Monolitt, la escultura interactiva que se vale de internet

monolitt

Desde que Marcel Duchamp creara en 1920 una obra con platos rotatorios que los espectadores debían hacer girar, han sido muchos los artistas que se han sumado al arte interactivo para hacer participar a los espectadores en sus obras. Pero poco a poco el arte interactivo ha ido evolucionando y ahora es común que se presenten obras de arte inacabadas que necesitan de la participación del espectador para completarse.

Esto es lo que sucede con Monolitt, sólo que en este caso muchos de los que participan en la creación de la obra no saben que lo están haciendo. Monolitt es una escultura blanca que utiliza las emociones vertidas por los residentes de Oslo en Twitter para transformarse. La escultura utiliza la pintura como forma de expresar las emociones y dependiendo de lo que se exprese en los tweets que se publican a su alrededor la escultura hará surgir un color u otro generando una fuente de color y emociones en constante transformación.

Los autores de esta escultura son los artistas noruegos Syver Lauritzsen y Eirik Haugen Murvoll, ambos estudiantes en Oslo, que han definido el color rosa como el color de la felicidad, o el negro como el color de la preocupación, y así con diferentes colores.

Monolitt es una escultura que está claramente inspirada en la obra de Holton Rower, que utiliza la técnica de verter la pintura sobre el lienzo para crear cuadros en tres dimensiones.

Para conseguir que Monolitt adquiriera valor estético sus autores tuvieron que experimentar con diferentes modos de representación de los tweets. Probaron a que cada tweet fuera representado individualmente, pero finalmente se decantaron por mostrar las emociones ponderadas durante un breve periodo de tiempo. Al simplificar la información ganaron en valor estético.

Es evidente que la tecnología ha cambiado el arte y que cada vez que una nueva tecnología se hace asequible el arte la incorpora, y justamente esto es lo que ha sucedido con las redes sociales. Actualmente el videoarte es la tecnología más abundante, pero no la única y, además, cualquier visita a una exposición de arte moderno nos hará apreciar que la tecnología es un elemento más de entre los muchos que utilizan los artistas para comunicarse.

Etiquetas: