Regala conectividad total estas Navidades: así se aprovecha Windows 11 en los PC Always Connected

Los ordenadores Always Connected PC no son una categoría nueva de producto. El antecedente más lejano que tenemos está en los equipos Microsoft Surface RT. Se trataba de ordenadores con una versión especial de Windows 8 preparada para ejecutarse sobre las CPUs ARM de NVIDIA.

Hablamos de 2012, y no era una propuesta especialmente atractiva debido, sobre todo, a problemas de compatibilidad de software. Muchos programas, e incluso el propio sistema operativo, eran incapaces de funcionar sobre ARM del mismo modo que sobre máquinas x86. Después, Microsoft volvería a intentar llevar Windows sobre procesadores ARM en 2019 con los equipos Surface Pro X, que son los primeros equipos Always Connected PC (ACPC). Ahora, con Windows 11, el aprovechamiento de esta tecnología puede ser óptimo.

Always Connected PCs: equipos siempre conectados y disponibles

Los procesadores Intel y AMD de tipo x86 son muy buenos en rendimiento y autonomía, pero si lo que se busca es priorizar la conectividad, se necesitan soluciones basadas en chips que integran de forma natural opciones inalámbricas LTE o 5G. Además, anteponer este factor conlleva anteponer la autonomía: estar conectados permanentemente implica estarlo el mayor tiempo posible.

La idea de extender el uso de los procesadores ARM más allá de los móviles o tabletas surge de manera casi espontánea a medida que su rendimiento aumenta con las generaciones tecnológicas más recientes. Los fabricantes, como Microsoft, se han ido dando cuenta de que la productividad de los SoCs ARM ya es suficiente como para mover sistemas operativos de escritorio, como Windows 10 en su momento, y ahora Windows 11.

 

A este rendimiento se asocia también una eficiencia energética superior a la de los procesadores con arquitectura x86 y, como guinda, está la conectividad integrada 5G/LTE.

Windows 11: un revulsivo para esta categoría de portátiles

Con  Windows 11, los ACPC llegan a un grado de madurez mayor que con Windows 10. La compatibilidad con aplicaciones de 64 bits es prácticamente total, al tiempo que la convivencia con apps Android a través de la tienda de Amazon o mediante el sideload abren las puertas al uso de aplicaciones muy alineadas con los procesadores Qualcomm.

De momento, es esta última empresa la que tiene la exclusiva para proveer de SoCs a los equipos ACPC con sistema operativo Windows de Microsoft, por lo que dependemos de ella para la evolución de la arquitectura, del mismo modo que Apple ha ido desarrollando sus procesadores Apple AXX Bionic hasta llegar a los Apple Silicon, como el M1 actual o el M2 que llegará el año próximo.

Con Windows 11, la gestión de arquitecturas heterogéneas está contemplada en el propio sistema operativo, al tiempo que se aprovechan las tecnologías de seguridad hardware de los procesadores, tanto ARM como x86, TPM 2.0 o el arranque seguro. Además, las aplicaciones nativas para el primero también se integran mejor en el SO, incluyendo las apps para Android con las que Windows 11 es compatible.

Para qué sirve un ACPC

Un equipo ACPC está pensado para usuarios con un perfil poco exigente en rendimiento pero muy exigente en conectividad/disponibilidad, en movilidad y en potencial para crear contenidos de tipo ofimático. Hay quienes no necesitan más que un ordenador para trabajar con Word, Excel o PowerPoint, navegar en Internet con una interfaz de escritorio, así como usar herramientas de colaboración como Microsoft Teams.

Utilizar una tableta con teclado suele ser una opción que muchos de estos usuarios adoptan para darse cuenta después de que las apps para  estos dispositivos no tienen las mismas opciones en su interfaz que los programas para un sistema operativo como Windows.

 

Un equipo ACPC ofrece lo mejor de la interfaz completa de Windows, y lo mejor de una plataforma móvil, con una autonomía que puede pasar de las 10 horas de trabajo con aplicaciones ofimáticas al tiempo que se disfruta de conectividad 5G/LTE sin depender de redes wifi. que no siempre están disponibles o son seguras.

Ventajas y beneficios de un ACPC

Los ACPC presentan ventajas y beneficios frente a los equipos con procesadores convencionales x86 de Intel y AMD. Recuerda que, si lo que necesitas es rendimiento elevado como prioridad, los ACPC no son para ti, pero si estabas pensando en utilizar una tableta con teclado para tener una herramienta de productividad ligera, conectada y con una autonomía prolongada, un Always Connected PC es una propuesta que ya es viable y óptima una vez que Windows 11 ha venido a sustituir a Windows 10.

Autonomía más prolongada

Con un ACPC, la autonomía del equipo deja de ser un problema: pasar de las 4 horas de trabajo es lo habitual incluso aunque estemos todo el tiempo dándole a la tecla sin parar. A poco que lo usemos de un modo más relajado, con pausas y momentos de inactividad, estaremos entrando en territorios de más de 6 horas de duración real. Los tiempos máximos para navegación con Wi-Fi superan las 14 horas para capacidades de batería en torno a los 50 vatios hora (Whr).

Si combinamos esta autonomía prolongada con una tecnología de carga rápida, el tiempo muerto que tendremos que asumir cuando estamos trabajando en movilidad será mínimo. En general, los ACPC cuentan con carga a través de USB-C y con carga rápida. Como si fuera un móvil o una tableta, pero con sistema operativo Windows 11 y aplicaciones con interfaz de usuario de escritorio.

Seguridad e independencia en las conexiones

Con las redes wifi públicas no siempre podemos estar seguros acerca de la fiabilidad de las conexiones. Pueden ser puntos de conexión que se apropien de nuestros datos privados, por ejemplo. Además, la cobertura de estas redes no siempre es óptima. Tener conectividad LTE/5G en el equipo sin depender de terceros es una ventaja estratégica que permite que usemos el equipo en cualquier lugar sin preocuparnos por si habrá wifi o sin preocuparnos de montar un punto de acceso con nuestro móvil.

Refrigeración pasiva (y silenciosa)

Los equipos ACPC pueden prescindir de los ventiladores completamente, o reducir su uso y régimen de giro hasta límites imperceptibles en muchos casos. Esto permite que no haya ruidos parásitos que interfieran con la experiencia de uso del equipo.

Es especialmente interesante cuando estamos en entornos tales como salas de reuniones o una biblioteca, lugares en los que el más mínimo sonido puede ser molesto.

 

Geolocalización en tiempo real con GPS… de verdad

Los ACPC, además de tener conectividad 5G/LTE, cuentan con tecnologías de posicionamiento GPS. De este modo, podemos usar los servicios de geolocalización propios de Microsoft integrados en las opciones de seguridad de Windows de un modo más preciso que a través de redes WiFi.

 

Experiencias ‘cloud’ más solventes

Los ACPC, además de contar con sistema operativo completo como es Windows 11, se benefician de las tecnologías cloud allí donde el rendimiento del procesador y la GPU no llegan, como es el más que evidente caso del gaming, o el del uso de aplicaciones de edición de vídeo o imágenes, donde empezamos a encontrar versiones en la nube en las que el rendimiento depende del servidor más que del equipo portátil, con el permiso de la velocidad y la latencia de la conexión.

Es aquí donde los ACPC encuentran su lugar, al ofrecer una conectividad LTE y, especialmente 5G, para trabajar (o jugar) en la nube. Un ejemplo lo puedes encontrar aquí. Así pues, tenemos una potencia de procesamiento suficiente para mover el sistema operativo Windows y aplicaciones de productividad y ocio multimedia, al tiempo que disfrutamos de una conectividad óptima.

Opción para regalar en Navidad (o cuando haya disponibilidad)

En estos momentos, los Always Connected PCs siguen siendo una opción minoritaria en los catálogos de los fabricantes. De todos modos, tenemos una propuesta interesante de cara a adentrarse en este mundo de los PCs siempre conectados.

 

Lenovo IdeaPad 5G

 

Esta propuesta de Lenovo viene con SoC Snapdragon 8cx Gen 2 y configuraciones que parten de 8 gigabytes (GB) y 256 GB para memoria y almacenamiento. La pantalla es de 14 pulgadas Full HD, con un peso de 1.2 kg aproximadamente y un grosor de 1.49 cm.

El precio parte de unos 1030 euros, y estará disponible próximamente en la tienda española. Es un ACPC muy equilibrado en cuanto a relación calidad / coste / prestaciones, con batería de 51 Whr y hasta 15 horas de autonomía. La conectividad es 5G, muy completa.