Tu jefe quiere que mejores la productividad jugando

jugar-trabajo-gamificacion

Cuando hablamos de juegos en la empresa muchos de nosotros pensamos en las salas de ocio que tienen grandes empresas de Silicon Valley, donde podemos ver una mesa de billar, un futbolín o videojuegos con los que disfrutar cuando se realiza una pausa o se necesitan refrescar las ideas. Pero si hablamos de gamificación en la empresa lo que se busca es introducir las dinámicas del juego en entornos no lúdicos, por ejemplo el laboral, como una herramienta para mejorar la productividad.

La gamificación en el ámbito de la empresa se introduce sobre todo en dos entornos: uno externo, ligado al marketing, donde el objetivo es fidelizar al cliente, proponer un juego que guste, le enganche y permita estar cerca de nuestra empresa. El objetivo no es otro que identificar al cliente con nuestra marca o con nuestra organización. De esta manera cuando necesite alguno de los productos o servicios que presta dicha empresa no se pensará acudir a la competencia. El otro tiene que ver con introducir las dinámicas del juego dentro de aplicaciones y tareas habituales de la gestión interna en la empresa.

El uso de los juegos para mejorar la productividad

gamificacion-mando

Una de las cuestiones que se han puesto de manifiesto estudiando cómo nos afectan los juegos son las dinámicas de flujo, ese estado de concentración absoluta en el que entramos cuando estamos dentro de una partida y donde parece que no pasa el tiempo. Esta capacidad de abstracción de todo tipo de distracciones es lo que pretenden conseguir las empresas introduciendo dinámicas de gamificación en sus entornos de trabajo, una tendencia que irá al alza en los próximos años, aunque predicciones anteriores no han tenido han llegado a cumplirse del todo.

Se trata de convertir una tarea aburrida y repetitiva en un reto. Para ello es necesario ofrecer recompensas si se pasan determinados niveles o se consiguen ciertos logros. Los premios suponen una motivación fundamental para generar interés en el juego entre los trabajadores. Y esto no se da sólo en el sector de la gamificación, sino que lo vemos en muchas de las aplicaciones del diseño de la tecnología.

Para que funcione la gamificación debe suponer para los trabajadores un reto y requerir cierta destreza, tiene que ofrecer objetivos claros y alcanzables. Es importante que se ofrezca retroalimentación a medida que se va completando la tarea, es decir, más información sobre cómo seguir avanzando o mejorar nuestras capacidades. La tarea que realizamos debe requerir concentración, que el jugador tenga sensación de control y pérdida de autoconsciencia, donde perdemos el sentido del tiempo cuando estamos dentro del juego y no dejamos que nos afecte ninguna distracción.

gamificacion-juego

En este aspecto dos son las cuestiones que ayudan a que el juego enganche, lograr un triunfo y cumplir con el objetivo de mejora de la productividad. Por un lado los reforzadores, los estímulos que vamos encontrando según vamos progresando y que nos impulsan a ir un poco más allá, que nos ofrecen obtener una recompensa al alcance de la mano con un poco más de esfuerzo. ¿Por qué no podemos simplemente dejar lo que estamos haciendo hasta que no nos pasamos la pantalla?

Por otro tenemos la publicación de las clasificaciones, algo que nos hace competir con otros compañeros aunque sea de forma inconsciente, pero queremos ser los mejores, no sólo por las recompensas o premios, sino también en muchos casos por una cuestión de ego personal. Esto es algo que ya se ha observado durante mucho tiempo en la empresa con los objetivos comerciales en organizaciones de mayor tamaño.

Por último, además de la mejora de la productividad existe otra mejora que debemos tener en cuenta en los entornos laborales, una mejora del ambiente de trabajo. El entorno lúdico y competitivo ayuda a que las relaciones entre los trabajadores de la empresa, a crear un refuerzo de la marca y un mayor compromiso de los empleados con los objetivos planteados por la empresa.

Gamificación aplicada en la empresa

gamificacion-empresa

Los resultados pueden ser realmente buenos para el mundo de la empresa. Un ejemplo es la acción llevada a cabo por Correos que retó a sus trabajadores para que revisaran las más de 160.000 páginas de su web para renovarla, presentando propuestas de mejora. Y todo esto en 13 días. A cambio los premios eran desde una tablet a simplemente la recompensa de ver sus ideas plasmadas en la nueva web.

El ahorro que consiguió la compañía respecto a lo que hubiera supuesto contratar a una consultora que se encargara del mismo trabajo fue de un 70%, con más de 50.000 propuesta de mejoras presentadas en tiempo récord, de las cuales se llegaron a aplicar un 29% de ellas. Es sólo un pequeño ejemplo de cómo aplicar la gamificación, porque lo cierto es que tenemos sectores diversos que han logrado muy buenos resultado con la aplicación de la gamificación en sus organizaciones.

Imágenes | Ben Novakovic | Unsplash | bohed | Phil Whitehouse

Etiquetas: