Año y medio después… ¿funcionan los globos de Google que dan Internet desde la estratosfera?

Globos en la estratosfera

Pensamos que Internet está extendido por todo el mundo y tenemos conectividad, ya sea con banda ancha fija o móvil en cualquier lugar. Luego nos vamos de fin de semana a un albergue rural y nos damos cuenta de nuestro error. Esto en un país europeo como el nuestro, porque en otras zonas con menos infraestructuras y menos inversión en telefonía hay más problemas. Por eso Google se planteó una solución ingeniosa para vencer las dificultades orográficas utilizando globos. Un año y medio después del anuncio vamos a ver como funcionan los globos de Google que dan Internet desde la estratosfera.

El proyecto Loon, que así se llama esta propuesta, nació en 2013 y está previsto que esté plenamente operativo para facilitar acceso comercial en 2016. No es un proyecto sencillo y cuenta con numerosas dificultades para su funcionamiento. Los globos se lanzan a la estratosfera, a una altura entre 18 y 20 km de altitud con tecnología para ofrecer Internet de alta velocidad en un área de 1200 km. cuadrados. Para que tenga la calidad y cobertura adecuada tienen que tener cientos de ellos sobre la misma zona greográfica.

Así funciona el Proyecto Loon, Internet desde la estratosfera

Ahora mismo tienen en el aire más de 70 globos que han llegado a permanecer en el aire hasta 134 días. Una vez que el globo pierde efectividad, desciende de forma controlada y es recuperado por la empresa gracias a la instalación de un GPS. Hoy en día la compañía asegura que tiene capacidad para lanzar hasta 20 de estos globos al día.

No es la única tecnología que incorporan estos globos, disponen de paneles solares que con cuatro horas de exposición generan la energía suficiente para alimentar la antena que facilita la conexión a Internet. Esta, tiene que conectarse con una estación base que no puede estar alejada de ella más de 100 km.

Desde Google han aprendido a mantener a los globos en la misma zona geográfica, aprovechando las corrientes de aire a diferentes altitudes. Pero para dar conexión estable a un área calculan que es necesario tener activos más de 300, dado que los globos sólo pasan una vez por un mismo lugar y están en constante desplazamiento. De esta forma se crearía una especie de autopista de globos que se irían dando el relevo unos a otros para facilitar la conectividad.

Hasta el momento, las pruebas realizadas por la compañía de Mountain ha llegado a ofrecer conectividad LTE en la región brasileña de Piauí. Su éxito dependerá seguramente de dos factores importantes. Por un lado su rentabilidad comercial. Si crear y mantener este sistema es más económico que montar una red convencional de telefonía móvil y tiene suficiente demanda, ya que en teoría se utilizaría en zonas más despobladas.

Por otro hay que tener en cuenta las autorizaciones de los gobiernos ya que estos globos no interfieren en la zona de vuelo de los aviones comerciales, pero su descenso si afecta a dichas zonas. Si tenemos 300 en un área subiendo y bajando constantemente, posiblemente encuentren problemas similares a los que han experimentado los drones para sus vuelos comerciales. Además puede que a muchos Gobiernos no les haga gracia tener a estos globos de Google sobre su territorio como un gran ojo que todo lo ve.

Etiquetas: