IA

Qué es la caja negra de la IA

Lo que no se sabe de la IA.

En pleno 2024, la inteligencia artificial se ha convertido más en una herramienta que en un elemento del futuro del que no se sabe absolutamente nada. Lo cierto es que a día de hoy sigue habiendo algún que otro misterio en torno a este software que aprende por sí solo y que es capaz de realizar cualquier tipo de proceso con el que ayudarte de manera más o menos lógica. Pero hay un elemento que jamás pensarías que existe y eso es la caja negra de la inteligencia artificial.

Este nombre se le atribuye a uno de los elementos más importantes de algunos vehículos como aviones y barcos en los que al recuperarla se puede escuchar los últimos momentos que han transcurrido hasta el momento de un accidente, pero en el caso de la inteligencia artificial es algo completamente distinto.

La capacidad de un programa por aprender

Cada vez estamos más acostumbrados a utilizar la inteligencia artificial de unas formas en las que hace dos años no nos imaginamos y que fuera a ser algo entonces cercano como no son los teléfonos inteligentes a día de hoy. Ya sea en su versión web o app estos programas son capaces de darte respuestas lógicas después de analizar lo que les estás pidiendo mediante voz o un texto que has introducido, pero lo más curioso de todo no es la IA generativa, sino la capacidad que tiene está por aprender de lo que tú le dices y de lo que te puede ofrecer.

cara formada por bits

De esto se encarga una serie de ordenadores muy potentes que son capaces de asimilar todos esos datos e incluso adaptarse a las circunstancias para no solamente aportarte datos con más o menos precisión sino también a adaptarse a cómo le dices las cosas e incluso a la forma en la que te entiende y te va a hablar posteriormente. Y esto no lo decimos nosotros lo dice una de las personas más importantes de este mundo como puede ser James Maneka, jefe de la división de inteligencia artificial de Google que en un programa de televisión afirmó que con muy pocas indicaciones sobre un idioma pudo traducirlo entero en muy poco tiempo.

Esto resulta verdaderamente asombroso ya que el ser humano es incapaz de hacer esto por sí mismo pero la tecnología parece que tiene todas las herramientas necesarias para conseguir esto y más.

Precisamente a esa capacidad que tiene la inteligencia artificial de adaptarse a lo que el ser humano le pide y generar conclusiones por sí misma para dar una respuesta es lo que se llama la caja negra.

De qué está hecha la caja negra de la IA

Como conclusión, la caja negra de la guía se podría interpretar como un algoritmo que es capaz de recabar todos los datos que le llegan para procesarlos y emitir una respuesta que satisfaga las necesidades del usuario. Curiosamente, este algoritmo en ocasiones tiene muy pocos datos con los que trabajar y curiosamente los resultados que aporta pueden ayudar bastante a la pregunta que se le formula.

Una necesidad de comprender lo que pasa por los ordenadores

Sin embargo, esto es una simple suposición ya que ni los propios ingenieros son capaces de explicar con certeza cómo se llega a esas conclusiones. Estamos hablando todo el rato de ordenadores muy potentes capaces de realizar cálculos y acciones mucho más rápido de las que podría hacerle un ser humano pero sigue siendo un misterio el cómo es capaz de desarrollarlas sin apenas datos de ningún tipo.

Muchos ingenieros no solamente se centran en programar este tipo de software sino también en estudiarlo y entenderlo a fondo para dar una explicación y más transparencia sobre cómo un ordenador es capaz de comprender las necesidades del ser humano de múltiples maneras y hacerlo cada vez con más precisión.

 

De hecho, esto trae consigo muchas dudas acerca de cómo un ordenador es capaz de gestionar tantos datos y sobre todo como las empresas los utilizan en su favor. Es cierto que este problema ético se ha planteado desde el primer momento en el que el ser humano entra en Internet y empezó a generar ingentes cantidades de datos sobre cosas como tener un perfil en redes sociales y establecer cuáles son sus contactos más cercanos por sus hábitos de consumo en lo que atiendas se refiere y también en sus preferencias cuando hablamos de entretenimiento.

Por eso es importante tener en cuenta que del mismo modo que existe una caja negra de IA también existe una caja blanca. Esta es todo lo contrario ya que es un sistema que explica de manera más accesible el funcionamiento interno desde software que piensa prácticamente por sí mismo y expresa los algoritmos con los que trabaja de tal forma que cualquier persona pueda entenderlos aunque seguramente sean todos los ingenieros de software los que saquen más provecho de esta característica con la que pueden comprender mejor a las máquinas.

Total
0
Shares
Anterior
La razón por la que las pelotas de tenis siempre vienen en tubos al vacío
pelotas de tenis

La razón por la que las pelotas de tenis siempre vienen en tubos al vacío

La razón no es la que piensas

Te puede interesar