El gran debate del dispositivo en el aula: ¿más involucración a cambio de más distracción?

La pizarra digital

Una de las cuestiones que está en debate a la hora de introducir la tecnología en las aulas es el compromiso que se debe alcanzar entre involucración y distracción para los alumnos. Por un lado tenemos a un alumno más motivado y receptivo ante el uso de la tecnología como soporte para los contenidos que se exponen.

Por el otro, las tablets, los portátiles o cualquier otro dispositivo en manos de un alumno puede ser una fuente de distracción. Los alumnos pueden estar haciendo otras cosas en lugar de seguir la clase en lugar de utilizar la tecnología como una herramienta más para adquirir las competencias necesarias que les permiten aprobar el curso.

De la pizarra digital al portátil o la tablet en clase

Portátil en clase

La tecnología dentro del aula se puede ver de dos maneras. Por un lado, tenemos la tecnología para el profesor. Quizás la pizarra digital es su mejor exponente. Una pizarra interactiva donde utilizar los contenidos que tenemos preparados en nuestro portátil o tablet en clase.

Este es el elemento que más se está utilizando a día de hoy en la educación. Los contenidos para la pizarra digital son creados por los profesores, reutilizados, compartidos, etc. Pero también es un elemento muy atractivo para el alumno, que interactua con la pizarra digital y sus contenidos. La creatividad que son capaces de desarrollar sorprende día a día a los propios docentes.

Esto lo que se suele conocer como equipamiento de aula. Se utiliza sobre todo en educación infantil y primaria, donde suele dar muy buenos resultados por la facilidad que ofrece para captar la atención de los alumnos. Esto no significa que en momentos puntuales no se puedan utilizar portátiles o tablets, pero no están presentes durante toda la clase o todos los días.

Cuestión diferente son las plataformas que ofrecen las editoriales, asociadas a la elección de un libro digital u otro que permite a los profesores asignar deberes y actividades, en muchos casos de forma personalizada. Esto facilita mucho que se pueda moderar la velocidad del aprendizaje a la capacidad de cada alumno. El estudiante se siente más motivado y encuentra objetivos a su alcance que logra finalizar con éxito.

alumna de secundaria

La cosa cambia con los alumnos de secundaria y bachillerato. En este caso, la tecnología está más en manos de los alumnos. Hoy en día los alumnos acceden a Moodle, la principal plataforma utilizada en todo el mundo para crear cursos online, facilitando con ello la interacción entre profesores y alumnos. También ayuda a los estudiantes a trabajar en grupo y de forma colaborativa.

Las tablets son las herramientas perfecta para el consumo de los contenidos. No tanto para su creación, donde el teclado muchas veces es más que necesario. También pueden presentar algún que otro inconveniente para utilizar algunas aplicaciones o pasar el contenido de una a otra. Por lo menos es más sencillo hacerlo con un portátil.

Por supuesto en la enseñanza universitaria los dispositivos electrónicos son ya una realidad a la que no se puede poner freno. Tomar apuntes con el portátil, con la tablet es algo de lo más habitual. Los alumnos son retados por los profesores para descubrir nuevos contenidos, para traer la información a clase y debatirla.

Y mientras tanto el colegio de Silicon Valley no utiliza la tecnología

Escuela de Silicon Valley

Pero no todo el mundo opina que la tecnología dentro del aula es fundamental. Uno piensa que un lugar como Silicon Valley debería tener el colegio más avanzado del mundo en este aspecto y es todo lo contrario. En la escuela de Silicon Valley la enseñanza es con lápiz y papel. Se ve la enseñanza como una forma de aprendizaje centrado en las tareas creativas y prácticas. Muchos piensan que los ordenadores y tablets inhiben el pensamiento creativo.

Muchas de las cuestiones que hace posible el uso de tablets o portátiles en el aula también se pueden realizar sin la tecnología. Pero sin embargo, el número de horas que hay que dedicar, tanto por parte de profesores como de los alumnos en casa, es mucho más elevado. Si no utilizamos la tecnología en el aula, vamos a hacerlo fuera de ella, por lo que quizás sea mejor introducirla dentro del proceso de aprendizaje como algo natural. Veremos hacia donde va el futuro de la educación.

Conclusión, la tecnología como una herramienta más en el aula

A modo de resumen podríamos citar como las principales ventajas e inconvenientes del uso de la tecnología en el aula las siguientes:

favor

  • Acceso a más información, actividades, vídeos, etc
  • Aprender se hace más divertido y más ameno. Alumnos más motivados.
  • Facilidad para un aprender de forma personalizada. Cada alumno aprende a su ritmo.
  • Favorece la autonomía personal y el desarrollo de la creatividad del alumno.

favor

  • Falta de infraestructura técnica, tanto eléctrica como de conexión a Internet.
  • Distracción para los alumnos. Necesidad de supervisión por parte del profesor.
  • Dificultades técnicas. Un fallo en la tablet o el portátil impiden seguir la clase o hacer los deberes.
  • Demasiadas horas mirando una pantalla puede provocar fatiga visual.

La tecnología en el aula ha llegado para quedarse. Es una herramienta más a disposición de los profesores y los alumnos que ayuda a dinamizar las clases. Pero también una oportunidad para retar a los alumnos a que aprendan a buscar, a encontrar soluciones, a discriminar la cantidad de información que hoy en día tienen disponible.

La educación está en un proceso de cambio como no se ha conocido en todo el siglo anterior. Internet, tablets, portátiles pizarras y libros digitales, etc. Pero esto no significa que haya que renunciar a lápices, cuadernos y libros, etc. No son mundos antagónicos, sino más bien complementarios.

Imágenes | IES Carrús – Elx | r. nial bradshaw | Rob Shenk

Etiquetas: