. Prácticamente todas las habitaciones de hotel disponen de una pantalla de televisión, algunas de ellas con acceso a contenido Premium como serían los canales de pago o por satélite, pero ¿por qué no añadir alternativas como Netflix, Wuaki o Spotify?

Otra opción para la televisión sería un sistema con el que poder ver nuestro propio contenido emitiéndolo a través de la WiFi o Bluetooth desde nuestros propios gadgets. Uno de los hoteles que ha implantado servicios similares es el Hotel Zetta de San Francisco. Y ya puestos a aprovechar la televisión, una consola de videojuegos con las últimas novedades seguro que haría las delicias de más de uno.

Una tablet para controlarlo todo

conserje

Lo que sí que encontramos con cierta frecuencia son hoteles que utilizan los smartphones de los usuarios como llaves para acceder a las habitaciones, como el Hotel Blow Up Hall 50 50 de Polonia; hoteles que te hacen todo el proceso de check in, incluido el pago, a través de una tablet, como los pertenecientes a la cadena Andaz de Hyatt, o incluso hoteles como The Torch Doha en Qatar que te permiten pedir cualquier cosa del servicio de habitaciones con tu tablet.

La domótica es la reina

Tablets y teléfonos se utilizan como controles de domótica en numerosos casos, pero en otros se utilizan todo tipo de sensores para saber cuando un cliente necesita uno u otro servicio.

El clásico Hotel Bel-Air de Los Angeles se ha renovado recientemente y una de las novedades que han añadido son unos baños que parecen casi de ciencia ficción. Cuando te acercas al váter la tapa se levanta automáticamente y este dispone de un panel de control para controlar cosas como la temperatura del asiento o la descarga de agua. Además lleva incorporado un sistema anti olores, todo el baño tiene suelos radiantes y una televisión LED que se ve a través del espejo.

Por su parte el Hotel 1000 de Seattle dispone de un timbre silencioso que únicamente permite que el servicio de habitaciones abra la puerta si los sensores térmicos de la habitación detectan que en su interior no hay nadie. En cambio el Aria de Las Vegas utiliza tajetas con RFID para controlar varios aspectos de la domótica de la habitación. Cuando se abre la puerta con la tarjeta está abrirá las cortinas, encenderá la tele, pondrá la habitacion a la temperatura que queramos, y todo esto es fácilmente configurable por el huésped. En cambio en The Witt en Chicago utiliza unos sensores que detectan la temperatura corporal de sus clientes para poner la habitación a la temperatura más agradable.

Aunque probablemente el accesorio de domótica más curioso y aparatoso sea el robot que tiene el Yotel de Nueva York que guarda automáticamente el equipaje de sus clientes. La razón de que dispongan de este enorme robot es que todo el proceso de check in se hace automáticamente en los ordenadores táctiles que se encuentran en recepción sin que nadie atienda al cliente.

Personalmente yo agradecería más poder viajar sin cables o tener acceso a contenido multimedia y una buena WiFi que muchas de las cosas que están ofreciendo, pero supongo que cada tipo de cliente tiene sus prioridades. Y vosotros ¿qué pediríais?

Foto | Kevin Dooley

Etiquetas: