Cómo saber si tu disco duro está en perfecto estado para evitar una catástrofe

trabajando

El uso de los discos duros ha cambiado drásticamente con los años. Hace una década, en pleno apogeo del universo digital, nuestras casas se llenaron de cajitas y más cajas apiladas, de mayor o menor rendimiento. Una década en la que hemos saltado de los 2GB a los 2TB, y por menor coste. Todos nuestros archivos digitales, nuestros recuerdos, convertidos en código binario en una pila de platos finísimos grabados magnéticamente.

En la actualidad su función ha quedado relegada a la de respaldo, de almacenamiento secundario para asegurar que todo eso que flota por las nubes está disponible en el momento de un posible apagón digital. Por esta misma razón es más importante que nunca confirmar que nuestros discos duros funcionan perfectamente, incluyendo los instalados en la propia estructura interna del sistema.

hd

Diagnosticando la salud de tu disco duro

Lo primero que debemos hacer es comprobar el estado de nuestros discos duros. Existen cientos de alternativas de software. Desde Windows lo habitual es pulsar click derecho sobre el icono del HD y, con los datos que manejemos, pasarle una limpieza borrando todo lo innecesario, desfragmentando sectores para recolocar los archivos y comprimiendo la base de datos.

Si queremos obtener un dossier más amplio del rendimiento de nuestro disco duro y su estado, la aplicación CrystalDiskInfo es una buena alternativa, una utilidad muy reconocida entre usuarios y totalmente gratuita. Desde la aplicación podemos hacer un examen y obtener unas estadísticas detalladas de los atributos SMART del sistema, para anticiparnos a posibles errores fatales. Muestra, además, toda la información mediante un sencillo gráficos de colores, ideal para neófitos.

temperatura

Otra utilidad bastante popular es  HDD Scan, desde la que podemos ejecutar un diagnóstico completo, realizar pruebas de lectura, escritura y verificación de borrado desde cualquier parte del disco y desde prácticamente cualquier formato de disco —servidores RAID, memorias Flash USB y discos de estado sólido SSD—. Una vez tengamos la información del sistema, cerciorándose de que todo está en su sitio, vamos a revisar algunos factores adicionales para asegurarnos que siga así por mucho tiempo.

Si, por el contrario, encontramos algún tipo de sector defectuoso, podemos hacer dos cosas. Si el daño es físico, sobre la superficie del plato, podemos mandarlo a un laboratorio de recuperación. Cuesta una verdadera fortuna —las pruebas se realizan en salas selladas herméticamente— y es una solución enfocada a empresas que tienen datos muy valiosos en sus discos. Si el fallo se ha producido por un sector mal magnetizado, podemos clonar y extraer los datos con aplicaciones como DiscWizard.

HDD Scan

Los dichosos cables

Gran parte de los errores de magnetización se producen por fallos con los cables. Una simple conexión mal ajustada puede provocar que el disco esté constantemente conectando y desconectándose. Debemos cuidar que los cables no estén estrangulados con nudos o aplastados con esquinas, y que sean lo más cortos posibles —para una tasa de transferencia de datos más rápida— y que, cuando queramos desconectarlos, lo hagamos siempre de la forma que Windows recomienda, pulsando sobre el icono de «quitar hardware de forma segura» o pulsando click derecho sobre el icono y «expulsar».

Burning-Hard-Drive

Control de temperaturas

Algunas de las aplicaciones citadas anteriormente disponen de un test de temperatura. Ahora que llega el verano, una temperatura elevada durante un periodo prolongado puede fastidiar por completo el disco duro. Protégelo alejándolo de cualquier foco de calor —lejos de los ventiladores del PC— y donde pueda airearse correctamente y fugar el calor residual.

Uso de un SAI o protección contra sobretensión

Actualmente todos los hogares cuentan con protectores de Tipo 1 contra picos de tensión, limitando el voltaje y cuidando de que nuestros aparatos eléctricos no que queden tostados. Si, no obstante, si no es el caso, nuestra recomendación encarecida es que compréis uno portátil en cualquier tienda de electrónica.

Por otro lado, un SAI o «sistema de alimentación ininterrumpida» es un dispositivo eléctrico que proporciona energía cuando se produce un corte de suministro de la red general. Son bastante caros pero si nuestro HD alberga información muy importante o clave para nuestra empresa y no tenemos un respaldo (back-up), conviene adquirir uno.

HDD_1846530b

Colocación, manipulación y traslado

Esta es, contra todo pronóstico, la principal causa de error en nuestros discos duros. Se almacenan, se arrinconan verticalmente, luego boca abajo, cerca de campos magnético o imanes, luego se caen mientras los trasladamos junto a nuestro portátil sin desconectar, en plena lectura y escritura de datos. Se recomienda dejar el disco en una posición fija después de una desfragmentación y siempre alejado de cualquier transformador eléctrico de gran potencia.

Mientras estemos realizando cualquier lectura de datos debemos evitar los movimientos bruscos porque o bien podemos descalibrar el eje del disco o podemos provocar un arañazo interno, causando daños con el cabezal sobre los platos del disco; daños, con gran frecuencia, irreparables.

Discos duros

¿Apagar o simplemente desconectar?

Se recomienda desconectar de la toma de corriente —si se alimenta mediante un transformador y no desde el BUS USB— un disco duro cuando no se use, para evitar una constante verificación de datos o las citadas sobrecargas en la circuitería eléctrica. La lectura también limita, con el tiempo, la movilidad neumática de la aguja lectura. No obstante, los componentes de los platos están hidratados como las partes de un motor de un coche.

Por tanto, cada cierto tiempo conviene conectar y verificar los datos, para que ese gel que hidrata las partes móviles no se «seque». Imaginad la catástrofe de contar con esa copia de seguridad como último salvoconducto y que el disco, simple y llanamente, no arranque. Cuando esto sucede, las partes mecánicas emiten unos chasquidos, respuesta inequívoca de que alguna parte del hardware no funciona como debería.

disco-duro

Porque aunque vivamos en plena era digital, en los HD los elementos más importantes son analógicos. Cuidando estas facetas de nuestros discos externos podemos sin duda prolongar la vida útil de los mismos.

Etiquetas: