Si el rombo está rojo, ¡huye! 11 sabias enseñanzas que me dieron los Sims para la vida

sims-vida

Firma invitada: @LauPalombi.

Los Sims está cumpliendo 15 años, lo que es ya en sí toda una vida. Todo el que tuviese ordenador en el 2000 conoce la franquicia más famosa de simuladores humanos, a caballo entre la nostalgia y la innovación. La marca Maxis se la labrado un nombre en el mundo de la inteligencia artificial con algoritmos divertidos y entretenidos, a la par que educativos.

A menudo nos gustaría a muchos que nuestra vida mundana y vulgar se pareciese un poco a este universo. Aquí os muestro algunos ejemplos de sabias enseñanzas sacadas de Los Sims.

1. Coquetea conmigo, bandido

El amor siempre ha sido el principal atractivo de Los Sims. A fin de cuentas, para los que vivimos los 90 era la mejor forma de crear una versión mejorada de ti mismo con el chico/a que te gustaba cayendo a tus pies, todo sin abandonar la comodidad de tu cuarto, tu pijama y tu bolsa de ganchitos.

Al principio sólo había que insistir en una serie de patrones, y hasta el mismísimo Ben Affleck caía a tus pies: coquetear, charlar, coquetear, abrazar, coquetear… ¡besar! Nunca supe lo que significaba exactamente “coquetear”, pero en su momento me pareció que en cuanto supiese hacerlo, lo de ligar lo iba a tener dominado.

2. El fin está muy bien, pero hay que conseguir llegar

Por desgracia, a medida que las versiones del juego fueron avanzando lo de coquetear fue perdiendo fuerza. Entonces nació una regla no escrita: la mejor forma de conseguir que ese alguien especial se enamore de ti es fingir que en realidad solo quieres quedarte en la friendzone. Los algoritmos de Maxis lo captaron al vuelo, y con una serie de interacciones sociales de lo más inocente, tu Sim puede empezar a ponerse tontorrón.

Es cierto que se gana realismo, pero por otro lado pueden darse situaciones como la siguiente:

Una chica entra en un bar a medianoche. Vestido rojo ceñido, tacones altos. Los corazones vuelan por el ambiente. Un chico guapo de traje se acerca con una copa. Entonces, él habla del tiempo durante una hora y hace un chiste de mimos. En vez de llamar a Seguridad, eso le gusta a la chica, que le pregunta si está soltero. Luego él confiesa su atracción por ella y se ofrece a hacerle un masaje en la espalda, de pie, en medio del bar y con la ropa puesta. Nuevamente, en vez de sacar el spray de pimienta, ella sonríe y elogia su aspecto. Se repite dos o tres veces hasta que ambos están coquetos, se dan un besito casto como si tuviesen once años, y ya están listos para que uno u otro proponga un “ñiqui ñiqui”.

Por favor, os lo suplico, no lo intentéis en un bar de verdad.

3. Un amigo es tan útil como comer y dormir

GP1_Screen_1

Sólo no vas a ninguna parte, y sin amigos en los Sims lo tienes muy muy difícil. Es fácil que caigas en el arresto domiciliario, la depresión o la frustración profunda, pero saliendo de vez en cuando y teniendo compañía las cosas son mucho más sencillas. Es curioso, porque la sociabilidad de este juego no es necesaria para ninguna estructura cooperativa ni multijugador, simplemente han pensado muy acertadamente que interaccionar con otros seres humanos es igual de necesario que comer y dormir.

4. Una familia no son solo pañales y colegios

Si te quedaste en los Sims 1, tu conclusión ante la vida sería: come, trabaja, duerme y evita hacerte pis en público. Pero la realidad es que a medida que la tecnología avanzaba, el juego nos fue demostrando cómo una familia puede cambiarte la vida, y casi siempre para bien.

Las interacciones sociales cobran importancia, y tener 3 o 4 miembros bajo tu techo que alaben tus cualidades y te apoyen cuando estás triste es un serio “boost” para poder trabajar otras 12 horas sin pestañear.

5. Un rombo rojo es una máquina de matar

“Enfadado” o “Incómodo” cobran un nuevo cariz cuando el rombo de personalidad de tu Sim se vuelve rojo. ¿Esos momentos en los que querrías gritarle a tu vecino o a tu jefe? Pues hazlo. Sé mezquino. Lánzale una bebida. Dile que su madre no le quiere. Invítale a una fiesta falsa.

En último caso, abalánzate a una pelea cuerpo a cuerpo. Aquí hay que tener cuidado, ya que ganar en la vida real no está garantizado, y si estás jugando a Los Sims probablemente no tengas muchas papeletas para ganar peleas.

6. Dar flores no es cosa de chicos

Si hay algo que hay que agradecer a la franquicia Maxis es su trabajo en la igualdad. Desde los inicios siempre ha sido un juego sin roles de género, y es especialmente importante porque no es lo que cabría esperar en un simulador familiar comercial. Las bajas de maternidad son mutuas, las oportunidades de trabajo iguales y los ascensos también.

Así que si eres una chica, pide matrimonio, regala flores y coge en brazos a tu pareja. Si a tu Sim no le importa, a ti menos.

7. Nunca queremos estar solos

Cuando por fin salió Los Sims 4 había ya poco que esperar respecto a construcción y estética, pero existía una gran expectación en torno a las novedades del algoritmo social, que prometían ser aún más realistas.

Quizás el concepto más llamativo es que un Sim nunca va a querer estar solo, a no ser que tenga el rasgo Solitario. Haced la prueba. Un Sim en una habitación está comiendo y otro trabajando, y el primero cogerá su plato e irá a darle conversación a su lado. No solo necesitará compañía, sino que la buscará voluntariamente . A tu Sim tampoco le gusta estar solo.

8. Un “ñiqui ñiqui” lo cura todo

Si Maxis se merece un aplauso por la igualdad de géneros, se merece una estatua por introducir de forma tan censurada y tan abierta a la vez las relaciones íntimas entre adultos, consagrando para toda una generación la palabra “ñiqui ñiqui”. Esta mágica acción lo puede todo: sube el humor, la energía, la diversión, las ganas de hacer cosas, la alegría, las relaciones… ¡Si hasta suena música!

En Los Sims 2 introdujeron el término y lo acompañaron de su correspondiente icono: un corazón lila con cara de estar mirando una tarta de chocolate y ser diabético. Si hay algo más auténtico que alguien me lo diga, por favor.

9. ¡Y no hay que tener vergüenza!

Ni las novelas esas de las sombras del señor gris son tan imaginativas en materias de pasión como los Sims, sobre todo en las últimas ediciones: se puede hacer en los montones de paja de las granjas, en los probadores de las tiendas, en los fotomatones, en los jacuzzis… Si el sitio es público, lo normal es que la gente de tu alrededor rodee tu nidito de amor para aplaudir y vitorear, siempre con muy buen rollo.

Aunque algunos pueden pensar al principio que es un easter egg, no os confundáis: hasta desde un estado de furor especial que sólo se alcanza si tu sim tiene personalidad valiente y se atreve con “ñiqui ñiqui en público”, hasta hitos vitales para los más rompecorazones (“ñiqui ñiqui en público con más de 10 sims diferentes).

10. Un corazón roto te convierte en una persona horrible

Volvemos al rombo rojo, porque no todo el camino es rosas. Uno de los quizás más brillantes avances de Maxis en la inteligencia artificial ha sido la capacidad de simular a un ex furioso/a tras una ruptura. Entre las interacciones posibles cuando tu pareja te ha abandonado/ha sido cazado con la vecina ligera de cascos se encuentran Ser cruel, Confesar infidelidad, Llorar, Insultar y Amenazar físicamente. No en vano se representa con un puñal atravesando un anillo.

Aunque sin lugar a dudas mi favorito es Críticas técnicas de “ñiqui ñiqui”. Esta interacción te permite poner a tu sim a hacer gestos socarrones con los deditos indicando no muy sutilmente que su ahora expareja quizás tampoco era tan hábil en cuestiones de pasión.

11. Supérate y sé lo que quieras

Si se te dan especialmente bien las redes sociales, puedes ser blogger en Los Sims 3. Si te gustan la tecnología y los videojuegos, puedes ser Gurú tecnológico en Los Sims 4. Agudiza tu escritura, mejora tus dotes de carisma, lee un montón y trabaja día y noche. Algún día tendrás tu proyecto rodando y te lloverán los “simoleones” (o la moneda de curso legal que prefieras).

Nunca debes olvidar que todo es posible con horas y esfuerzo. Tendrás que sacrificar salir a beber zumos con los amigos o hacer peleas de globos de agua en el parque, pero merecerá la pena cuando estés sacándole brillo a tu uniforme de astronauta.

Para terminar, comentarios técnicos aparte, el mérito de un simulador tan potente y extenso como Los Sims está en ese optimismo vital que transmite con todas las decisiones que se toman. Aún en el año 2015, es una franquicia que apuesta porque la felicidad está en las relaciones humanas, en ir a pescar, atrapar luciérnagas en las noches de verano, celebrar cumpleaños y dar amor a los que te rodean.

los-sims-vida (1)

Quizás deberíamos pasar más tiempo en aprender de los simuladores que se basan en la vida, y podríamos llegar a vivir un poco mejor.

Etiquetas: