50 años de las míticas calculadoras Casio

Es una de esas marcas que se relacionan con la infancia y con una infinidad de posibilidades derivadas de la tecnología. ¿Qué niño no tuvo un reloj F-90W o una calculadora Casio fx-82MS? ¿Qué adulto no conserva alguno de estos dispositivos aún en algún cajón? En 1974 esta empresa fabricaba por primera vez la fx-10, la primera calculadora científica personal, de bolsillo y completamente electrónica. Pero no fue su primer producto.

Índice

  1. Origen e historia de Casio
  2. Inventos increíbles: de la calculadora Casio a saxofones
  3. C-80, el reloj-calculadora
  4. Qué es de Casio y sus relojes-calculadora

Origen e historia de Casio

Como muchas otras compañías japonesas, Casio tiene un pasado cuya relación con sus actuales actividades es prácticamente nulo. Nintendo comercializaba naipes en 1889, Suzuki fabricaba telares en 1909, Konami reparaba cajas musicales en 1969, y Casio empezó reparando máquinas de billetes en el aeropuerto de Tokio en 1946, cuando Tadao Kashio, ingeniero especializado en fabricación, montó la Kashio Seisakujo.

Y el primer producto fabricado por esta empresa no tiene nada que ver con lo que hoy se conoce de la marca. De hecho, fue un anillo para fumadores llamado pipa yubiwa, en el que era posible colocar un cigarrillo y fumar por una boquilla. Tuvo éxito, paradójicamente, debido a la Segunda Guerra Mundial, cuando, a diferencia de hoy, fumar se puso de moda, especialmente en Japón.

Así, no fue hasta 1949 que Toshio, Kazuo y Yukio Kashio, los hermanos pequeños de Tadao, entraron a la compañía con nuevas ideas. Usando como capital semilla el dinero de la yubiwa, empezaron a trabajar con calculadoras mecánicas. En aquella época todo era automático y sin electricidad.

Gracias a los conocimientos de electromecánica de Toshio, y tras muchos años de prototipado —en 1954 lograron un modelo viable pero no comercializable—, en 1957 la recién fundada Casio Computer lanzó la 14-A, la primera calculadora 100 % eléctrica del mundo. Fue todo un hito tecnológico.

hermanos kashio

Tadao, Toshio, Kazuo, and Yukio.

Algunos inventos increíbles de Casio

Con décadas de historia, Casio es una marca que ha fabricado de todo. Su primera mini-calculadora para uso personal (The Casio Mini), de las que vendió 100 000 unidades en 1972, es hoy un icono algo desconocido. Más conocida es la fx-10, una calculadora científica personal diseñada en 1974 que marcaría buena parte de la imagen de la empresa. De hecho, la serie se sigue llamando fx.

the casio mini y calculadora

Poco después, en 1976, Casio fabricó el primer reloj-calculadora portátil, aunque no es en el que todo el mundo piensa cuando se habla del tema. Parecía una armónica y se llevaba en el bolsillo. En 1981 lanzó el que sería el primer diccionario electrónico del mundo, el TR-2000. Era capaz de traducir de inglés a japonés, y viceversa.

primeras calculadoras reloj y traductores

Entre otros inventos, Casio fabricó teclados, máquinas de escribir, grabadoras, televisores portátiles, saxofones (sí, saxofones), teléfonos, videocámaras, faxes, agendas electrónicas o proyectores, entre muchos otros.

Origen del reloj-calculadora de Casio

Casio tiene varios productos emblemáticos. Uno de ellos es el reloj F-91W, lanzado en 1989 y comercializado aún hoy. Sigue siendo de los relojes más comunes del mundo. El otro es el reloj-calculadora C-80, mucho menos vendido en la actualidad pero que marcó un antes y un después.

Y es que antes de este último modelo nadie hubiese podido imaginar que una calculadora pudiera miniaturizarse hasta entrar en la ‘esfera’ de un reloj de muñeca. Lanzado en enero de 1980, pronto se convirtió en un superventas. Además de calculadora básica, con capacidad para sumar, restar, multiplicar y dividir, el C-80 tenía funciones como cronómetro y una interfaz sencillísima.

c80 catálogo casio

Incluía un calendario, la posibilidad de tener dos horarios y el clásico sistema de toma de tiempos. Si se tiene en cuenta la durabilidad de este reloj, es normal entender por qué marcó la diferencia de varias generaciones de niños.

¿Qué fue de los relojes-calculadora?

Aunque triunfaron en los 80 y 90, lo cierto es que los relojes con calculadora dejaron de estar solicitados en los 2000. Las calculadoras Casio fx, increíblemente baratas y algunas con funcionalidades como poder dibujar gráficas o resolver ecuaciones, posicionaron y postergaron al C-80, el C-801, el C-70, el C-701 o el C-60, entre otros modelos, como artículos de colección.

Además, a partir de mediados de los 2000, y especialmente tras 2010, el mercado de los smartphones prácticamente eliminó la necesidad de disponer de dispositivos como relojes o calculadoras físicas. De hecho, hace tiempo que la marca japonesa dio el salto a las aplicaciones móviles. Apps como ClassPad o Casio Edu ya suponen una alternativa (gratuita) a las fx.

Por descontado, en los últimos años han surgido todo tipo de imitaciones funcionales de las fx de Casio para sistemas como Android. Por muy icónica que fuese, parece que las calculadoras Casio tienen un sustituto claro: la emulación digital.

Aunque eso sí, la marca fue la primera del mundo en diseñar, fabricar y comercializar calculadoras digitales, pero entrando en el siglo XXI ha sido víctima, como sus competidoras suizas de mediados del XX, de un nuevo sistema que las sustituye poco a poco.

 

Más en el Blog de Lenovo |¿Hasta qué punto los juguetes conectados controlan a nuestros hijos?

Más en el Blog de Lenovo |El nuevo Tamagotchi Smart: vuelven los juguetes que marcaron a toda una generación

Imágenes | Andrik Langfield, Casio