¿Por qué tú juegas 8 horas y eres amateur y él un deportista de élite de los eSports?

esports-profesional-amateur

Miles de ciberatletas siguen un estricto régimen de entrenamiento intensivo. Participan en torneos de eSports por todo el planeta. Sus nombres son vitoreados por la megafonía de un estadio como si de estrellas de la música se tratase. Mientras, en casa, jugadores peritos machacan a sus compañeros y dedican horas y horas a perfeccionar su técnica. Pero nadie los llama deportistas, acaso MVP —siglas de Most Valuable Player, o ‘jugador más valioso’—.

Esta es una pregunta que nace con la popularización del deporte electrónico: si alguien dedica un montón de tiempo a perfeccionar su técnica, a jugar para ser el mejor, ¿por qué no podría considerarse profesional? Es una cuestión de difícil respuesta, con diferentes capas de profundidad que vamos a intentar esclarecer.Competición

Dedicación: ellos viven para el juego

Hace algunos días se supo de una noticia en apariencia vacua: el griego de 23 años Konstantinos Tzortziou, más conocido por su apodo ‘Forg1ven’, era relegado de su posición de AD carry en la división de ‘League of Legends’ de Origen. La dura decisión fue tomada por el equipo de cara al Summer Split de la LoL Championship Series. Actualmente el español Enrique ‘xPeque’ Cedeño le sustituye. Por cierto, para los despistados: la posición AD carry hace referencia al tipo de rol, a un personaje de ataques de daño físico.

Lo que más nos interesa de esta noticia son las causas: el jugador griego confesó que había perdido todo interés por jugar a ‘LoL’, indistintamente de cobrar por hacerlo, y ahora jugaba mucho más inspirado a ‘Overwatch’ el nuevo first person shooter de Blizzard Entertainment. Fijáos: un jugador flaquea, no tanto en rendimiento como en motivación, y acaba fuera del club.

Digo con esto que el deportista de élite tendrá días mejores o peores, pero el juego para el que juegan es su núcleo vital. Es su principal fuente de ingresos, el motivo por el que se levantan y entrenan horas y horas día tras día. Un jugador amateur llegará a un punto donde tendrá que apagar el ordenador y volver al mundo real: marcharse a su trabajo, recoger a los niños de la escuela, ir a la biblioteca a estudiar, etcétera. Hagan lo que hagan, jugar no es su oficio, y eso se traduce en un rendimiento tal vez tan positivo, pero no tan profesionalizado.

Jugando

Su entrenamiento está tutelado

Cuando, hace un par de generaciones, el mercado de los videojuegos no estaba tan sobresaturado de lanzamientos, y cada chaval disponía de apenas 4 ó 5 juegos anuales para alimentar a su ordenador, podíamos afirmar eso de «soy un experto al ‘Street Fighter II’».

Pero da igual cuántas horas dediquemos a perfeccionar nuestras “zetas” y “medias lunas”: habremos aprendido a jugar de forma autodidacta. Los jóvenes especialistas de los eSports reciben entrenamiento de profesionales, normalmente jugadores retirados. El coach del equipo estudia la estrategia de ataque y normalmente adapta los roles según los perfiles de cada jugador, sacando lo mejor de cada uno. Además mide los progresos, marca los periodos de entrenamiento, etcétera.

Torneo

El jugador de ‘Hearthstone’ Javier ‘Feelink’ Sandoval, cuando fichó por Feelink, dio una declaración clave para entender este punto: «(antes) me sentía atascado, no sabía cómo seguir avanzando. Llegaba siempre a leyenda y luego llegar al top 100 europeo era muy difícil, casi imposible si no tienes el apoyo que otros tienen. Por eso entrar a un equipo es importante para conseguir todo eso y seguir creciendo como jugador».

El elemento fundamental es el entorno. Ellos están rodeados de jugadores tan profesionales unos como otros, por tanto el nivel de competitividad es mucho mayor. Y se confraterniza de manera especial, se comparten los avances, las técnicas de alto nivel. En conclusión, el ambiente se presta a ser el mejor en tu segmento.Amateur

Licencias y nombres propios en los eSports

El mundo del deporte electrónico cuida el nombre de sus jugadores como si de marcas comerciales se tratase. Esto tiene una razón de ser: son el valor activo del club. Ellos son quienes ganan y generan millones de aplausos entre el público, tráfico por Twitch.TV o entradas en los pabellones de las mejores competiciones.

Un jugador amateur no puede competir contra esa exposición. De nada sirve estar en los charts más altos de ‘Counter-Strike: Global Offensive’ durante una semana, si a la siguiente alguien bate tu marca, tu racha de bajas.

Por otro lado, la fama limita bastante el radio de acción. Te debes a tus fans, adquieres cierta responsabilidad. No puedes, como apuntábamos más arriba, escapar de ellas y abandonar el juego por el que te has comprometido. Un jugador amateur puede saltar entre géneros y plataformas: no tiene límites.Casual

¿Qué hay que hacer para convertirse en una estrella?

El paso de jugador amateur a profesional no es tan hermético como pudiera parecer. No son pocos los jugadores que narran cómo, gracias a escalar posiciones en las tablas clasificatorias, llaman la atención de ojeadores y son invitados a las filas de algún equipo. Esta es una realidad sobre todo en Fifa Ultimate Team.

Si un jugador ya posee el talento, el bagaje que lo hace diferencial, la disciplina de trabajo y el afán de superación, el resto puede llegar tarde o temprano. Pero, como sucede en el fútbol, primero hay que matricularse e ir a los entrenamientos, federarse y vestir la camiseta. Quien sea un buen jugador podrá demostrarlo dentro y fuera del campo, el lugar es mera semántica, pero el valor final se determina a través de la profesionalidad.Header 1

El salto de un bando a otro es posible, pero no se trata simplemente de horas jugando, es un estado mental. Como hemos visto en varios documentales y series, un profesional del eSport condiciona su dieta, dedica unas horas al deporte físico y pone a prueba sus reflejos para saber si ha bajado forma. De hecho se dice habitualmente que la edad límite para competir está en los 26 años: más allá tus propias capacidades te traicionan.

Así que ya sabes, si eres un rookie que no encuentra rivales entre sus amigos, que fulmina partidas y acaba juegos enteros en el nivel más alto de dificultad sin despeinarse, tal vez deberías plantearte competir a nivel profesional. Pero tal vez descubras que tus 8 horas diarias no son suficientes, como afirma el profesional Antonio ‘ReventXz’ Pino. También podéis echar un vistazo a este artículo para conocer más a fondo las distintas disciplinas y competiciones que existen en la actualidad en España. ¿Quién sabe si serás tú la próxima estrella en ‘DOTA2’ o ‘League of Legends’? Y, si no, siempre quedarán los torneos amateur.

Etiquetas: